«Esta noche no me la voy a olvidar en toda mi vida» – GENTE Online
 

"Esta noche no me la voy a olvidar en toda mi vida"

Uncategorized
Uncategorized

La organización ocupó su cabeza los últimos dos meses. Durante los preparativos,
Araceli González rechazó distintas ofertas de servicios gratuitos para la fiesta a cambio de canjes publicitarios. "Flopi es mi única hija mujer y quiero regalarle la mejor fiesta que esté a mi alcance, sin ningún compromiso", se excusaba ella. Finalmente,
el viernes 22 último, Florencia Torrente festejó sus quince años en el Tattersall de Palermo junto a sus amigos y distintas celebrities del showbiz criollo (amigos de su mamá y su "muy querido" Adrián Suar).

Para Flopi, esa fue su noche soñada.

LA PREVIA. Araceli y Flopi "concentraron" en el hotel Four Seasons. La tarde previa a la fiesta, ocuparon cuatro habitaciones del décimo piso. Juntas disfrutaron
de una sesión de spa, se sometieron a una rutina de masajes y tomaron un baño de espuma. Luego, se entregaron mansas a las manos expertas de la maquilladora Maby Autino. Las acompañaron sus amigas más íntimas y algunos familiares, todas mujeres. El único con acceso al piso fueron el diseñador Roberto Piazza. "Araceli estaba más nerviosa que
Flopi. Quería que todo saliera perfecto, tal como ella lo había planeado…
", confesaría luego una amiga. María Marta -la hija de Alberto Sanders- se encargó de sus peinados. Minutos antes de abandonar su habitación, Araceli y Flopi se abrazaron y lloraron emocionadas. Rubén Darío Torrente, primer marido de Ara y papá de Florencia, recibió a su hija en el hall del hotel. El tampoco pudo contener las lágrimas cuando
vio a Flopi vestida de blanco y con una tiara sobre su cabeza. "Es una princesa", balbuceó. Junto a la escalera de La Mansión del Four Seasons, padre e hija se sometieron a una breve sesión con Fabián Atilio, el fotógrafo elegido por todos los famosos para sus fiestas (hizo el álbum de casamiento de Araceli y Adrián, de Romina Yan, de los 15 de Dalma Maradona, entre muchos otros).

LA NOCHE INOLVIDABLE. Rubén Torrente, Flopi y el resto de su cortejo llegaron al Tattersall de Palermo a bordo de tres autos Mercedes-Benz. Los 300 invitados ya estaban ubicados en sus mesas y disfrutaban del primer plato. En un extremo del salón,
una pantalla gigante reflejaba los momentos más importantes en la vida de Florencia Torrente. La quinceañera irrumpió en el salón principal a las 22:30 horas, cuando sonaron los primeros acordes de un tema de Elton John. Caminó sobre una alfombra de pétalos de rosa, siempre tomada del brazo de su padre. Y Araceli volvió a llorar, por supuesto. Inmediatamente después, el grupo Serenata y vals -compuesto por seis violinistas del Teatro Colón- comenzó a tocar Danubio Azul. De acuerdo con la tradición, Flopi inauguró la pista junto a su padre. Luego, la homenajeada se sentó a la mesa principal, rodeada por sus amigas más intimas. Sus familiares se ubicaron en otras dos mesas, separados entre
"maternos" y "paternos". Adrián Suar (N. de la R.: que anticipó su regreso desde México, adonde viajó por negocios) se sentó al lado de Araceli.

por Jorge Martínez Carricat y Pablo Procopio
fotos de álbum personal de Florencia Torrente: Fabián Atilio

fotos: Fabián Uset, Diego García, Maximiliano Vernazza, Walter Papassodaro, Julio Ruiz y Alejandro Carra.

Florencia cumplió 15 años el martes 19 de agosto, pero los celebró tres días después en el Tattersall de Palermo. Estoy tan emocionada que no puedo hablar. Flopi parece una princesa…", dijo Ara, quien rechazó los guantes que le ofreció el diseñador Roberto Piazza para lucir un anillo de rubí y diamantes que le regaló Adrián Suar.">

Florencia cumplió 15 años el martes 19 de agosto, pero los celebró tres días después en el Tattersall de Palermo. "Estoy tan emocionada que no puedo hablar. Flopi parece una princesa…", dijo Ara, quien rechazó los guantes que le ofreció el diseñador Roberto Piazza para lucir un anillo de rubí y diamantes que le regaló Adrián Suar.

Flopi tuvo que trepar a una escalera para llegar a lo más alto de la torta de cuatro pisos. Antes de soplar sus quince velitas, un grupo de mariachis le dedicó algunas baladas románticas. Terminada la pequeña ceremonia, Flopi, Araceli y Rubén Torrente lloraron
emocionados y se fundieron en un abrazo.

Flopi tuvo que trepar a una escalera para llegar a lo más alto de la torta de cuatro pisos. Antes de soplar sus quince velitas, un grupo de mariachis le dedicó algunas baladas románticas. Terminada la pequeña ceremonia, Flopi, Araceli y Rubén Torrente lloraron
emocionados y se fundieron en un abrazo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig