Hugo Fattoruso – GENTE Online
 

Hugo Fattoruso

Hugo Fattoruso empezó su carrera en el Trío Fattoruso, que armó a los 12 años junto a su padre y a su hermano Osvaldo. Saltó a la fama en los ‘60 con Los Shakers y Opa, y desde entonces se convirtió en un referente de la música latinoamericana.

Pianista de carrera, también es reconocido por su desempeño con el acordeón, la guitarra y el bajo, en innumerables grupos como el cuarteto de Jaime Roos, el ensamble de candombe Rey Tambor, el trío Fattoruso-Maza-Fattoruso, el Cuarteto Oriental y el dúo Dos Orientales. Acá, todo sobre su próxima presentación en la Argentina.

–¿Cómo van a ser los shows de este fin de semana?
–La primera noche tocamos con Carlitos Aguirre, nos vamos a reencontrar después de seis años porque me gusta mucho lo que él hace y viceversa. Presentaremos temas nuestros y algunos de compositores como Eduardo Mateo o Rubén Rada.

–¿Suben al escenario sin ensayar?
–Él tiene un disco mío y yo uno de él y nos mandamos lo que nos gusta por internet, así vamos eligiendo el repertorio. Por supuesto también vamos a tocar toda la mañana y la tarde para machimbrar, encajar las piezas. Además, cada uno va a ensayar algunos temas solo. Yo traje mi acordeón, él va a traer el suyo y quizás venga con la guitarra, para ir cambiando un poquito la sonoridad y la dinámica del encuentro.

–Estás armando un nuevo disco solista ¿vas a incluir algún corte?
–Es probable, pero me resulta difícil elegirlos porque acabo de terminar dos cd’s, Canciones y Ángeles, uno es cantado y el otro instrumental. Pero también estoy por grabar una placa con boleros y otra de candombe con Rey Tambor, así que voy a hacer un gran recorrido.

–¿Juan Carlos Fontana te va a acompañar la segunda noche?
–Sí, porque es el músico más impresionante que conozco. Y es increíble porque él gusta de cosas que hago y por eso acepta tocar conmigo. El lenguaje en el que me muevo es muy simple para él, lo mío es el ABC. ¿Qué viene después de la Z? La magia y la incógnita del Mono. Paso vergüenza tocando con él, pero como somos muy amigos, insisto. Pongo cara de titanio, me muevo como un robot y quedo apocado y achicado. ¿Cuál es mi aporte? No sé, el de él es obvio, baja para tocar conmigo.

–Pero cuando estás en el escenario debe ser maravilloso.
–A la gente le encanta. Yo salgo como el toro al ruedo y hago lo mejor que puedo.

–Entonces la última noche que estás sólo en el piano es para relajarte.
–Claro, va a ser como un partido de fútbol en el que no se presenta el rival, pero la platea igual grita los goles. Ahí estoy tranquilo y sé que funciona porque me gusta tocar y porque en el café hay un piano acústico maravilloso.

–Pero vas a incluir otros instrumentos también.
–Traje mi acordeón de después de El hombre de la calle.

–¿Cómo es esa historia?
–Estudiaba de chico y después abandoné, pero cuando Jaime Roos decidió grabar El hombre de la calle me dijo: “Quiero que toques el acordeón”. Me consiguió uno y cuando me escuchó dijo: “Faa, ¿por qué lo dejaste?”. Tenía razón, así que me busqué uno, y a pesar de que realmente no soy un acordeonista con todas las letras, compongo y toco temas con el acordeón.

–¿Qué te faltaría para tener todas las letras?
–Dedicarle más horas al instrumento pero me entretengo con la composición y la grabación. Esto hablando de música, porque en realidad me gusta estar en mi casa, cocinar y esto y lo otro. Lo que sucede es que hago todo al mismo tiempo, mientras estoy escuchando una cosa, pelo las papas para el almuerzo y tengo una computadora viejísima, siempre prendida, desde donde estoy registrando algo.

–¿Y qué viene después de estos tres encuentros?
–Vuelvo la semana que viene a la Argentina, con Jaime, vamos a estar el 2, 3 y 4 de julio en La Trastienda. Recién sacamos un disco y ese repertorio es fabuloso, contiene dinamita y miel. Después tenemos unas fechas en España, también con el cuarteto. Cuando vuelvo toco solo en Montevideo y enseguida me voy de gira por Japón con mi amigo Yahiro Tomohiro, con él que tenemos el dúo Dos orientales. Vamos a grabar nuestra segunda placa antes de terminar el viaje. Nos presentaremos en 20 ciudades en agosto.

Los recitales de Mundo Fatto serán el viernes 26 de junio junto a Carlos Aguirre, el sábado 27 con Juan Carlos Fontana, ambos a las 21.30; y el domingo a las 21, solo. La cita es en Café Vinilo, Gorriti 3780, Capital Federal. Las entradas cuestan $45 viernes y sábado y $35 el domingo. Las reservas se hacen por mail a info@cafevinilo.com.ar o por teléfono al 4866-6510. Hugo Fattoruso con el acordeón de después de <i>El hombre de la calle</i>, de Jaime Roos.

Hugo Fattoruso con el acordeón de después de El hombre de la calle, de Jaime Roos.

Detalle de las manos de un acordeonista <i>sin todas las letras</i>.

Detalle de las manos de un acordeonista sin todas las letras.

Fattoruso estudia en el piano para el ciclo <i>Mundo Fatto</i> en el que participarán Carlos Aguirre y el <i>Mono</i> Fontana.

Fattoruso estudia en el piano para el ciclo Mundo Fatto en el que participarán Carlos Aguirre y el Mono Fontana.

Tocando un candombe de su cuarteto <i>Rey Tambor</i> para aflojar los dedos.

Tocando un candombe de su cuarteto Rey Tambor para aflojar los dedos.

En la sala de <i>Café Vinilo</i>, donde se presentará el 26, 27 y 28 de junio.

En la sala de Café Vinilo, donde se presentará el 26, 27 y 28 de junio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig