En la pareja real ¿es todo color de rosa? – GENTE Online
 

En la pareja real ¿es todo color de rosa?

Uncategorized
Uncategorized

Crisis. Lo anuncian los semanarios Privé y Weekend. Crisis. No sería tan inquietante -para los holandeses-, y tan sorprendente -para nosotros, en la otra orilla del mundo- si se tratara de algún asunto económico
o político. Pero no, nada de eso: se trata de Máxima y Guillermo Alejandro, de los príncipes de Orange, de uno de los matrimonios más populares de toda la realeza europea. Sí, lo están diciendo en Holanda. Crisis. En los últimos meses, el lecho de rosas, según los medios holandeses, ya tendría algunas espinas. Es que hoy, el matrimonio entre el príncipe -y futuro rey- de una de las monarquías más ricas de Europa y su plebeya -nacida en Sudamérica y que no tardó en conquistar el viejo continente- atraviesa sus primeros nubarrones matrimoniales. Los primeros,
desde aquel flechazo allá en Sevilla, hasta el nacimiento
de la princesita Catharina Amalia. Por eso hoy, en Holanda, el asunto es neto desencanto. Entonces, ¿qué pasa realmente? Según la prensa
holandesa, todo esto se desató hace ya unos meses. Los primeros roces habrían comenzado en el último invierno europeo, cuando la pareja
fue a pasar unos días de esquí en Lech am Alberg, Alemania. Allí, Máxima habría visto en una revista unas fotos del príncipe junto a su ex novia, Emily Bremers, una azafata con la que tuvo un romance de cuatro años. Lo que siguió habría sido una estruendosa discusión en el balcón de la casa que ocupaban en esa ciudad. De incrédulos
y sorprendidos testigos, todos los que pasaban por allí. Un espectáculo no muy protocolar que digamos.

El segundo round se habría producido a comienzos de agosto, cuando la princesa viajó a la Argentina, junto a la pequeña Catharina Amalia, de
9 meses, para visitar a su familia y, de paso, cantar presente en el cumpleaños de su madre. Al mismo tiempo, Guillermo Alejandro volaba hacia Atenas, en calidad de miembro del Comité Olímpico Internacional, por lo cual su presencia en los
Juegos era indispensable. Ya es conocida por los holandeses la pasión de su príncipe por el deporte, tanto que, en alguna noche de los Juegos de Atlanta 96, fue rescatado -un poco a la fuerza- de un bar al que se había ido de copas con el equipo naranja de hockey femenino tras una victoria, algo que le valió una buena reprimenda por parte de sus súbditos.

Según la prensa holandesa, el matrimonio atravesaría una crisis. En la foto, Máxima en su primera aparición pública en Holanda, tras su largo viaje a la Argentina. Fue en una fábrica de bicicletas, a la que llegó en helicóptero. Y Guillermo no se apareció por allí.

Según la prensa holandesa, el matrimonio atravesaría una crisis. En la foto, Máxima en su primera aparición pública en Holanda, tras su largo viaje a la Argentina. Fue en una fábrica de bicicletas, a la que llegó en helicóptero. Y Guillermo no se apareció por allí.

El príncipe Guillermo festejando junto a la bella nadadora Inge de Bruijn -dueña de un físico envidiable- la medalla de bronce que acababa de ganar en los cien metros mariposa en los Juegos Olímpicos. Mientras tanto, en la Argentina, Máxima paseaba a la pequeña Catharina Amalia por los jardines del country <i>Pingüinos</i>, en Ituzaingó.

El príncipe Guillermo festejando junto a la bella nadadora Inge de Bruijn -dueña de un físico envidiable- la medalla de bronce que acababa de ganar en los cien metros mariposa en los Juegos Olímpicos. Mientras tanto, en la Argentina, Máxima paseaba a la pequeña Catharina Amalia por los jardines del country Pingüinos, en Ituzaingó.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig