«Este sueño me lo regaló mamá desde el cielo» – GENTE Online
 

"Este sueño me lo regaló mamá desde el cielo"

Sabe que ayer tocó "el cielo con las manos", que hoy se siente "fusilado pero
feli
z" y que mañana "me caerán las fichas". Diego Antonio Caccia Torres recibe a
GENTE en la habitación número 442 del madrileño Hotel Atocha Tryp, donde ayer,
hoy y mañana proyectó, disfruta y recordará uno de los momentos relevantes de su
carrera y de su existencia. Entiéndase, haber cantado frente al Papa Juan Pablo
II. Aquí los detalles del encuentro cumbre.

AYER SABADO: "TUVE MIEDO DE EQUIVOCARME LA LETRA". Abrió los ojos pasado el
mediodía. "Me preparé para un día emocionalmente fuerte". Se pegó una ducha,
eligió la ropa y los zapatos que luciría, almorzó liviano y partió hacia el
Aeródromo Cuatro Vientos, lugar de la presentación, distante 8 kilómetros. Una
vez allí, ensayó con sus músicos David el Gitano Amaya (guitarra flamenca),
Floreal Rolfi Calahorrano (piano) y Javier el Turco Mokdad (percusión), picó
saladitos y esperó el gran momento. A las 18.45, resolvió persignarse y empezó a
trepar el escenario.

-Me temblaban las piernas -admite-. Cantar frente al Papa no sucede a diario.
Después de que subiera él, nos dieron el okay para avanzar. Sonó la música y me
mandé
, "Sé que hay en tus ojos con sólo mirar…". Sentí que alrededor mío estaban
mamá, papá, Angie, mis hermanos, mis sobrinos, mis amigos, y descubrí que no me
abandonaban los nervios. ¡Hasta tuve miedo de distraerme y equivocarme la letra!
Incluso, en un momento miré de refilón al Papa y vi que acompañaba el ritmo del
tema con sus manos. Re-grosso. Un millón de personas alrededor, los reyes Sofía
y Juan Carlos, Televisión Española difundiéndolo al planeta entero... Fueron
cinco minutos eternos
.

-No obstante, salió airoso.
-Zafé. Cuando terminamos, decidí acercarme, lo saludé y me sorprendieron sus
ojos celestes mar, la mirada transparente, el rostro legendario, la tez
arrugadita. E invadió mi mente aquella biografía que leí y contaba que él sufrió
hambre, dolor y guerras y que, sin embargo, había logrado convertirse en el
abanderado del amor y la paz. Entonces resoplé agitado.

-¿Qué le dijo usted al acercársele?
-"Enorme placer, señor", y apretó sus manos calientes en las mías sin dejarme
ir. Hizo cierta seña, le acercaron algo y me lo entregó. De adentro saqué un
rosario color perla. Le agradecí y bajé. Se lo entregué a mi viejo Lole (Julio
César) y nos abrazamos llorando. Este sueño me lo regaló mamá Lolita desde el
cielo.

El sábado 3 de mayo de 2003 le resultará inolvidable.

El sábado 3 de mayo de 2003 le resultará inolvidable. "Lolita siempre fue una católica bien creyente. Sentí que me acompañaba sobre el escenario", sostuvo Diego, pleno de emoción tras el saludo de Su Santidad.

Cuando terminamos, lo saludé al Papa y por mi mente pasó aquella biografía que leí y contaba que él sufrió hambre, dolor y guerras y, sin embargo, logró convertirse en el abanderado del amor y de la paz."">

"Cuando terminamos, lo saludé al Papa y por mi mente pasó aquella biografía que leí y contaba que él sufrió hambre, dolor y guerras y, sin embargo, logró convertirse en el abanderado del amor y de la paz."

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig