El país en riesgo – GENTE Online
 

El país en riesgo

Lunes 16 de julio en la Argentina, el día siguiente del discurso presidencial. Sorprende la temperatura, 21 grados en pleno invierno. Sorprende tanto como el tono del mensaje dominical de Fernando de la Rúa, convencido como nunca -aunque un poco tarde, quizá- de que el déficit cero es
"la salida segura... la única salida". Tanto como su decisión de jugar fuerte a favor de Domingo Cavallo -con quién se encerró a delinear el futuro tras los discursos en una oficina vecina al quincho de Olivos-, a despecho de Raúl Alfonsín y la
UCR.

Cuando promedia el comienzo de la semana, sin embargo, el clima está caliente. Muy caliente.

El tensiómetro que mide el riesgo país es implacable: 1629 puntos. A esa sobretasa, ni soñar con financiamiento. La Bolsa vuelve a caer: 1,55 por ciento. Rafael Pascual, el presidente de uno de los principales focos de la infección del gasto político -la Cámara de Diputados-, le echa nafta al fuego:
"Los mercados son como los burreros que tienen una fija. Los entendidos con los que hablo nunca aciertan, y después lo hacen con
explicaciones"
. "Les hablé con el corazón y me respondieron con el
bolsillo"
, había dicho Juan Carlos Pugliese poco antes de la huida alfonsinista en 1989. Aquella dura lección parece que no fue suficiente.

Los gobernadores justicialistas, al cierre de esta edición, deciden adherir al meneado
Compromiso por la Independencia -tal la etiqueta que el Gobierno le otorgó al documento-, a cambio de recibir el pago atrasado de la coparticipación. Un vocero gubernamental le grafica a
GENTE la sangre que costaron esas firmas: "Es una extorsión". El más duro es Carlos Ruckauf, al que le deben 130 millones de pesos: insiste varias veces con que
"Cavallo miente", y que "Cavallo, o quien lo reemplace, debe cumplir con el
pacto…"
. El superministro se refugia en los banqueros para lograr un punto de apoyo y manejar la economía. Para colmo, las señales que dan los senadores justicialistas indican que, si fuese por ellos, las medidas no pasarán en la Cámara Alta.

Desde la Alianza no parten flores; el conglomerado UCR-Frepaso se convierte, cada vez más con mayor claridad, en la nueva oposición. Todavía duelen en los oídos radicales las palabras de Fernando de la Rúa, cuando sin nombrarlo clavó una flecha certera en la figura de Alfonsín
("ajustar es devaluar y generar inflación, y que el sueldo de los trabajadores se les escurra de las manos antes de llegar a fin de mes. Tengamos
memoria…"
). Pero los radicales díscolos se hicieron oír pronto. Leopoldo Moreau, un clásico confrontador con el gobierno, que controla la
UCR bonaerense, fue el primero. Pidió "un llamado a la unidad pero no para hacer un ajuste; hay que llamar a la unidad para cambiar el
modelo"
. El más violento fue el gobernador de San Juan, Alfredo Avelín, que en la noche del domingo… ¡estuvo en la foto de apoyo a las medidas junto a De la Rúa!:
"La Alianza está hecha repelota (SIC)… Lo apoyo al presidente porque es un hombre bueno, pero eso no
alcanza"
. Y continuó sus exabruptos con Cavallo como destinatario: "Le dije que era el jefe de la
mafia"
.

Veinticuatro horas antes, Chrystian Colombo, el hombre que hoy maneja el gobierno, tenía casi abrochado el mismo acuerdo que se firmará el martes con los gobernadores justicialistas. Pero se perdieron 48 horas porque Cavallo -nervioso quizá por los penosos episodios de la boda de su hija- entró hecho una furia y le exigió al Jefe de Gabinete que no le diera un peso a las provincias.
"La administración de Buenos Aires es un desastre", se la agarró con Ruckauf.
"Me deben plata… No me mandaron la guita", replicó el bonaerense. Cuando la discusión llegó al clímax, Ruckauf dio un portazo:
"No vine acá para soportar agravios". Cuando se fue, Cavallo se tomó un
Valium. Colombo, desesperado por la oportunidad perdida, le espetó: "Lo tendrías que haber tomado
antes"
.
La fallida reunión terminó con otra frase "memorable", esta vez, según el santacruceño Néstor Kirchner, a cargo de Colombo.

por Hugo Martin (hmartin@atlantida.com.ar)
con Miguel Braillard (mbraillar@atlantida.com.ar)
y Sergio Oviedo
fotos: Alejandro Carra, Leandro Montini, Fernando Arias, Matías Campaya y Agencia InfosicEl miércoles 11, a las diez de la noche,  el presidente De la Rúa anunció un severo plan de reducción de gastos que afectará al sector público y a buena parte de los jubilados. El domingo 15 volvió a hablarle al país. Dijo que para el gobierno había sido muy difícil tomar esta decisión, pero que era la única salida a la grave crisis económica.

El miércoles 11, a las diez de la noche, el presidente De la Rúa anunció un severo plan de reducción de gastos que afectará al sector público y a buena parte de los jubilados. El domingo 15 volvió a hablarle al país. Dijo que para el gobierno había sido muy difícil tomar esta decisión, pero que era la única salida a la grave crisis económica.

El ministro Cavallo y el vicejefe de gabinete Armando Caro Figueroa siguen con gesto serio el mensaje que el Presidente dio el domingo por la noche desde Olivos.

El ministro Cavallo y el vicejefe de gabinete Armando Caro Figueroa siguen con gesto serio el mensaje que el Presidente dio el domingo por la noche desde Olivos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig