¿El programa rompe parejas? – GENTE Online
 

¿El programa rompe parejas?

Uncategorized
Uncategorized

PAMELA DAVID
Dejó al arquitecto.
Llevaba años junto al arquitecto Rodrigo Fernández. "Sí, es celoso, pero mi novio sabe que me gusta lo que
hago
", se excusó cuando comenzó a exhibir frente a cámaras sus infartantes
curvas. A los quince días de empezar con las grabaciones, la santiagueña le puso
punto final a la relación y, al poco tiempo, volvió con un ex, Diego Díaz. Hoy
está sola.

PAMPITA
Se divorció.

La misma semana que terminaba con las grabaciones de
Doble vida
, dio por terminado su matrimonio de casi tres años con Martín
Barrantes (34, modelo, empresario y polista). El martes 26 de julio él sacó
todas sus cosas de la casa que alquilaban en Del Viso. Hoy mantiene una relación
con el actor chileno Benjamín Vicuña.

AGUSTINA LECOUNA

En crisis.

Se casó hace dos años y medio. Pasó por el civil y
la iglesia y lo festejó con una súper fiesta. Su amor por el banquero Tomás
Sánchez Córdoba parecía ser eterno. Hoy, a un mes de terminar su trabajo para la
tira de América, reconoce que su matrimonio atraviesa una fuerte crisis. "Ni
yo sé qué puede llegar a pasar
", admite.

JUANITA VIALE

Cambió uruguayo por chileno.

Durante el verano esteño había
empezado un nuevo affaire. El hombre era empresario, uruguayo, y moría de
amor por la nieta de Mirtha. No bien la niña rebelde firmó contrato con
Endemol,
lo dejó. Se había enamorado, casi a primera vista, de un compañero
de elenco: el actor chileno Manguera Valenzuela. Hasta hoy, siguen juntos.

ROMINA RICCI

Terminó con Fito.

Conoció a Páez a finales del 2002 en la disco
Tequila, y ese mismo verano se fue con él a Punta del Este. El año pasado
tuvieron una hija, Margarita. Su crisis de pareja coincidió con el comienzo de
sus escenas calientes en la tevé. En julio ambos reconocieron la separación. Hoy
viven en casas separadas, pero dicen que -a veces- duermen juntos.

Dicen que una extraña maldición (o bendición, quién sabe) se apoderó de las protagonistas más jóvenes de la tira.

Dicen que una extraña maldición (o bendición, quién sabe) se apoderó de las protagonistas más jóvenes de la tira.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig