En la provincia, la ley seca es papel mojado – GENTE Online
 

En la provincia, la ley seca es papel mojado

"En la Argentina, dos de cada tres estudiantes secundarios admiten que beben
alcohol habitualmente. Y la primera copa la tomaron a los 12 años los varones, y
a los 13 las chicas"
. Esta frase -casi un epitafio de la juventud- tiene una
fuente: los propios chicos. Fue enhebrada con los datos que respondieron en
forma anónima para la última Encuesta Nacional a Estudiantes de Enseñanza Media
de la Secretaría de Programación para la Prevención y la Lucha contra el
Narcotráfico (Sedronar). Los resultados sacudieron la modorra -enhorabuena- de
más de un legislador, quienes se pusieron a trabajar y presentaron una catarata
de proyectos -más de treinta-, para tratar de frenar el consumo en las calles.
En definitiva: para proteger a los menores de este flagelo.

El que tuvo mayor aceptación, votado por la mayoría, fue presentado por Jorge
Enríquez (Unión Republicana) y Fernando Caeiro (Unión por todos), y establece
que en la ciudad de Buenos Aires "se prohíbe la venta de alcohol entre las 23 y
8 de la mañana. Y sólo será posible comprar estas bebidas en las pizzerías,
restaurantes, bares y confiterías. Quienes no cumplan, podrán ser sancionados
con multas de 50 a 1.000 pesos y hasta con la clausura del local".
Aunque
todavía no se sabe bien cuándo comenzará a regir la medida, muchos ya hablan de
Ley seca en Buenos Aires.

Sin embargo, la norma no es novedosa. En el Gran Buenos Aires, a un tiro de
piedra de la Capital Federal, hace casi siete años que se implementó una ley
mucho más dura: no sólo impide la venta de alcohol después de las 23 horas, sino
que prohíbe durante todo el día la venta de este tipo de bebida en los kioscos y
estaciones de servicios. Pero como en Chicago en los años '30, nadie la respeta
y, lo que es peor, nadie controla que se cumpla. Esta investigación así lo
revela.

ZONA LIBERADA. La citada Ley 11.825, sancionada en noviembre de 1996, en su
artículo número dos, establece: "Prohíbese en todo el territorio de la Provincia
de Buenos Aires la venta, expendio o suministro a cualquier título, el depósito
y exhibición, en cualquier hora del día, de bebidas alcohólicas en comercios de
los rubros denominados kioscos, kioscos polirrubros, estaciones de servicio y
sus anexos y la venta ambulante de las mismas".
Bla, bla, bla… A esta norma
nadie la respeta, y es muy fácil conseguir cualquier tipo de bebida alcohólica
en los supuestos "lugares prohibidos".

El primer sitio, elegido al azar, es un maxiquiosco ubicado en avenida Del
Libertador al 1900, en el barrio de Olivos, a una cuadra de la quinta
presidencial. Aunque son las 19:07 horas y la persona que compra es mayor de
edad, la ley establece que ese negocio tiene prohibido vender bebidas
alcohólicas. Sin embargo, quien atiende no tiene pruritos en vender una cerveza
bien fría por dos pesos ni exhibir una heladera con vista a la calle.

El recorrido continúa en avenida Del Libertador al 2400. El vendedor de un
kiosco no tiene inconvenientes en ofrecer una lata de cerveza y un Pronto Shake
por tres pesos con ochenta centavos. En otro, ubicado en Maipú al 3700, Vicente
López, la anciana que despacha mira hacia todos lados cuando le solicitamos una
cerveza, y cuando al pedido se le agrega una petaca de vodka, duda unos segundos
y dice: "Bueno, pero esta te la pongo en una bolsa y por favor no la abras en la
puerta. Si los vecinos te ven tomando bebida blanca a esta hora me van a matar".

Donde sí se cumple la legislación -aunque usted no lo crea- es en las estaciones
de servicio. Por lo menos, en más del 95 por ciento de ellas. Ninguna de sus
heladeras exhibe bebidas espirituosas y, como muestra, la empleada de una Shell
ubicada en avenida Rivadavia al 13200, en Ramos Mejía, devela el misterio: "No
vendemos ninguna gota de alcohol porque lo tenemos prohibido. Cada tanto hay
inspecciones y si te agarran con una botella en la heladera te clausuran el
local"
. Pero, como siempre, si algo puede fallar, falla. En Máximo Paz al 700, Lanús, en cualquier horario se puede comprar una lata de cerveza por 1,30 peso.

El artículo primero de la misma ley provincial señala: "La prohibición de venta
de bebidas alcohólicas a partir de las 23 horas y hasta las 8:00 horas".
En
pocas palabras, los mismos argumentos de la ley seca que se quiere establecer en
la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, en Avenida Belgrano al 500, en
Avellaneda -el primer local consultado- no tuvieron empacho en vendernos un
porrón de cerveza a las 23:27 horas.

ENEMIGO SILENCIOSO. Las cifras de la realidad son contundentes. Distintas
encuestas arrojan cifras escalofriantes sobre el consumo de alcohol, que se
potencia en los menores de edad. Más del 70 por ciento de los estudiantes
consultados por el Sedronar (alrededor de 2.100.000) admitió haber tomado
bebidas alcohólicas. Las chicas, quienes hace diez años no llegaban a un 30 por
ciento comparadas con los varones, hoy casi los igualan en número de
consumidores. Un dato que refleja el cambio cultural de la sociedad en general:
en 1988 el consumo de cerveza per cápita era de 16,4 litros anuales. En el 2002
se acrecentó a 45 litros por año.

Y otro dato que alarma: en los últimos cuatro años, el consumo de alcohol en los
jóvenes creció un 400 por ciento, y en los últimos dos años, el de las chicas
adolescentes creció un 250 por ciento. Los datos no hacen más que confirmar una
preocupante tendencia que es posible observar a toda hora: chicos muy jóvenes,
en plena calle, en cualquier lugar y a cualquier hora del día, con una botella o
tetrabrik de bebida alcohólicaen la mano.

Mientras, la mayoría de los kioscos y algunas estaciones de servicio, que tienen
prohibida la venta de alcohol, rompen todas las reglas: hacen su negocio sin
discriminar horario ni edad. Y aún peor, no existe ningún organismo que los
controle.

Avenida Maipú al 3700, viernes 18, 19:38 horas. Las bebidas blancas las dan en bolsa para que no se quejen los vecinos.

Avenida Maipú al 3700, viernes 18, 19:38 horas. Las bebidas blancas las dan en bolsa para que no se quejen los vecinos.

Avenida Del Libertador al 2400. Viernes 18, 19:20 horas. Se compran y se exhiben bebidas alcohólicas sin ningún problema.

Avenida Del Libertador al 2400. Viernes 18, 19:20 horas. Se compran y se exhiben bebidas alcohólicas sin ningún problema.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig