«Hay muchos que quieren legitimarse diciendo que apoyan a Kirchner» – GENTE Online
 

"Hay muchos que quieren legitimarse diciendo que apoyan a Kirchner"

Frente a cámara, el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
reconoce cierta preocupación por la imagen que se imprimirá luego en el papel.
Teme que el ángulo de la lente capte la incipiente calva que amenaza con avanzar
más allá de la frontera que proponen sus rulos. Luego, ya off the record,
confesará también que cuenta con armas químicas para pelear esa batalla.
Después, más distendido, propone una charla a orillas del mar. E, inevitable, la
entrevista comienza por un terreno que le ha sido ingrato durante 2003: el
fútbol.

-Usted, un reconocido hincha de River Plate, ¿cómo vivió el triunfo de Boca en
Japón?
-Admito que es un gran campeón. De verdad… Jugó bien y ganó merecidamente.

-Suena a respuesta "políticamente correcta". ¿Acaso es una actitud piantavotos
reconocer que hubiese preferido que ganase el Milan?
-Para nada, son las reglas del juego: si River hubiese estado en la final, toda
la hinchada de Boca hubiese apoyado al equipo rival. Soy gallina y a los de Boca
ya los tuve que sufrir todo el año… Por suerte, el 2003 se terminó de una vez
por todas.

-¿No considera que ésa fue la venganza de Mauricio Macri después de la derrota
en las elecciones?
-¡No es suficiente! Tendría que repetir todos estos títulos hasta el 2007,
porque el mandato del Jefe de Gobierno porteño es de cuatro años…

-¿Por qué Necochea para sus vacaciones?
-Acá vine durante casi todos los veranos de mi vida. Llegamos por primera vez de
casualidad, cuando yo tenía 12 años. Aquí aprendí a patinar en la pista que está
frente al Casino; después crucé el umbral y jugué mis primera fichas, hice
amigos y viví mis primeras noches de boliche.

-Como dirigente de un país en crisis permanente, ¿puede veranear sin ser
observado con recelo por la gente?
-¡Yo no estoy en un safari por Sudáfrica, ni gastando fortunas en el casino de
Montecarlo! La gente conoce a los políticos que trabajan… Después de muchísimo
tiempo sin vacaciones, estoy disfrutando de este fin de semana en la costa. Y
tengo la suerte de recibir mucho respeto y buena onda de la gente, incluso de
aquellos que no me votaron.

-A menos de un mes de haber asumido un nuevo mandato, ¿cuáles son las cuentas
pendientes que pretende saldar?
-Vamos a seguir trabajando muy fuerte en los subterráneos, que va a ser la marca
de la gestión. En materia de Educación, aspiro a irme en el 2007 habiendo
logrado "deserción escolar cero" para el secundario. Y pretendo también reforzar
la seguridad: esta semana ingresan 500 nuevos agentes pagados por la Ciudad y
les entregaremos 100 vehículos.

-¿Cómo definiría su relación con Kirchner?
-Es muy buena en términos políticos y personales.

-¿Incondicional?
-En la vida no puede haber incondicionales, salvo los lazos filiales. Mañana,
Kirchner o yo podemos dar un giro de 180 grados… Hoy tenemos una excelente
relación y trabajamos en temas comunes de Nación y Ciudad. No me interesa decir:
"Nos llevamos bien", sino que prefiero que
hagamos cosas beneficiosas para la
gente. No soy incondicional, no lo he sido, ni lo seré nunca.

-Con la reciente designación de Graciela Ocaña como interventora del PAMI, ¿Kirchner
absorbió a toda oposición posible?
-Yo no soy opositor por definición, me parece que eso es malo. Y no cuenten
conmigo para eso. Me opongo a las políticas que no comparto. Si siempre peleé
contra la corte adicta, a favor de los Derechos Humanos, y siempre quise que
hubiese un gobierno que se plantase frente al FMI, no me puedo oponer a la
gestión de Kirchner. Pero también tengo la valentía de marcar las diferencias
cuando las encuentro.

-¿Qué defectos le encuentra a esta Era K?
-Si desde el gobierno apoyan a determinados caudillos del interior en términos
electorales, yo no estoy de acuerdo porque eso forma parte de lo viejo. Hay
muchos que quieren legitimarse diciendo que apoyan a Kirchner.

-Si bien su partido carece de peso propio, usted gobierna uno de los dos
distritos más importantes del país. ¿Eso condiciona su posible proyección hacia
la presidencia?
-Pensar hoy en la presidencia es apostar al fracaso del Gobierno nacional. Y no
quiero posicionarme a costa de la Argentina. Sería mezquino y de un egocentrismo
nocivo. Ojalá Kirchner tenga otro mandato, porque eso va a indicar que durante
este gobierno nos fue bien a todos.

-¿No es la fantasía de todo político alcanzar alguna vez la presidencia?
-Yo no me obsesiono con eso... Honestamente.

-Usted jugó un papel fundamental en la resurrección de la causa por las coimas
en el Senado. Fue nexo entre Pontaquarto y el Gobierno nacional…
-El caso de las coimas en el Senado es único, para el libro Guinness, porque es
el Estado quien coimea al mismo Estado. Evidentemente, no tenemos límites en la
Argentina. Mi visión como fiscal me dice que con los elementos que hay se puede
avanzar respecto de Santibáñez, De la Rúa, Cantarero, Genoud, Flamarique y del
propio Pontaquarto. El brindó datos importantísimos que han sido corroborados en
sede judicial y ha dado un relato muy sólido y sin fisuras. Estos delitos suelen
quedar en la nada, salvo cuando aparece gente que lo cuente desde adentro. Hay
evidencias para llevar una causa hasta el final: por menos que esto se ha
condenado a mucha gente. No es necesario tenerlo a De la Rúa en un video
entregándole la plata a los senadores: a Videla nadie lo vio apretando el
gatillo y sin embargo fue condenado por varios homicidios…

-Desde su cargo ejecutivo, ¿padece lo que muchos de sus colegas definen como "la
soledad del poder"?
-Llevo mi vida bastante parecida a la de antes de llegar a la Jefatura de
Gobierno: ando sin custodia por la ciudad, hago mis compras en el súper, mis
hijos siguen yendo a la escuela pública…

-También juega al vóley en la playa, dicen…
-Y bastante bien. También corro y juego al fútbol con los mismos amigos de hace
15 años. Y así como no me sentía solo antes, tampoco me siento solo ahora. Quizá
esa soledad la puedan sentir quienes se aíslan de todo lo que tenían antes y se
concentran en los vínculos de poder. Y esos sí pueden transmitir soledad porque
muchos de esos vínculos son por interés.

-Sin embargo, son pocos los matrimonios de dirigentes políticos que resisten a
un tiempo en el poder. Acaso por ejemplo, su propio matrimonio o el del
gobernador Solá…
-¿Querés que te empiece a nombrar periodistas, actores o deportistas que están
separados? La vida es compleja más allá de la profesión que tengas. El
matrimonio para toda la vida es una empresa difícil, que fue planteada ¡cuando
la expectativa de vida era de 33 años! Ahora que podemos vivir más allá de los
70, el matrimonio se hace difícil, hermano…

-Otra vez soltero, ¿puede disfrutar de la fama de sex symbol que le han
endilgado?
-¡Eso era antes! (ríe). Puede haber chicas de sesenta que me saludan
afectuosamente, pero no va más allá. En todo caso, ahora uno trata de seducir
con otras armas, como la inteligencia o el humor. Uno no puede perder contacto
con la realidad e ignorar el paso del tiempo.

Ibarra no esquivó ningún tema con GENTE. Incluso, el fútbol. Soy gallina y a los de Boca ya los tuve que sufrir todo el año… Por suerte, el 2003 ya se terminó".">

Ibarra no esquivó ningún tema con GENTE. Incluso, el fútbol. "Soy gallina y a los de Boca ya los tuve que sufrir todo el año… Por suerte, el 2003 ya se terminó".

¿Mi fama de sex symbol? ¡Eso era antes! (rie). ahora trato de seducir con otras armas, como la inteligencia o el humor…"">

"¿Mi fama de sex symbol? ¡Eso era antes! (rie). ahora trato de seducir con otras armas, como la inteligencia o el humor…"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig