El sueño, el esfuerzo y el éxito – GENTE Online
 

El sueño, el esfuerzo y el éxito

Bandana brilla en el firmamento del pop nacional. Luego de tres meses de gestación en el seno de
Popstars y con tan sólo seis meses de vida. El fenómeno parece ajeno a la crisis económica argentina -pesificación, inflación, corralito…- y se manifiesta a través de números contundentes: 160 mil copias vendidas de su álbum debut y un récord de 41 presentaciones en el teatro
Gran Rex (N. de la R.: Superaron incluso a Sandro, que había alcanzado la marca de 40 funciones con su espectáculo
El hombre de la rosa). Toda la Argentina vive una suerte de bandanamanía. El furor se hace evidente entre las más chicas, que ya adoptaron la moda de cubrir su cabeza con un pañuelo al igual que sus ídolas. Hoy Bandana se presenta en la ciudad de Córdoba. El show está por comenzar. Otra vez…

Pero Bandana es mucho más que éxito, cifras arrasadoras, multitudes, brillo. Es, además, un claro mensaje protagonizado por la esperanza. Es, de algún modo, la confirmación de ese proverbio, favorito de los pioneros, que dice Querer es poder. Porque Bandana, a diferencia de otros mundos, lejos de ser una puerta cerrada y hermética, es un camino posible y abierto a los sueños. Su mensaje es tan simple como bello: si alguien quiere ser Bandana… puede serlo. No, claro, con un toque de varita mágica. Pero sí con ganas, esfuerzo y confianza en que alguien reconocerá su talento y le dará la alternativa: ese momento supremo en que el aspirante a pisar la arena se convierte en matador. Quizás una futura chica Bandana esté hoy en la platea. Pero no para siempre. Porque entre esa butaca y el escenario no hay un abismo insalvable: hay un trecho arduo, pero está al alcance de la mano… 

RADIOGRAFIA BANDANA. Virginia -rubia exquisita- es todo glamour. Y también corrección. Durante las entrevistas es capaz de soltar frases tales como:
"Con tanto trabajo, no tenemos oportunidad de entablar ninguna relación social fuera del ámbito del
grupo
". Ivonne impone presencia. Y con sus 17 años ostenta un verdadero lomazo. Habla con una dulce cadencia colombiana:
"No somos divas. Si alguna tiene una actitud que no cuadra, siempre aparece otra para ponerla en su
lugar
", asegura. Valeria refleja dulzura y simpatía. Aunque reconoce que tiene un humor cambiante.
"No estamos en el papel de estrellas, sino que disfrutamos y agradecemos lo que nos toca
vivir
", repite toda vez. Lissa transmite energía: sus coreografías son las mejor logradas. Y tiene una capacidad camaleónica inaudita: bajo el escenario actúa
"como un pibe más" y es incapaz de componer una frase sin incluir la palabra
"chabón", mientras que durante los shows aparece encantadora. Hasta frágil, podría decirse. Lourdes posee una voz y una personalidad arrolladoras. Y no tiene pudor en declararse ante cámaras admiradora de Ricardo Bochini. Su talento hizo escuela en el Teatro Colón (cinco años) y hoy lo demuestra en cada espectáculo de Bandana.
"Es increíble. De golpe estamos jugando en primera", concluye.

Valeria, Virginia, Ivonne, Lissa y Lourdes sobre el escenario del Pajas Blancas Center en Córdoba. No somos divas, sólo nos animamos a concretar nuestro sueño", aseguran.">

Valeria, Virginia, Ivonne, Lissa y Lourdes sobre el escenario del Pajas Blancas Center en Córdoba. "No somos divas, sólo nos animamos a concretar nuestro sueño", aseguran.

Las chicas dejan todo en cada presentación. Al bajar del escenario, son asistidas como verdaderas diosas del pop .

Las chicas dejan todo en cada presentación. Al bajar del escenario, son asistidas como verdaderas diosas del pop .

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig