“Jorge me festejó uno de los cumpleaños más divertidos de toda mi vida” – GENTE Online
 

“Jorge me festejó uno de los cumpleaños más divertidos de toda mi vida”

Si vieran la cara que puso cuando el chofer de la limousine pasó a buscarla! Miraba sin entender, como si no lo pudiera creer. Ella, justo ella, que tanto sabe de lujos y estridencias. Y el grito de alegría que pegó cuando vio que sus íntimos se habían complotado para festejarle el cumpleaños. Y no bien descubrió a todos escondidos tras unos globos rojos, ya no pudo aguantar la carcajada. “¡Pero ustedes están locos!”, fue lo primero que exclamó, porque no se lo esperaba. Tenía la esperanza de recibir algún que otro llamado, sí, algún que otro regalo, también, pero nada de todo eso.

Increíblemente, todavía hay con qué sorprender a Susana Giménez. Y Jorge Rama, su nuevo amor, lo sabe bien.

HAPPY BIRTHDAY. Hubo una limousine, claro, qué menos para ella. También una cena afrodisíaca en Tantra, uno de los restós-dance más top de South Beach. Y un ramillete de amigos, esos que siempre están y nunca fallan, como Teté Coustarot, Inés Hernández, Joe Bonilla y Eduardo Wolff entre otros íntimos. Eso fue todo. Y no es poco. Porque cuando planeó el viaje a Miami para el 10 de enero, fue con la idea de descansar y nada más. No tenía ganas de ponerse a organizar una fiesta. Será un día más, creyó, como lo era antes de la fama, cuando debía festejarlo en su época de colegio, entre unos pocos, porque todas sus compañeras estaban de vacaciones y ninguna familia iba a suspender el veraneo por un cumpleaños de enero. Llegó, entonces, con la idea de desconectarse definitivamente de la agotadora competencia televisiva que debió soportar durante el 2005, para cortar de una vez por todas con el estrés, para refrescar la cabeza y ver bien qué hacer en este 2006. Ese era todo su plan, nada más alejado de andar organizando eventos y convocando gente para una fiesta. Aunque fuera la suya, ni loca se metería en semejante compromiso. Suficientes tuvo ya.

EL RELAX DE UNA DIVA
. Quiere pensarlo detenidamente, como nunca antes: volver, no volver, tomarse un año sabático, arrancar en invierno, empezar en marzo, o qué… Tiene que dar una respuesta, lo sabe. Pero se tomará el tiempo que necesite. Mientras, a decorar la nueva residencia. Hace apenas seis meses que cambió el departamento que tenía en la exclusiva Fisher Island por la mansión que hoy disfruta en la zona más vip de South Beach. Recién estrena piscina y todavía faltan algunos muebles y elegir qué estilo darles a algunos ambientes. De eso se encargará ahora, en este viaje. También, claro, retomará sus ritos en La Florida: shopping por Bal Harbour para comprar los últimos modelos de sus diseñadores favoritos (Cavalli, Louis Vuitton y Dolce & Gabbana), paseo por el Art Decó District en su Rolls Royce convertible y lectura al sol en el deck de su nuevo hogar. Respetar a morir la dieta del doctor Ravenna –con ella logró bajar 5 kilos en menos de un mes–, es la única obligación que está dispuesta a enfrentar. Incluso, se sabe, el reconocido médico psicoterapeuta (el nuevo gurú del adelgazamiento) le mandará especialmente a su casa de Miami un personal trainer para que la guíe en sus rutinas físicas.

Descansar de todo y de todos, ésa es su idea. Eso hará. Y, por todo eso, fue que no entendió nada cuando a las diez y media de la noche del sábado 29 de enero, el chofer de un Hummer negro (un vehículo de uso militar, hoy de última moda en la ciudad), convertido en versión limousine, llamó a su puerta.

FESTEJO X DOS. Jorge Rama no sólo quería festejarle el cumpleaños. Por qué no brindar también por aquel 29 de enero de un año atrás, cuando el productor Luis Cella los presentó. Fue la primera vez que se vieron, la noche en que él cayó con un cinto Cavalli de regalo. Así había comenzado la historia entre los dos. Enseguida se sucedieron los llamados, las primeras salidas, la amistad y –casi sin quererlo– el amor. Pensó en una cena a solas, él y ella. Pero en Miami estaba su grupo de amigos y cambió de planes. Entonces, desde Buenos Aires reservó el vip del Tantra; pretendía una noche distinta y también la posibilidad de bailar. Todos le dijeron que en South Beach ése era el lugar ideal. No lo dudó. Pidió un menú especial para los diez invitados y que el mejor champagne estuviera bien helado. Cuando el Hummer-Limo estacionó en el 1445 de Pennsylvania Avenue, faltaban quince minutos para las once de la noche. La fiesta estaba por empezar.

Mesas iluminadas a vela y platos afrodisíacos, la norma de la casa. El beso francés y La manzana del amor Tantra eran algunos de los aperitivos que les ofreció la carta. Y claro, el exótico y sensual menú que promete noches intensas a todos sus comensales dio lugar a todo tipo de bromas y ocurrencias. La mesa de Su fue la más divertida de todas, sin duda alguna. Porque llegó la torta, el brindis y el dance. Con la música a máximo volumen, Susana y Rama coparon la pista sin importarles nada más. Recién a las dos de la mañana se despidieron del grupo. Subieron al tanque-limousine y pidieron un rápido regreso a casa, sin escalas. Más tarde –al otro día ya–, la diva no dudaba ni un segundo ante sus invitados: “Gracias por venir. Jorge me festejó uno de los cumpleaños más divertidos de toda mi vida”.

No siempre se necesita de un millón de rosas amarillas o un viaje exótico para conquistar a una diva. Jorge Rama lo sabe bien. Las luces de la mansión se apagaron a las cinco de la mañana. Por entonces, en Miami amanecía.

Su novio, el uruguayo Jorge Rama, se encargó de todo: llamó a sus más íntimos y le celebró un cumple sorpresa en un restó afrodisíaco.

Su novio, el uruguayo Jorge Rama, se encargó de todo: llamó a sus más íntimos y le celebró un cumple sorpresa en un restó afrodisíaco.

Los amigos la sorprendieron escondidos tras un ramo de globos rojos. El organizador: Jorge Rama. Fue su novio uruguayo quien se encargó de llamar a sus más íntimos, entre ellos su incondicional Teté Coustarot, y reservar el vip de Tantra, el restó-dance top de South Beach. La diva llegó a bordo de un Hummer Limousine que la pasó a buscar por su nueva residencia el mismo domingo 29. Hubo platos afrodisíacos, champagne bien helado y baile hasta las dos de la madrugada para los diez invitados.

Los amigos la sorprendieron escondidos tras un ramo de globos rojos. El organizador: Jorge Rama. Fue su novio uruguayo quien se encargó de llamar a sus más íntimos, entre ellos su incondicional Teté Coustarot, y reservar el vip de Tantra, el restó-dance top de South Beach. La diva llegó a bordo de un Hummer Limousine que la pasó a buscar por su nueva residencia el mismo domingo 29. Hubo platos afrodisíacos, champagne bien helado y baile hasta las dos de la madrugada para los diez invitados.

La hizo el domingo 30, al día siguiente de su cumpleaños. Por la tarde fue de shopping a su mall predilecto: Bal Harbour. Pasó por los locales de sus diseñadores favoritos para ver las últimas colecciones en ropa y accesorios. Cavalli (donde compró un cinto), Dolce & Gabbana y Louis Vuitton fueron los elegidos. Ir de compras forma parte de su rutina en La Florida y –según suele confesar– es una de sus terapias más eficaces para combatir el estrés.

La hizo el domingo 30, al día siguiente de su cumpleaños. Por la tarde fue de shopping a su mall predilecto: Bal Harbour. Pasó por los locales de sus diseñadores favoritos para ver las últimas colecciones en ropa y accesorios. Cavalli (donde compró un cinto), Dolce & Gabbana y Louis Vuitton fueron los elegidos. Ir de compras forma parte de su rutina en La Florida y –según suele confesar– es una de sus terapias más eficaces para combatir el estrés.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig