«En la calle nadie me pide autógrafos» – GENTE Online
 

"En la calle nadie me pide autógrafos"

Cierta inquietud afloró aquel miércoles 7 de mayo del 99 durante una rueda de prensa en la sala de conferencias del neoyorquino The Regency Hotel. Entonces Ge
orge Lucas, el mentor de Episodio l-La amenaza fantasma, allí rodeado por las figuras centrales del estreno más esperado en la historia del cine, se disculpó a

GENTE por ella sin esconder un paternal gesto de complacencia:

-Miren: Natalie no pudo venir... Tenía que rendir una materia de la secundaria…

Alejada de los eventos multitudinarios y las noches glamorosas, el tabaco, el alcohol, las drogas y los desnudos laborales, vegetariana, estudiante en Harvard, introvertida, angelical -o endemoniadamente bella-, capaz de expresarse en inglés, francés, hebreo y japonés; la inquietud que afloró aquel mediodía de tres años atrás y presenció este redactor, orillaba la siguiente pregunta, mitad fantasiosa, mitad virtual: ¿Será de verdad Natalie Hershlag -informemos de paso que adoptó el Portman de la abuela, para proteger su intimidad- o se trata de otro invento digital del director y guionista de
Star Wars?
Aclaremos de entrada que Natalie Portman es de verdad:

Yes!, I´m real. Of course -le contestó casi trotando el día siguiente a este mismo redactor partiendo apurada del
United Artists Theatre, luego de asistir, rodeada del elenco y de celebridades como Harrison Ford, Tim Robbins y Clint Eastwood a la exhibición "secreta" del filme.

Geminiana con ascendente en Sagitario, nació hace 21 años alrededor de las mismas calles que recorrió Jesús. Nieta de judíos polacos y rumanos, hija de una ama de casa norteamericana y un médico israelí especialista en infertilidad, la heroína de
Episodio II-El ataque de los clones, vio la luz el 9 de junio del 81 en Jerusalén. "Aún siento que mi hogar se encuentra en Oriente", sostiene, y memora que cumplidos los 3 años, ante la inestabilidad militar de la zona, viajó hasta Washington, para trasladarse en 1988 a Connecticut y luego a Long Island, su actual ciudad. "Sumo la mayoría de edad y vivo con mi familia, ¿y qué?", desafía antes de desandar su carrera.

"Lo de la pizzería me pareció determinante", apunta quien a los 4 años practicaba danza y a los 5 cantaba y bailaba -micrófono en mano- dentro de su casa y el colegio. Lo de la pizzería sucedió cuando andaba por los 11 y una empleada de la firma de cosméticos Revlon la descubrió comiendo y le propuso convertirse en modelo publicitaria. "Sí pero no". Quería probar pero no quería olvidarse de la actriz que llevaba adentro. Un agente cinematográfico le consiguió el primer papel, después de que compitiera contra mil niñas: nada menos que interpretar a Mathilda en
Leon, The Professional (94), léase El perfecto asesino. Perfecto arranque.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Lucasfilm-Fox y archivo de Carlos Boghossian

Nació hace 21 años en Jerusalén. Hoy, es la nueva estrella del cine y la protagonista de <i>Episodio II-El ataque de los clones</I>. Linda, personal y cultora del <i>low profile</i>.

Nació hace 21 años en Jerusalén. Hoy, es la nueva estrella del cine y la protagonista de Episodio II-El ataque de los clones. Linda, personal y cultora del low profile.

Creció Natalie desde que a los 11 debutara con Jean Reno en <i>El perfecto asesino</I>, de Luc Besson. Ahora personifica a la senadora Padmé Amidala, que terminará convirtiéndose en madre de la princesa Leia Organa y Luke Skywalker. Su pareja, Anakin (Hayden Christensen), luego mutará en Darth Vader, enfrentándose a Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor).

Creció Natalie desde que a los 11 debutara con Jean Reno en El perfecto asesino, de Luc Besson. Ahora personifica a la senadora Padmé Amidala, que terminará convirtiéndose en madre de la princesa Leia Organa y Luke Skywalker. Su pareja, Anakin (Hayden Christensen), luego mutará en Darth Vader, enfrentándose a Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig