Kapanga – GENTE Online
 

Kapanga

Si de locura y diversión se trata, para eso está Kapanga. El recital que presenciaron más de 7 mil almas el sábado 17 en el Luna Park no tuvo desperdicio alguno. La banda liderada por el carismático Martín "Mono" Fabio puso la música y la gente… la fiesta. Hubo delirio al por mayor, ovaciones, mucho baile, invitados de lujo, y hasta un momento emotivo, donde a más de uno se le piantó un lagrimón. Fueron dos horas y media de show, donde quedó bien claro que Kapanga es mucho más que solo “agite”.

Se trató de un festejo a lo grande y por partida doble, ya que por primera vez en sus trece años de carrera y 900 recitales en vivo en su haber, el conjunto oriundo de Quilmes pisó –con su impronta desenfadada y peculiar– el escenario del mítico estadio. Y, en segunda medida, porque presentaron en sociedad su séptimo disco de estudio titulado Crece.

Apenas pasadas las 21.30, Contramano, te-ma-zo de su nueva placa, fue la canción de apertura de una fiesta que no decayó en ningún momento. Siguió con Para mí, del mismo disco, Ramón (A 15 cm de la realidad, 1998), Mesa 4 y Fumar (Botánika, 2002), donde fueron los Karamelo Santo los primeros invitados de honor. Los kapangueros… como locos. En diálogo constante con el público ¡toda la noche!, el "Mono" dio luego paso a Fernando Ruiz Díaz para entonar a dúo un clásico de la banda: El Universal (Operación Rebenque, 2000). Así, el frontman de Catupecu Machu contribuyó al descontrol generalizado de un público eufórico. Y ya por el tema 13 otra grata sorpresa: Pablo Romero de Árbol aportó toda su espontaneidad a S.O.K y La Taberna, ambos del álbum Operación Rebenque de 2000.

Locuaz, alegre, súper carismático y agradeciendo a sus fans a cada instante por el aguante, el “Mono” tuvo un momento de quiebre. Fue cuando para el tema 31, Un lugar (Crece, 2007), conmemoró a su padre llevando una remera con la fotografía de él y contando lo feliz que estaría de verlo allí cumpliendo su sueño jamás imaginado. El cantante, claro, no pudo evitar el llanto. El aplauso del público llegó, mas o menos hasta la 9 de Julio. Y a más de uno, se le piantó un lagrimón.

23.55. Llegó el cierre, que fue más que perfecto con el clásico de clásicos de su primer disco: Mono Relojero, interpretado junto a los integrantes de Karamelo Santo y Pablo Romero. Sí, sí, un descontrol. La hinchada… puff, ¡ni te cuento! Explotaba.

00.05. Terminó el show. Y los Kapanga dejaron la vida sobre el escenario. No faltó la energía ni lo visceral y el espectáculo, creo, que desbordó de eclecticismo musical. Bah, como lo vienen demostrando ya con el cuarteto y el rock desde sus comienzos. En fin, el show dio más de lo que prometió y todos contentos. : )

Más información: Página oficial de Kapanga.

El Mono, carismático por naturaleza.

El Mono, carismático por naturaleza.

Miguel de Luna Campos, guitar hero criollo.

Miguel de Luna Campos, guitar hero criollo.

Kapanga llenó su primer Luna Park.

Kapanga llenó su primer Luna Park.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig