Ganó el amor – GENTE Online
 

Ganó el amor

Uncategorized
Uncategorized

Sucedió en Noruega: según los datos globales de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), el
mejor país del mundo. Sucedió en su capital, Oslo: una de las ciudades más equilibradas y silenciosas del planeta. Le sucedió a la Casa Real, antigua, de bajo perfil y
muy lejos de los escándalos que suele disparar la Corona británica, ya más expuesta que un reality show. Le sucedió al novio, el príncipe y futuro rey noruego Haakon Magnus, del que poco o nada hablaron, hasta hace poco, las agencias internacionales de noticias, ya que poco hay que decir del correctísimo caballero de un correctísimo país. Sin embargo, la Ley de Murphy tenía que estar presente, rotunda y fastidiosa. Y –claro– estuvo. Porque la novia (Mette-Marit Tjessem), a años-luz de ser una buena muchacha noruega, como hubieran querido las reales tías de Haakon, es
una mujer con pasado, según rezan los melodramas. 

BIOGRAFIA AUTORIZADA. Mette-Marit nació el 19 de agosto de 1973 en Kristiansand, hija de Svein Lobby (periodista) y Mette-Marit (empleada bancaria), que se separaron cuando ella tenía 11. Apenas seis años después empezó lo que Noruega, el resto del mundo y ella misma llaman
pasado salvaje”, a saber: viajes frenéticos, amoríos constantes, una fiestita escolar en Australia, donde estudiaba, que le valió la deportación (imagínela usted…), oficios varios (camarera, vendedora), protagonista del programa de tevé
La casa del placer (todo dicho), y el broche de oro: a los 24 años, madre soltera de Marius, nacido de una historia con un ex convicto (Morten Berg)
condenado por vender cocaína.

Y como para terminar de sacudir a las buenas almas noruegas, conoció a Hakkon dos meses antes de que Marius viera la luz: es decir, embarazada. Por supuesto (cuestión de Estado), el rey y el Consejo de Ministros se opusieron: todo eso, y además plebeya, era
too much. Pero el príncipe no es un noble de cartón ni un heredero enjaulado en el protocolo: a fines de 1999, cuando su relación con Mette-Marit era pública, compró una casa en Oslo y se fue a vivir con ella. Un modo de decir
Si les gusta, bien, y si no, se pueden guardar el trono donde no les da el
sol
”. Resultado: okay del Parlamento. Más vale futuro rey seguro que cien volando… 

En cuanto a Mette-Marit, pidió un tenue perdón en público por su pasado, lo llamó
error de juventud”, y juró que estaba arrepentida. Caso cerrado, aunque con un inciso en el contrato nupcial: en caso de divorcio, ella saldrá del palacio, su hijo perderá todo derecho, y no podrá ser adoptado por Hakkon. Y ahora entremos a la catedral de Oslo, que la boda está por empezar…

Los recién casados, junto a los reyes de Noruega (Harald y Sonia) y el cortejo, saludaron en el balcón del palacio. Con ellos, Marius, hijo extramatrimonial de la futura reina.

Los recién casados, junto a los reyes de Noruega (Harald y Sonia) y el cortejo, saludaron en el balcón del palacio. Con ellos, Marius, hijo extramatrimonial de la futura reina.

Mette-Marit y Haakon, futuros reyes de Noruega

Mette-Marit y Haakon, futuros reyes de Noruega

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig