El último dandy – GENTE Online
 

El último dandy

Se fue sin vueltas ni despedida, en la forma más discreta. Murió como quiso:
entre sus afectos y con el alma puesta en el trabajo hasta ultimísimo momento.
La noche del viernes 6, llegó al sanatorio Mater Dei con fiebre alta y una
infección pulmonar fulminante. "Se había internado varias veces en los últimos
tiempos, pero siempre revivía… Y en cada oportunidad hacía lo imposible por
mantener el silencio. La discreción era su mandato. Para el trabajo, para la
enfermedad, para la vida. Peleó hasta que no pudo más. A las once de la mañana
del sábado tuvo el primer paro cardiorrespiratorio. Y salió. Pero se fue en el
segundo infarto…"
, contó uno de sus íntimos. Javier Lúquez sobrellevó con
entereza ejemplar una larga y dolorosa enfermedad. "El nunca quiso nombrarla,
así que vamos a respetar su voluntad
", terminó su colaborador.

Más de trescientas personas lo despidieron con honores y emoción en la capilla
del Jardín de Paz, en Pilar, el domingo pasado. El dolor por su partida
repentina fue indisimulable de parte de su familia, amigos, compañeros de
trabajo y conocidos. Actores, actrices, empresarios, modelos, diseñadores de
moda, artistas plásticos, Public Relations, fotógrafos y periodistas le dijeron
adiós con un responso. Graciela Borges y Juan Cruz Bordeu, Carlos Entenza,
Ginette Reynal y Miguel Pando, Marcela Tinayre, Sofía Neimann, Evangelina
Bomparola y Juan Pons, Patricia Miccio, Teresa Frías, Mariana Arias, Teresa
Zavalía, Fernando Noy, Isabelle Firmin Didot y Pablo Bordeu, Nicole Neumann,
Martín Seefeld, Urko Suaya, Cristiano Rattazzi, Diego Baracchini, Alejandro
Raineri, Mary y Pilar Vigil, Natalia Lobo, Martín Gontad, Verónica Lozano, Cruz
Pereyra Lucena, Dalila Puzzovio, Teresita Garbesi, Anamá Ferreira, Carmen
Yazalde, Manuel Lamarca, Benito Fernández, Laurencio Adot, Dany Mañas, Pet
Figueroa, Patricio Giménez, Marisel Tuchtfeldt, Esmeralda Mitre, Jessica Trosman,
sólo por citar algunos. Paula Doretti, una de sus más estrechas colaboradoras,
le dedicó unas palabras: "Acá están los que vos hubieses querido que estuvieran…
Así que no tenés de qué preocuparte, todo está bien organizado. Hasta salió el
sol…
". También dijo que "además de una enseñanza profesional, nos dejó su enorme
calidad humana porque más que un jefe era un amigo…"
. Entre lágrimas, Teté
Coustarot lo recordó por su calidez y terminó: "Seguro que Dios está por
organizar una fiesta top en el cielo y por eso se lo llevó a Javier
".

Dejó su pueblo a los 18 años y en poco tiempo se inventó a sí mismo. Primero fue modelo y después, estrella en el arte de las Relaciones Públicas. Elegante, en una producción de fotos, en su famosa oficina de Montevideo al 1600.

Dejó su pueblo a los 18 años y en poco tiempo se inventó a sí mismo. Primero fue modelo y después, estrella en el arte de las Relaciones Públicas. Elegante, en una producción de fotos, en su famosa oficina de Montevideo al 1600.

Su cumpleaños número 46, el último. Hacía cuatro años que festejaba en el Hipódromo e invitaba al tout Buenos Aires.

Su cumpleaños número 46, el último. Hacía cuatro años que festejaba en el Hipódromo e invitaba al tout Buenos Aires.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig