«Hasta en Cuba, el que mata a un policía sufre pena de muerte» – GENTE Online
 

"Hasta en Cuba, el que mata a un policía sufre pena de muerte"

Abogado en 1970 (UBA). Fiscal durante una década. Juez de todas las instancias (Primera, Cámara, Cámara Federal, Cámara de Casación Penal) a lo largo de dieciséis años. Ministro de Justicia. Hoy, diputado nacional justicialista por la provinc
ia de Buenos Aires.

"No soy un político: soy un hombre del Derecho", aclara. Tal la historia pública de Jorge Casanovas (54, tres hijos, un nieto). Que, con
GENTE y en el silencio del Salón de los Pasos Perdidos del Congreso, habla de la nada silenciosa y muy sangrienta violencia que agobia a la sociedad
argentina.

-Una violencia que ya dejó de ser escándalo. Que ya es tragedia nacional. ¿Coincide?
-Desde luego. La criminalidad aumentó, es cada vez más violenta, y los autores son cada vez más jóvenes.

-El cóctel del terror. ¿Cómo pararlo?
-Para tomar medidas hay que ver todo el panorama.

-Muestre ese panorama, doctor. 
-Tiene factores predisponentes y factores determinantes. Los primeros se dividen en tres sectores: socioeconómicos (desocupación, marginalidad, deserción escolar). Y agregue: corrupción de los funcionarios (el mal ejemplo), hedonismo (la búsqueda de la vida fácil) y excesivo consumismo.

-Pone en el escenario a la desocupación, pero no todos lo hacen. Se niegan a conectar desocupación con delito.
-La desocupación llegó a límites altísimos: el 20 por ciento, o más. Es lógico que un porcentaje se lance al delito, aunque no necesariamente violento. Roban comida, roban algo para vender. Pero…

-¿Pero?
-Es un comienzo. Un delito, dos, tres… y la escala delictiva crece. Por eso es importante la tolerancia cero: fuertes sanciones frente a contravenciones, a delitos menores, para evitar la escalada clásica. El que hoy rompe un vidrio, mañana roba un pasacasete, pasado un auto, y la semana que viene un banco.

-Eso, muchas veces amparado por la impunidad.
-Sin duda. Ahí juegan un papel muy importante la marginalidad, la deserción escolar y la falta de contención familiar. Resultado: los chicos están más en contacto con los atorrantes que con la familia. Y además, al ver la corrupción, se dicen: "Si roban los de arriba, ¿por qué no voy a robar yo?".

-¿Hay que modificar las leyes actuales?
-Mire: después de vivir en un Estado evidentemente opresor, la sociedad vio irrumpir corrientes abolicionistas del Derecho Penal que tienden a buscar libertad, libertad y más libertad.

-¿Usted no es garantista?
-Soy garantista, no pseudogarantista. Los pseudo quieren garantismo de un solo lado. Además, el Derecho Penal mínimo está bien en una sociedad sana, pero no en la que tenemos hoy.

La tolerancia cero es aplicar fuertes sanciones a delitos que llaman menores, para evitar la escalada clásica. El que hoy rompe un vidrio, mañana roba un pasacasete, pasado un auto, y la semana que viene un banco."">

"La tolerancia cero es aplicar fuertes sanciones a delitos que llaman menores, para evitar la escalada clásica. El que hoy rompe un vidrio, mañana roba un pasacasete, pasado un auto, y la semana que viene un banco."

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig