El polémico regreso de la banda de Cromañón – GENTE Online
 

El polémico regreso de la banda de Cromañón

"Lo de Callejeros no es clandestino, es improvisado. Tengo que rechazar la idea de clandestinidad, porque la banda no ocultó su rostro y estuvo a la luz de todos”. El lunes 31, tres días después del shock que provocó la actuación de la banda en Córdoba, su abogado, Eduardo Guarna, intentaba explicar la actitud de sus defendidos, que el viernes tocaron 13 temas desde las 23.05 en Palm Beach, un pub en el barrio del Abasto, sobre el río Suquía, junto a varios boliches cuarteteros. Ese mismo día se supo que la Cámara del Crimen (integrada por Gustavo Bruzzone, María Laura Garrigós de Rébori y Rodolfo Pociello Argerich) había rechazado, una semana antes, el pedido para que el procesamiento contra los integrantes de la banda no fuera por “estrago doloso seguido de muerte”, que contempla penas de hasta 20 años de cárcel. Igual que Omar Chabán. Pero el empresario está preso. Y Callejeros puede seguir tocando.

THE SHOW MUST GO ON. En Córdoba, el grupo anunciado era La 66, que filmaría un video clip con público. Entre las sombras aguardaba la gran sorpresa. El baterista Edu Vázquez ya había llegado, junto a su mujer, en taxi. Patricio Santos Fontanet, en su auto. No bien terminaron los acordes del clásico rocanrol Ruta 66, el Largo Juárez, bajista de la banda cordobesa, gritó la palabra mágica: “¡Callejeros!”. Y el recital de la banda de Villa Celina abrió con Los invisibles, un homenaje a sus seguidores.

Sin embargo, la “actuación sorpresiva” no fue tal. El organizador del recital, José Palazzo, es el mismo que lleva adelante Cosquín Rock, y quien intentó que la banda de Fontanet se presentara en Villa María y la Comuna San Roque tras el fallido recital de Tucumán, fracasando en ambas ocasiones. “Ellos estaban acá porque vienen seguido a Córdoba –le contó Palazzo a GENTE–. Es más, tengo entendido que la esposa y el hijito de Edu Vázquez, el baterista, viven en nuestra provincia. El rumor era que iban a tocar en La Esquina del Abasto, invitados por Los Guasones (una banda platense), pero el viernes, a las siete de la tarde, uno de los chicos de La 66 me dijo que los habían invitado. A las ocho me reuní con Callejeros en mi productora, Nueva Tribu, y arreglamos que tocarían. Ahí decidí reforzar la seguridad, todo…”.

El boca a boca hizo el resto, y a la medianoche, con la entrada a 10 pesos –de los que Palazzo jura que “Callejeros no cobró un centavo”–, unas 700 personas ya estaban en el boliche, que tiene capacidad para 900. A diferencia de las presentaciones del 6 y el 15 de julio –cuando tocaron en El Teatro de Flores invitados por Jóvenes Pordioseros, y en Pilar, llamados por Hermanos de la Calle–, el carácter casi oficial del regreso lo marcó el importante marco de seguridad que rodeó al show, inusual para una banda local. Al finalizar, el comisario inspector Osvaldo Foli indicó que diez personas habían sido detenidas, la mayoría por ebriedad.

José Segura, vocero de la Intendencia cordobesa, le dijo a GENTE que “como Municipalidad, fuimos a chequear que el local, que tiene su habilitación en regla, estuviera en buenas condiciones de seguridad, y a buscar una planilla de taquilla, que luego se cruza en SADAIC y otras entidades, en la cual se consigna qué grupos tocan esa noche. La picardía que cometió Palazzo fue que, en la planilla, sólo indicó que tocaría La 66. Por eso fue multado. Por eso, vale aclarar, no hay una multa a Callejeros, sino al organizador del espectáculo”.

–¿Y si una banda no figura en esa planilla que tiene la Municipalidad, no pueden suspender el recital?
–No. No tenemos poder de policía. Sí está contemplada, ante esa infracción, una multa.

Para el abogado Guarna, “mientras bandas amigas los inviten, van a ir corriendo. Esto es así porque cada vez que anunciaron un show, recibieron amenazas de muerte. Fontanet las recibe todas las semanas. No es lo deseable. Lo mejor sería hacer un recital propio…”.

Como siempre lo hace desde las esporádicas vueltas de la banda, Daniel Cardell, el escenógrafo del grupo, filmó todo. También a Patricio Santos Fontanet, eufórico, cuando terminó el recital, a los cabezazos, contra los platillos de Edu Vázquez, el baterista. El primero completo desde la tragedia de Cromañón.

Pato Fontanet, junto al guitarrista Elio Delgado, el baterista Edu Vázquez y el bajista Cristian Torrejón.

Pato Fontanet, junto al guitarrista Elio Delgado, el baterista Edu Vázquez y el bajista Cristian Torrejón.

De fondo, el telón de La 66, la banda cordobesa que los invitó a tocar ante 700 cordobeses.

De fondo, el telón de La 66, la banda cordobesa que los invitó a tocar ante 700 cordobeses.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig