“El mosquito ya no se puede erradicar del país, sólo controlar” – GENTE Online
 

“El mosquito ya no se puede erradicar del país, sólo controlar”

El dengue llegó para quedarse”, asumió la semana pasada la ministra de Salud, Graciela Ocaña. El número de casos denunciados, que crece día tras día, así lo confirma. Al cierre de esta edición, las autoridades nacionales informaban un total de 10.727 casos autóctonos y 714 importados (349 confirmados y 365 sospechosos) en todo el país y la enfermedad avanzaba en el área metropolitana. Mientras las autoridades porteñas y bonaerenses esperaban la confirmación de posibles casos autóctonos, la provincia de Córdoba decretaba la emergencia sanitaria y Chaco estudiaba la existencia de dos nuevas muertes por el brote de la enfermedad. Antes de viajar a Chaco, Corrientes y Catamarca junto a la ministra Ocaña para supervisar las tareas de prevención en esas provincias, el director de Prevención de Enfermedades y Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación, Hugo Fernández, le explicó a GENTE la situación en el país y en América latina.

–¿Por qué, si esta enfermedad había sido erradicada, se presenta nuevamente un número tan grande de casos?
–En toda la región hay un aumento de casos, que se refleja en nuestro país principalmente en el Norte. Este año hubo una gran circulación de personas entre Bolivia, que tiene más de 50 mil casos notificados, y el NOA. Eso determinó una circulación viral que se esparció por varias provincias. Y ahora tenemos provincias como Catamarca, Jujuy, Chaco y Salta, con una importante presencia del virus. Obviamente, las condiciones climáticas de temperatura y humedad, y la presencia del vector, hicieron que se expandiera a otras jurisdicciones que no habían tenido brotes en años anteriores. Ahora Tucumán también está reportando casos, por ejemplo.

–¿Hay alguna condición que facilite este desarrollo?
–Hay referencias de brote en Argentina en el año 1900. Posteriormente se erradicó, y a partir de los 80’ se inició la recolonización del vector en toda América; para esa fecha ingresó a la Argentina. Además, hay hechos concretos, como la proliferación de envases y cubiertas descartables, que generan condiciones muy favorables para los criaderos de mosquitos. Por eso no se puede hablar de erradicación del mosquito, sólo de control.

–¿Se puede decir que falló la prevención?
–Tenemos dos factores fundamentales: el aumento en la circulación regional y un método de control difícil de llevar adelante. Para terminar con el dengue, el elemento principal es la participación comunitaria y la eliminación de los criaderos. Indudablemente, no se logró interrumpir la propagación del mosquito.

–¿Se puede trasladar a la Argentina el modelo utilizado en países que pudieron controlar el brote?
–La metodología de trabajo es la misma en todos lados. Lo que varía es la capacidad o diversidad que tenemos para afrontar esa situación… No es fácil.

–Por ejemplo, en Charata no hay agua corriente. ¿Se le puede exigir a la gente que no acumule agua?
–Lamentablemente, ése es un factor importante. Pero aun en esa situación se pueden tomar medidas para disminuir los criaderos de mosquitos. Esos mismos tanques, si se los tapara, representarían un riesgo mucho más bajo.

–Es llamativo que Formosa, limitando con Chaco y Paraguay, no tenga casos reportados. ¿La provincia supo prevenir?
–Estamos siguiendo su evolución. Pero tengamos en cuenta que esta vez no fue Paraguay el foco de diseminación, sino Bolivia. También es cierto que Formosa ya tuvo su brote, y lleva a cabo importantes actividades de control. Otra provincia que no presenta casos es Misiones que, con el tema de la fiebre amarilla, puso en marcha muchos mecanismos de control.

–¿Está reconociendo que si se hubiera puesto en marcha un sistema de control –como hicieron esas provincias– podría haberse evitado la epidemia?
–En la Argentina cada provincia es diferente. Hay muchos factores culturales a tener en cuenta… No es sencillo. Con la situación que tenemos hoy, la capacitación y la participación comunitaria para eliminar los criaderos deberá ser mucho mayor que en años anteriores. Debemos trabajar para que la próxima temporada nos encuentre en mejores condiciones, con probabilidad baja de tener criaderos en el Norte y Centro del país.

–¿Cuál es, hasta el momento, la situación en Capital y Gran Buenos Aires?
–Por ahora tenemos casos de personas que se infectaron en áreas de circulación viral: el Norte argentino y Bolivia. Estamos trabajando en acciones que impidan la transmisión autóctona del dengue aunque, obviamente, al estar el mosquito en la región, y al haber circulación viral, también existe la probabilidad de que haya algún caso autóctono.

–La ministra Graciela Ocaña dijo que el dengue llegó para quedarse…
–Es así. Actualmente es uno de los temas prioritarios en salud pública, por su rápida expansión, y por la probabilidad de que haya una variedad más grave. Lamentablemente, todavía no existe vacuna. Se está desarrollando, está en fase de investigación, pero es un proceso complejo, que seguramente llevará un tiempo más de trabajo. Por ahora, aunque suene insistente con el tema, lo único que se puede hacer es el descacharrado que contribuya a eliminar los criaderos… Hugo Fernández, director de Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud de  la Nación.

Hugo Fernández, director de Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud de la Nación.

La ministra de Salud, Graciela Ocaña, viajó el jueves 9 a las zonas más afectadas. En Chaco, la acompañaron el gobernador Capitanich y su esposa, la ministra de Salud, Sandra Mendoza.

La ministra de Salud, Graciela Ocaña, viajó el jueves 9 a las zonas más afectadas. En Chaco, la acompañaron el gobernador Capitanich y su esposa, la ministra de Salud, Sandra Mendoza.

Mientras el Ministerio de Salud de la Nación reportó el lunes 13 la presencia de 10.727 casos autóctonos confirmados (54 de ellos en la Ciudad de Buenos Aires y 41 en el Gran Buenos Aires), la organización Médicos del Mundo aumentó la preocupación.

Mientras el Ministerio de Salud de la Nación reportó el lunes 13 la presencia de 10.727 casos autóctonos confirmados (54 de ellos en la Ciudad de Buenos Aires y 41 en el Gran Buenos Aires), la organización Médicos del Mundo aumentó la preocupación.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig