«Hoy a ninguna de las dos nos interesa ser divas» – GENTE Online
 

"Hoy a ninguna de las dos nos interesa ser divas"

Uncategorized
Uncategorized

El primer saludo fue en el baño de damas del balneario Mar y Pesca, dond
e

ambas se encontraron para ponerse las tangas blancas que iban a usar para la
producción de fotos que harían en una playa desierta, a 15 kilómetros de allí.

Moria:
Hola, Flor.
Florencia: Hola, Moria.

Bastaron dos palabras de cada una para que la mayor pelea mediática de 2004
(aquella que nació cuando en la tapa de GENTE Florencia de la V dijo que las
únicas divas del país eran Susana Giménez, Mirtha Legrand y ella, y se propagó
cuando Moria Casán le contestó con artillería), decíamos, bastaron dos palabras
de cada una para que la mayor pelea mediática de 2004 definitivamente quedara
atrás.

Moria:
Menos mal que fuimos a ver Desbordadas de la risa (el espectáculo
marplatense que protagonizan el transformista Gustavo Moro -quien durante años
imitó a Moria y actualmente dirige a Florencia en la revista- y Omar Caliccio).
Este alejamiento no daba para más.
Florencia: No hay casualidades en la vida. Gustavo nos invitó y no es casualidad
que hayamos coincidido en la misma función. Nos merecíamos este reencuentro.
Moria: La verdad, me encantó que me vinieras a saludar, Flor.
Florencia: Y yo jamás voy a olvidar tu abrazo, y tu pico, Moria.
Ambas: …Pasa que entre nosotras hay más puntos en común que diferencias.

-Desandemos la historia en común: ¿Cuándo se conocieron?
Moria:
En el verano de 1998. Era mi reencuentro con la revista después de diez
años y debutaba con Nito Artaza en La dama y los vagabundos…
Florencia: Y yo debutaba en Mar del Plata en Más pinas que las gallutas, con
Cecilia Oviedo. Moria y yo nos empezamos a cruzar en las cenas de elencos.
Siempre hubo buena onda. Incluso ella me invitaba a su programa La noche de
Moria. Ahí nos empezamos a tratar más.
Moria: A mí, Flor siempre me pareció una mina divertida.
Florencia: Y yo siempre la admiré a Moria. La imitaba en el teatro, en casa, en
cualquier lugar. Porque para mí Moria es un icono nacional.

-Suenan demasiado condescendientes. ¿Ustedes no estaban peleadas?
Florencia:
Nosotras nunca nos peleamos de verdad. Los medios agrandaron las
cosas y nos provocaron un distanciamiento.
Moria: Siempre nos indujeron para que nos peleásemos. Y yo reconozco que tengo
una lengua muy irónica, que provoca escándalos. Pero nos parecemos tanto… Somos
tan taquilleras. ¿Será que alguien tendrá miedo de que nos unamos?

-Pero a usted, Moria, un poco le molestó que Florencia no la haya considerado
una diva.
Moria:
No, cuando Florencia dijo: "En la Argentina sólo hay tres divas: Mirtha,
Susana y yo"
, armaron una pelea porque no me mencionó. Yo me harté y empecé a
jugar con la ironía, y muchos creyeron que la quería atacar. Pero siempre tomé
nuestro enfrentamiento para el lado del humor.
Florencia: Aparte, a Moria nunca le gustó la palabra diva.
Moria: Es verdad, no me considero una diva porque soy una mujer de pasado y
presente aggiornado. Las divas están muy encapsuladas en su personaje. Son más
un mito que otra cosa.
Florencia: Yo también me cansé de ser una diva. No me interesa más. Me di cuenta
de que el divismo es algo efímero. La gente es la que te pone en ese lugar,
porque le gusta tener ídolos. Siento que hoy soy una artista que vive y disfruta
de pararse y vibrar arriba de un escenario.
Moria: Yo soy una figura grossa del espectáculo, una artista muy provocadora que
si logra permanecer a pesar del tiempo es porque se vive reinventando. Soy
camaleónica. Sí. Para mí, ser diva es peligroso, porque la gente te termina
momificando. Y ni Florencia ni yo somos distantes.

-¿Cuáles son sus otros puntos en común?
Florencia:
Que somos populares, que vamos al súper, que nos peleamos, que
armamos conventillo, que somos muy terrenales y que no vivimos en Hollywood.
Moria: Además, alrededor de una diva se juntan un montón de obsecuentes que te
mienten y te hacen ver un mundo de mentiras.
Florencia: Yo me harté de que se me pegue cualquier satélite que anda dando
vueltas.
Moria: Nosotras sufrimos el síndrome de la filatelia: todo el mundo se convierte
en nuestras estampillas. Y necesitamos ver la realidad, y cuidarnos del entorno,
porque muchos se te trepan hasta convertirse en Florios y Morios.

-¿Sus hombres se terminaron convirtiendo en sus Florios o Morios?
Florencia:
Por suerte, no siempre. Pablo (Goycochea) es una persona
independiente. Me seduce de él que no sea mi sombra. No me va que bajo el mismo
techo haya dos que se maquillen.
Moria: Xavier (Ferrer Vázquez) es el hombre más personal y compañero que he
conocido. Yo no lo puedo manejar ni controlar. Pero me encanta que siempre me
acompañe. Por suerte no es un Morio.

-Y en la intimidad, ¿ustedes siempre andan con pestañas postizas y tacos altos?
Moria:
En la intimidad, no compro lo que vendo y no me creo diva ni glamorosa.
Dejo de trabajar de Moria Casán. Logro relajarme. Leo dos libros, escucho música
y me conecto con mi ser interior, el que no comparto con mi pareja ni con mi
hija. Mi esencia o mecanismo de defensa nunca los comparto, y lo único que tengo
virgen es el corazón. Creo que con Flor nos parecemos porque en la intimidad las
dos somos amorosas y guerreras.
Florencia: Yo el corazón no lo tengo virgen, pero cuando llego a casa me saco la
peluca y me siento refugiada. Los problemas del trabajo y los logros los dejo en
el camarín. No me produzco, y me dedico a pintar, a estudiar canto, a aromatizar
los ambientes y a cocinar. Me gusta ocuparme de mis cosas y oxigenarme.

-¿Y cómo hacen catarsis de todas las cosas que se dicen y se hablan sobre
ustedes?
Moria:
Nunca fui a un psicólogo, desdramatizo la vida todo el tiempo, y hago
todas las cosas que creo que me pueden hacer bien.
Florencia: Aunque siempre fui muy asumida con mi sexualidad, hace tres años tuve
una fuerte crisis emocional y me hizo bien ir a un psicólogo, aunque hay algunas
que siempre me reservo. La psicología me ayuda a llevarme mejor con mi pareja y
mi entorno. Yo antes era muy dramática y extremista. Ahora con Pablo me puedo
divertir y relajar.

-¿Por qué creen que las mujeres y los hombres las ven como iconos sexuales?
Moria:
Nosotras no competimos con las mujeres, no somos previsibles, somos
mujeres-hombres que accionamos. Yo elegí mi libertad, y crié sola a mi hija.
Somos paladines de la libertad y de nuestra elección de vida. Soy una
mujer-hombre.
Florencia: Y yo soy un hombre-mujer. Nosotras no somos caretas sino frontales.
Hasta las mujeres nos quieren porque no somos calienta braguetas.

-¿Cuál fue la última vez que sufrieron?
Florencia:
Por amor, y antes de conocer a Pablo.
Moria: Por a muerte de mi madre, y una relación que decidí que no se concretara.
Tenía miedo de sufrir y hacer sufrir.

-¿Son capaces de no comer con tal de tener mejores curvas? (Las dos acaban de
compartir unos tostados y ahora pelean con sus cucharitas por la misma porción
de torta Rogel).
Moria:
Cuido muchísimo mi cuerpo porque estoy arriba de un escenario. Soy
perfeccionista y exigente, pero sin culpas. Nosotras, aunque tengamos cien años,
siempre vamos a ser un referente sexual para la gente. Por eso nos gusta estar
espléndidas. Aunque no tengo las curvas de los veinte o treinta, dudo de que
mujeres de mi edad estén como estoy yo. No me gusta caer en la decadencia. Hago
gimnasia, pilates, tengo personal trainer, me achiqué caderas, y hace poco hasta
me hice un retoquecito estético.
Florencia: El año pasado no pude ir al gimnasio, entonces recurrí a las cajitas
de dieta delivery, porque si no en el canal vivís comiendo sándwichs. Recién
ahora, en Mar del Plata, empecé a correr con mi personal trainer.

-¿Qué va a pasar entre ustedes después de este encuentro?
Moria:
Nuestra pelea es cosa del pasado. Ahora vamos a volver a hablarnos
seguido. Somos capocómicos femeninos, y juntas podríamos…
Florencia: Ehhh, Moria, en verdad, ¿qué pasaría si el año que viene las dos
compartimos un escenario?

por Pablo Procopio
fotos: Christian Beliera
agradecemos a Class Life, Jorge Rovera, Gustavo Moro, José Luis Ferrando, Ko Phangan, Chandan, accesorios AC, lencería
Mon Amour y Ku de Ta, para Green Bowl, Playa Grande.

Hacen reír, bailan y cantan en el escenario, y posan riéndose de su discusión, en una playa alejada de Mar del Plata. ¿Alguien tendrá miedo de que nos unamos? Juntas seríamos dinamita", coinciden.">

Hacen reír, bailan y cantan en el escenario, y posan riéndose de su discusión, en una playa alejada de Mar del Plata. "¿Alguien tendrá miedo de que nos unamos? Juntas seríamos dinamita", coinciden.

Nosotras nunca nos peleamos de verdad. Algunos medios agrandaron las cosas y nos provocaron un distanciamiento" .">

"Nosotras nunca nos peleamos de verdad. Algunos medios agrandaron las cosas y nos provocaron un distanciamiento" .

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig