El sol del 25 asomó en Rosario – GENTE Online
 

El sol del 25 asomó en Rosario

No hubo banderas políticas: todo fue celeste y blanco. El dirigente rural Alfredo De Angeli sumó una franja roja a su escarapela –la bandera de su provincia, Entre Ríos–“para resaltar el espíritu federal de la fiesta”, dijo. Tampoco hubo insultos. Lo más ofensivo fue un cantito popular, muchas veces repetido: “Para Cristina que lo mira por tevé”. Sólo fueron invitados “oficialmente” los veinticuatro gobernadores provinciales. Pero el único que acudió a la cita fue el puntano Alberto Rodríguez Saá. El resto de los políticos y dirigentes sociales que se quisieron sumar a la convocatoria fueron bien recibidos, aunque a ninguno se le permitió trepar al palco.

Así fue como quedaron, al pie del escenario y en una misma línea, Francisco de Narváez y Raúl Castells. Lilita Carrió prefirió mirar todo desde el fondo, en una de las escalinatas del Monumento a la Bandera. Hubo personas de tantos colores que Luis D’Elía se sorprendería. Incluso Darwina Galicchio, Abuela de Plaza de Mayo, con su pañuelo blanco en la platea. La cuenta final, consensuada entre la Policía de la provincia y los organizadores, arrojó un resultado demoledor: 300 mil asistentes. Nadie esperaba semejante multitud, ni siquiera los más optimistas. Por las dudas, unos salteños, en primera fila, mostraban un cartel: “No nos pagaron para venir”. Al final del día, no se registraron incidentes. Nadie le pegó a nadie, y tampoco se dañó el patrimonio público.

PALABRAS CRUZADAS. El mediático Alfredo De Angeli abrió el acto. Habló en nombre de los autoconvocados, los productores que no responden a ninguna organización sectorial. Y reveló los pasos a seguir: “Si el conflicto no se soluciona el lunes, el martes volvemos a cortar las rutas. Muchos creen que nosotros empujamos a las bases para que corten las rutas… ¡Al contrario, nos cuesta mucho esfuerzo contenerlos!”. Luego fue el turno de Fernando Gioino, presidente de Coninagro, quien sostuvo un discurso moderado y no descartó mantener las retenciones móviles para la soja. “Pero hay que variar la curva y eliminarlas en trigo”, definió. Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales fijó posiciones políticas: “No somos la Unión Democrática, ni la pareja de gobernantes son Perón y Evita”. Después Luciano Miguens, de la Sociedad Rural Argentina, reveló parte de la propuesta del campo. Y puso plazos precisos: “No hay margen para mezquindad política”. El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de Eduardo Buzzi. El presidente de la Federación Agraria, vecino de Rosario, insistió en la postura dialoguista de la Comisión de Enlace: “Si pegábamos el portazo que ellos querían, el país se prendía fuego”, dijo. Cada tanto, entre oradores, se repetía el grito de “¡Viva la patria!”.

TODO ES HISTORIA. Cada uno de los dirigentes hizo referencia al cumpleaños de la Patria. De Angeli recordó que el 25 de mayo fue, históricamente, fecha de siembra del trigo. Y Buzzi evocó también un nuevo aniversario de la muerte de Arturo Jauretche, uno de los más conspicuos intelectuales peronistas. Luego, bajo el escenario, dijo lo que muchos pensaban: “Estoy muy emocionado por la respuesta del pueblo. Estamos escribiendo una página importante en la historia. Asumimos la responsabilidad, y es por ello que siempre buscamos sumar cordura en la discusión”. Entonces, los cuatro dirigentes intentaban encontrar la mejor forma de sacar el máximo provecho a semejante convocatoria. Poco se habló de lo que ocurría en Salta, de la celebración oficial con menos de 100 mil asistentes, pese a los 700 micros que alistó Luis D’Elía.

Los dirigentes rurales reconocen que la discusión superó lo estrictamente sectorial. Además de las retenciones, hoy buscan una mejor distribución de la riqueza. “Para que los gobiernos provinciales y municipales no tengan que arrodillarse ante la caja de Casa Rosada”, insisten. Y desde el Gobierno dicen que las retenciones se volvieron móviles “para que los productos básicos estén al alcance de todos los argentinos”, aseguran.

La solución debe llegar pronto. Porque ninguna de las dos partes sabe cómo seguir. Desde el campo dicen que no van a aflojar. Pero los dirigentes son conscientes de que la única salida posible está en la mesa de negociación. Y la Presidenta grita que tiene aguante. Aunque también sabe que la pelea debilita su gestión: no pudo anunciar a término su promovido Plan del Bicentenario...

El acto, desde lo más alto del Monumento a la Bandera. Hubo 300 mil personas en tierra rosarina. Además de un helicóptero de Gualeguay, una avioneta de “aviadores agrarios” y una docena de lanchas.

El acto, desde lo más alto del Monumento a la Bandera. Hubo 300 mil personas en tierra rosarina. Además de un helicóptero de Gualeguay, una avioneta de “aviadores agrarios” y una docena de lanchas.

Luciano Miguens, Eduardo Buzzi, Mario Llambías y Fernando Gioino, los presidentes de las cuatro entidades del campo, saludan a la multitud en el cierre de un acto histórico.

Luciano Miguens, Eduardo Buzzi, Mario Llambías y Fernando Gioino, los presidentes de las cuatro entidades del campo, saludan a la multitud en el cierre de un acto histórico.

Lilita Carrió observó el acto desde lejos, en una de las escalinatas del Monumento a la Bandera.

Lilita Carrió observó el acto desde lejos, en una de las escalinatas del Monumento a la Bandera.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig