Este sí es el mejor contrato de su vida – GENTE Online
 

Este sí es el mejor contrato de su vida

El viernes 9 de julio se conocía la noticia: Manu Ginóbili había llegado a un
acuerdo verbal -el contrato se firmará en cuanto llegue a los Estados Unidos-
para seguir ligado a los San Antonio Spurs, su equipo de la estelar NBA, por
seis años más a cambio de 52 millones de dólares. El acuerdo más suntuoso jamás
alcanzado por un deportista argentino.

Sin embargo, el sábado, a las 20.28, Emanuel Ginóbili firmó el contrato más
importante de su vida. Y a su lado, Marianela Oroño, su esposa, no pudo contener
las lágrimas. En el Salón Dorado del Club Argentino, el párroco Horacio Fuhr,
acababa de darles su bendición y ellos la rubricaron con un largo y duradero
beso que mereció el aplauso de todos los invitados.

Así, la pareja terminó de celebrar su particular casamiento, que había empezado
el 16 de abril, en Bexar Country, Estados Unidos -donde contrajeron matrimonio
por civil, ante la presencia del juez Philip Kazen-, y que concluyó 83 días
después, en Bahía Blanca, con una ceremonia religiosa y una fiesta súper privada
para 180 invitados.

La ceremonia. Los presentes aseguraron que el momento más emotivo de la boda fue
cuando los novios dieron el sí. Ella, con un vestido de shantung color tiza
(diseñado en San Nicolás por una modista amiga de la familia de Marianela), con
cola, manga americana, espalda descubierta y un toque de brillante en el cuello,
guantes blancos, maquillaje natural y el pelo recogido adornado por una
coronita. Y en su mano derecha, un hermoso ramo de flores naturales
-principalmente rosas-, que nunca llegaría a tirar a sus invitados tal como
dicta la costumbre, porque se lo guardó de recuerdo. El, Manu, traje negro,
chaleco, camisa blanca y corbata oscura.

El altar estaba adornado con flores y gasas, coronado en el centro había una
enorme cruz de madera que también trajeron desde San Nicolás, la ciudad donde
nació la novia. Ahí fue donde se colocaron las alianzas poco convencionales, que
él debió ponerse con dificultad. "No me la voy a poder sacar más. Para jugar en
la NBA tendré que usar una cinta"
, le comentó después a uno de sus amigos, entre
risas, el mejor jugador de la historia del básquet argentino.

Así se vio a la pareja que, por unas horas, fue el comentario de toda Bahía Blanca. Muchos vecinos se acercaron a saludarlos.

Así se vio a la pareja que, por unas horas, fue el comentario de toda Bahía Blanca. Muchos vecinos se acercaron a saludarlos.

Fue el momento de mayor alegría de la fiesta. Los Auténticos Decadentes salieron a escena, y tanto Emanuel como Marianela se desataron. Primero, repartieron todo el cotillón para el carnaval carioca, después, se subieron al escenario para cantar con la banda. Y al final, Manu se tiró arriba de los invitados, como si de un recital de rock se tratara.

Fue el momento de mayor alegría de la fiesta. Los Auténticos Decadentes salieron a escena, y tanto Emanuel como Marianela se desataron. Primero, repartieron todo el cotillón para el carnaval carioca, después, se subieron al escenario para cantar con la banda. Y al final, Manu se tiró arriba de los invitados, como si de un recital de rock se tratara.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig