El padre de El Señor de los Anillos – GENTE Online
 

El padre de El Señor de los Anillos

Uncategorized
Uncategorized

"El hombre de Illinois no ha puesto sólo su genio en estas inquietantes historias; también el largo tedio de sus domingos
americanos
".
(Jorge Luis Borges en el prólogo de Crónicas marcianas, de Ray Bradbury)

Buen consejero, el tedio. Julio Verne, que viajó De la Tierra a la Luna, navegó
Veinte mil millas de viaje submarino, voló Cinco semanas en globo, encontró enormes insectos en su
Viaje al centro de la Tierra y supo de La isla misteriosa, jamás se movió de su casa suburbana, la penumbra de su escritorio, su módico jardín. Y John Ronald Reuel Tolkien (1892-1973), profesor de Lengua y Literatura inglesas en la
Oxford University, acaso harto del mismo birrete y la misma toga y las mismas aulas, urdió un mundo fantástico (la
Tierra Media) y lo grabó a pluma y fuego en seiscientas páginas, tres tomos y tres títulos
-La Comunidad del Anillo, Las dos torres y El retorno del rey- que llegaron, más que a éxito, a mito. Un mito que tiene como nombre genérico
El Señor de los Anillos, y que empieza así…

"Tres anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo. Siete para los Señores Enanos en casas de piedra. Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir. Uno para el Señor Oscuro sobre el trono oscuro en la Tierra de Morodor donde se extienden las
Sombras
."

TOLKIEN ANTES. Si J.R.R. Tolkien (así firmaba) se hubiera quedado en la violenta Sudáfrica blancos versus negros donde nació (ciudad: Bloemfontein) o hubiera seguido la carrera militar (fue riflero de Su Majestad en la Primera Guerra Mundial, peleó en la batalla de Somme, casi muere de fiebre de trinchera), tal vez El Señor de los Anillos habría expirado antes de nacer. En uno de sus últimos reportajes, lo explicó así:
"Una vida de acción era capaz de matar mi literatura. Pero, a principios de los años 30, mientras hacía mi tedioso trabajo de corregir exámenes, apareció entre ellos una hoja en blanco, que es una bendición, un descanso, un recreo para los que corrigen exámenes. Di vuelta esa hoja y escribí en ese reverso: 'En un agujero en el suelo vivía un Hobbit'.
No tenía idea de lo que era un Hobbit. Tal vez, vagamente, una pequeña criatura. Pensé que era un buen comienzo para un libro dedicado a mis hijos, y empecé a
escribir…
". 

EL FENOMENO. Veinte años después, la trilogía estaba terminada, pero tardó en abrirse paso. Recién en los 60 fue piedra de toque para los jóvenes (sobre todo para los hippies), y en el umbral de los 70 explotó con furia y ya no se detuvo: libro de culto, decenas de ediciones, millones de ejemplares, traducción a un centenar de idiomas, una película de dibujos animados (1978, dirección de Ralph Bakshi), clubes de admiradores y hasta sociedades dedicadas al estudio de la obra en veinticinco países. 

El profesor Tolkien en su madurez, cuando ya había terminado la trilogía y (para su asombro) se convertía en libro de culto y generaba en 25 países  sociedades dedicadas al estudio de los personajes, su lenguaje y sus peripecias.

El profesor Tolkien en su madurez, cuando ya había terminado la trilogía y (para su asombro) se convertía en libro de culto y generaba en 25 países sociedades dedicadas al estudio de los personajes, su lenguaje y sus peripecias.

El rey, la princesa y el joven héroe según la versión cinematográfica que -se anticipa- puede batir todos los récords mundiales de taquilla.

El rey, la princesa y el joven héroe según la versión cinematográfica que -se anticipa- puede batir todos los récords mundiales de taquilla.

Los personajes de <i>El Señor de los Anillos</i> según la versión fílmica del director Peter Jackson, rodada en Nueva Zelanda y candidata a batir todos los récords de recaudación. La historia tiene un nudo central: la batalla entre el Bien y el Mal por la posesión de un anillo mágico que hace invisible a su dueño.

Los personajes de El Señor de los Anillos según la versión fílmica del director Peter Jackson, rodada en Nueva Zelanda y candidata a batir todos los récords de recaudación. La historia tiene un nudo central: la batalla entre el Bien y el Mal por la posesión de un anillo mágico que hace invisible a su dueño.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig