«Es hermoso sentirnos mimadas por el público» – GENTE Online
 

"Es hermoso sentirnos mimadas por el público"

Qué puede pasar de malo en el universo Patito Feo? Nada tan tremendo, precisamente. Canción, color, corazón y todo eso. Optimismo absoluto. Y una historia que cala hondo, que es universal. Es decir: todos somos, o fuimos, un poco Patito Feo. Hay que sacarse la vergüenza al respecto.
Con producción de Ideas del Sur y en las tardes de Canal 13, el cuento –versión moderna del clásico de Hans Christian Andersen– es así: Patito –o Laura Esquivel, 13 años, de San Telmo, fan de The Carpenters y los ravioles, hija de Jorge y Silvana, urólogo y ginecóloga, ganadora de 30 segundos de fama kids en ShowMatch 2005–, es hija de Carmen –o Griselda Siciliani–, pero no sabe que Leandro –Juan Darthés– es su papá. Un encuentro fortuito en Bariloche, donde vive Patito con su mamá, y después todos a Buenos Aires, donde Patito va a la escuela y no la pasa bien por tener aparatos dentales, anteojos gruesos y ser así de buenota.

Ahí se encuentra con Antonella –o Brenda Asnican, 15 años, de San Isidro, fan de Britney y del cheesecake, hija de Gustavo, comerciante, y Adriana, diseñadora–, típicamente bombón, con altos ego y maldad. En la tira ella lidera a Las Divinas; Patito, a Las Populares. Por ende, guerra de pandillas. Raros contra lindos. No hay mejor pica posible.

Todo esto, en el cálculo frío, en casi 35 programas, deja un álbum de figuritas en el quiosco, un CD con las canciones de la tira –que ya vendió 60 mil copias–, un contrato de distribución internacional con México e Israel, y el show en River junto a High School Musical, donde fueron teloneras. Todo esto volvió de pronto estrellas a Laura, que está en trámite de dejar la era de los ositos, y a Brenda, que ya los dejó completamente. Test de popularidad: el domingo 8 de abril, cuando la tira todavía no había salido al aire, 15 mil personas fueron al Planetario para la presentación.

–Nada mal para un programa que nadie había visto…
Brenda: ¡Claro! Yo, la verdad, no tenía taaanta expectativa. Y no es que no le tuviera fe a la cosa. Como mucho, pensaba en tres mil personas, o algo así.
Laura: Sí. ¡Ni loca me imaginaba tanta gente! Y eso que hacía un frío de morirse. Todo el mundo con camperas, un viento terrible.
Brenda: Dos horas después, seguían ahí para saludarnos.

–La historia de Patito caló hondo en la gente.
Laura: Pegó en todas las edades: a la serie la ven desde los más chiquitos hasta los más grandes. Es para todos. La historia te engancha.

–¿Por qué será?
Laura: ¡Será porque a Patito le pasan todas! Es re-tímida, enamoradiza, no conoce a su papá, se encuentra con él y quiere saber…
Brenda: Pero nunca lo va a saber.
Laura: ¡Qué malaaaaa!
Brenda: Yo creo que pasa por el tema de la identificación. O sea: hay millones de Antonellas y Patitos. ¡Yo también fui Patito Feo! Me gastaban por ser petisa y morochita.

–Eso ya no debe pasar, supongo…
Brenda: ¡Ja, ja, ja! ¡No, ya no me gastan más!
Laura: ¡Yo también era re-petisita! Usé en la primaria el mismo pantalón que en el jardín. Imagináte…

–Ahora, con esto de la serie, el colegio debe ser algo completamente distinto.
Laura: ¡Uff! Es increíble. Estoy en octavo, en el Esteban Echeverría, y cuando bajo las escaleras la directora dice: “¡A ver los guardaespaldas!”. Se me viene una fila enorme de chiquitos con las figuritas, el CD…
Brenda: ¡Y todo para que se lo firmes! Yo me siento en la escalera del mío, el Nuevo Las Lomas, y se viene la manada.

–¿Se vuelve molesto?
Laura: Nooo, me encanta. Si les gusta Patito Feo, la mejor…
Brenda: Ojo. Están los que te reconocen y los que te vienen a bolacear.
Laura: Claro. A mí en el cole, al principio, me gastaban porque estaba en la tele, medio con mala onda.
Brenda: ¡A mí los más grandes ya me miran medio raro!

–En menos de 35 emisiones, el programa se convirtió en un buen boom. Todo parece imparable.
Laura: Si se concreta eso de tocar en México, va a estar genial. ¡Yo con llegar a Ezeiza me conformo!
Brenda: ¡A full! Yo nunca salí del país. Bah, me fui a Punta del Este y a Aruba de vacaciones. Pero desde que estoy en la tele pasaron un montón de cosas, y todo re-rápido. Y hay rating también. Andamos con promedio bueno (13,5, según IBOPE), picos de 18. Telefe siempre tiene el rating de la tarde, pero competimos bien. Le ganamos a Los Simpsons, algo loquísimo.

–¿Les importa el rating?
Brenda: No tanto. No es que estemos a full con el minuto a minuto, como los productores…
Laura: A mí el rating me lo cuenta mi papá. Me gusta más ver el programa que la planilla.

–High School Musical en River… ¿Cómo estuvo eso de ser teloneras?
Brenda: Fue una prueba de cómo anda el programa. Cuando teloneás a alguien, es para comerte los problemas de sonido, los abucheos, o algo así. Con nosotros, en cambio, la gente cantaba a full nuestros temas.
Laura: Y los High School Musical bailaron los temas de Patito Feo. ¡Obvio que nos sabemos todos los de ellos! Lo conocimos a Drew Seeley (él reemplazó a Zac Efron, el Troy Bolton en High). Es re-simpático. Y además grabamos con ellos escenas para el programa.

–¿Y la fama? ¿Cuánto importa?
Brenda: Yo no hago esto por la fama. Pero te aclaro: nada más lindo que sentirse mimada por el público.
Laura: Yo también, lo re-disfruto. Esto es un sueño. De chiquita les tiraba la manga a mis papás para que me llevaran a clases de canto.

–Laura, un día, cuando seas más grande y vayas a un boliche, te va a pasar que un chico te encare diciéndote: “¡Vos eras Patito Feo!”
Laura: Sí, y eso no está bueno. Seguro que va a pasar… Pero, por ahora, no tengo ganas de nada con ningún chico.
Brenda: ¡Nena, qué suerte tenés! Nunca falta el que se te hace el banana. Y sobre ir a bailar, a eso de las 5 ya me canso. Prefiero llamar amigos a casa, correr muebles y bailar ahí.
Laura: Yo me quedaría re-dormida en un boliche. Prefiero seguir más al Sol que a la Luna.
Brenda: ¡Qué buen título! Laura Esquivel dice: “Prefiero seguir más al Sol que a la Luna”. ¡Ja, ja, ja!
Laura: Ay… ¡calláte! Brenda y Laura –o Antonella y Patito–: la sonrisa es total. Picos de 18 de rating y un futuro para llegar con el programa a México e Israel.

Brenda y Laura –o Antonella y Patito–: la sonrisa es total. Picos de 18 de rating y un futuro para llegar con el programa a México e Israel.

Con el uniforme del colegio Pretty Land, donde Patito sufre los embates de Antonella. Chica rara versus chica linda: el clásico duelo. En la vida real, todo más que bien entre ellas.

Con el uniforme del colegio Pretty Land, donde Patito sufre los embates de Antonella. Chica rara versus chica linda: el clásico duelo. En la vida real, todo más que bien entre ellas.

Laura al frente de su grupo Las Populares (arriba), y Brenda con sus Divinas (abajo). Las dos en el camarín en River, minutos antes de telonear a High School Musical.

Laura al frente de su grupo Las Populares (arriba), y Brenda con sus Divinas (abajo). Las dos en el camarín en River, minutos antes de telonear a High School Musical.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig