«Estoy solo y no me animo a formar una familia» – GENTE Online
 

"Estoy solo y no me animo a formar una familia"

Uncategorized
Uncategorized

No hubo carreras en jet-ski por los canales del Tigre, tampoco cabalgatas por alguna estancia de Cañuelas, nada de cenas con show de tango a la luz de las velas, ni música dance en la disco de moda. Si no fuera porque el domingo 24
y el lunes 25, a las 21 horas, y en el estadio de Vélez, Luis Miguel salió al escenario con los mejores temas de su carrera, nadie hubiera podido asegurar que pasó tres días en Buenos Aires. Esta vez, y más que nunca, su visita estuvo rodeada de soledad y misterio.


LIBERTAD CONDICIONAL.
Seis guardaespaldas privados, veinte hombres de la vigilancia del hotel, quince contratados por el canal y ochenta efectivos de la Policía Federal para cada traslado. Así vive, custodiado cada hora de cada día.

Fue a los doce años cuando se codeó por primera vez con la popularidad y descubrió la histeria que despertaba en las mujeres, cuando Luis Miguel entendió que había ciertos sueños terrenales que él jamás podría cumplir: ir a un cine, caminar por un shopping, manejar hasta perderse en una ruta o bailar en cualquier disco hasta que salga el sol. "Muere por salir a la calle para hacer una vida común, pero cada vez que lo intenta pasa por alguna mala experiencia y vuelve al encierro, a la soledad. Elegir entre la seguridad y la libertad siempre fue el dilema de su vida. Por un lado, intenta acercarse a sus fans. Por el otro, las multitudes le provocan pánico", cuenta un amigo que lo acompañó en esta gira sudamericana. Motivos para padecer semejante espanto no le faltan. Sobre todo en la Argentina, donde a los 13 años debió salir del Teatro Opera oculto en el baúl de un auto y a los 17 recibió un arañazo en su brazo izquierdo cuya cicatriz todavía hoy conserva. Nadie pudo descubrir aún qué es exacta
mente lo que provoca en las mujeres. Pero todos coinciden en que la palabra "locura" es la que mejor refleja la reacción de ellas.

Por las dudas, esta vez ni intentó probar. Desde que llegó a Buenos Aires, en la madrugada del sábado 23, Micky (como lo apodan sus más íntimos) optó por refugiarse en la soledad de su cuarto: un departamento de 400 metros cuadrados, decorado al estilo francés, con cortinas de seda, sábanas de algodón egipcio blanco, alfombras persas, bronces italianos y biombos chinos. Ahí, en la Suite Presidencial del Sheraton Hotel, ubicada en el piso 23 (3.000 dólares la noche), el Rey del bolero permaneció encerrado durante tres noches y tres días. Ni siquiera quiso jugar el tenis (uno de sus deportes favoritos), como otras veces. Propuestas -y de todo tipo- le sobraron, obviamente. "Pero nada lo tentó. Prefirió hacer gimnasia, tomar sol y escuchar música", aseguran los pocos que lo vieron.

Hace unos años, Luis Miguel le confesaba a GENTE en un reportaje íntimo: "Sueño con irme una noche solo, sin custodia, a divertirme. Salir a conocer chicas. Ir a bailar. Pasarme de copas. Todo eso que hacen los desconocidos. Es muy duro no poder salir a ningún lado. La gente común me da un poquito de envidia". Nada parece haber cambiado desde entonces. Hoy, sin dudas, el vivir entre cuatro paredes es lo único que lo hace sentir cómodo y a salvo.

por Mariana Montini
en Punta del Este: Jorge Martínez Carricart
en Buenos Aires: Pablo Procopio
fotos: Julio Ruiz, Alejandro Carra, Leandro Montini, Matías Campaya, Fabián Uset y Walter Papasodaro

El escenario, el único sitio de la tierra donde se siente verdaderamente a gusto. En Buenos Aires desplegó toda su seducción y conquistó a las 70 mil almas que lo aplaudieron en el estadio de Vélez.

El escenario, el único sitio de la tierra donde se siente verdaderamente a gusto. En Buenos Aires desplegó toda su seducción y conquistó a las 70 mil almas que lo aplaudieron en el estadio de Vélez.

En el repleto estadio de Vélez, Luismi demostró que no perdió nada de su poder de seducción. A los 32 años, y durante dos noches, revalidó su título de rey de los románticos.

En el repleto estadio de Vélez, Luismi demostró que no perdió nada de su poder de seducción. A los 32 años, y durante dos noches, revalidó su título de rey de los románticos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig