“El milagro de cumplir un año más se llama Dalma y Gianinna” – GENTE Online
 

“El milagro de cumplir un año más se llama Dalma y Gianinna”

Uncategorized
Uncategorized

"¿Sabés? Este año había pensado que no iba a hacer fiesta de cumpleaños. Viajaba a Honduras y El Salvador para jugar los partidos de showbol, volvía el domingo a la tarde con escala en Perú y no había tiempo de nada. Total, el año pasado, cuando cumplí los 45, me habían hecho la gran fiesta. Pero Gianinna me encaró: ‘Papá, un año más y todos juntos… ¿no te parece motivo suficiente para festejar?’. Y me golpeó el cuore. Ella y Dalmita me hicieron sentir que era importante dar las gracias, junto a mis seres queridos, por estos 46 años. Y me sacó el sí, como siempre”.

Diego sonríe y sus ojos se humedecen. “El milagro de cumplir un año más se llama Dalma y Gianinna. Yo lo sé mejor que nadie, porque ellas me salvaron la vida”, confía emocionado. A su alrededor, la fiesta está que arde. Cumbia, cuarteto, rock nacional y Don Diego en el centro de la pista bailando con Claudia. Y Doña Tota sentada en el living blanco y cuidado que se montó para esta noche, al lado de sus hermanas Lili y Mary. Y Fernando Molina, el novio de Dalma, conversando con Fernando Gago. Y Rodrigo Palacio brindando con Lalo Maradona. Y, Kity y Ana, sus otras hermanas, del brazo de Ricardo Darín y Sergio Goycochea a plena cumbia. Y Guillermo y Marynés Francella en un rincón, con Martín Palermo y su mujer, Lorena Barrichi. Y el periodista Marcelo Palacio con el doctor Alfredo Cahe, probando las ancas de rana, el bocado preferido de Diego. Y Daniel Arcucci, periodista y autor del libro Yo soy el Diez, tomando una cerveza con Andy Kusnetzoff. Y Juanse y el Zorrito Von Quintiero, de Los Ratones Paranoicos, junto a Andrés Ciro, de Los Piojos, preparando sus guitarras para hacer una zapada en la madrugada. “Y todos los que quiero y están en mi corazón, ni uno más”, finaliza Diego. Y pega un brinco, me invita a bailar y me dice: “Esta es una noche de fiesta. Yo soy el Diez, pero todos los que vinieron hoy para mí son los Número Uno”. Y, habano Cohiba en mano, empieza a bailar como los dioses. ¿Como qué otra cosa podía hacerlo él?

Record total. El martes, antes de subir al avión, sus hijas le arrancaron el “sí” para la fiesta. Y Claudia, que ya hace más de un año armó su propia empresa de organización de eventos (Plan V, por Villafañe, claro) junto a Cecilia Ergueta y Franco Giorgiutti, ex productores de La noche del Diez, dijo con humor: “Tenemos cuatro días para hacer todo. Si llegamos, entramos al libro Guiness de los records”. Lo primero: ¿qué idea le ponemos a la fiesta? En una reunión en la cocina del triplex de Devoto, surgió la consigna: “4+16=10. Vamos a copiar la firma de Diego (que siempre la hace poniendo el 10 entre paréntesis debajo de su nombre) y vamos a pintar toda una pared que diga: Feliz Cumple, Diego (4+6). Y a partir de ahí, todo tiene que ser esa noche diez, como lo es él”. El lugar: el estudio de Gaby Herbstein, bien ubicado en Palermo y libre para alquilar el domingo 29. “Pero tenemos que sorprenderlo, que su cumple tenga magia”, sugirió Claudia. Y cuatro días después, llegó la magia.

Sorpresa. A las diez en punto empezaron a llegar los poco más de doscientos invitados. La gente de seguridad de Marcelo Fernández se encargaba de controlar (y frenar a los curiosos) la entrada la fiesta. Y para que todo fuera más fácil, puso a disposición un servicio exclusivo de valet parking. “A la bruja no se le escapa ni un detalle”, diría luego Diego. Hasta las doce de la noche, mientras se esperaba la llegada del 30 de octubre (la fecha del cumple), los saludos y primeros bocaditos y pinchos del catering Gauri, el que siempre elige Maradona para sus fiestas, se servían en las terrazas, el hall central y la mitad del estudio fotográfico, ya que la otra mitad estaba tapada con una pantalla gigante que simulaba una pared. La sorpresa que había preparado Plan V fue perfecta. A las 23.58 se bajaron las luces, la música arrancó a full y la pantalla-pared comenzó a levantarse lentamente. Los artistas del Teatro Sanitario de Operaciones (TSO), un grupo que realiza puestas en el aire fuertes y originales, colgados de telas de colores comenzaron a descubrir, entre tiras kilométricas de papel, el infinito del estudio pintado como si fuese un amanecer y sobre la pared principal la inscripción: Feliz Cumple (4+6). En el medio del salón aparecía la gigantesca torta de chocolate, elegida por Claudia (rellena con una capa de dulce de leche y nuez, otra de frutillas con crema y cubierta de merengue italiano). Diego no pudo disimular su sorpresa, y cuando comenzó a caminar con sus hijas hacia el centro del estudio, una bailarina se deslizó desde el techo sobre la torta y encendió la velita. A coro, sus amigos cantaron el Feliz cumpleaños. Mientras los morteros de Júpiter lanzaban miles de papelitos plateados, los tres se abrazaron entre lágrimas.

Deseos. Pedí tres deseos, pero ninguno para mí. Dios me ha dado mucho más de lo que un hombre puede soñar. Todo lo que pido ahora es sólo para las gordas y para mi familia”, confesó más tarde el Diez.

Música y amigos. Después de la emoción empezó el baile. El dj Federico Salomón, que conoce a la perfección los gustos musicales de Diego, había preparado lo mejor de Rodrigo, Gilda, Los Ratones, Los Piojos y toda la cumbia y el rock nacional (“casi nada de música en inglés”, es siempre la consigna del mejor del siglo). Todos los jugadores de Boca, sus amigos Alejo Clerici y Alejandro Mancuso, el Tata Brown, el Goyco, Pablo Codevilla (Adrián Suar no pudo ir porque estaba de viaje), Constancio Vigil (h), Mauricio Macri, sus asistentes Gabriel Buono y Sergio, los periodistas deportivos Tití Fernández, Pablo Vignolo, Marcelo Benedetto, Germán Paoloski, Alejandro Apo, Marcelo Araujo… Por grupos se fueron acomodando en los livings blancos (sillones de Amo mi living) con mesas bajas y centros con yerberas de colores combinadas y botellitas verdes como floreritos. La ambientación que pensó Giorgiutti respondió a la perfección a la consigna de la fiesta: “Intima, familiar, para amigos”.
Riquísimo. Tomás Maisliz, dueño de Gauri, fue quien se encargó en persona de armar las tres islas temáticas: comida argentina, mejicana e italiana. En la mejicana, los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto probaron las fajitas de pollo y lomo elaboradas a la vista con salsas de guacamole, tabasco y crema ácida. En la isla argentina, el Cata Díaz y el Cholo Simeone (su mujer, Carolina, una de las más diosas de la noche junto a Ana Laura Goycochea), conversaron de fútbol mientras comían la pierna de ternera braseada en vino malbec y compartían con Juan Krupoviesa y Gago el pernil de cerdo caramelizado con sidra y miel de caña. Mauricio Macri (sin su novia, María Laura Groba) y Guillermo Francella (junto a Marinés, con un cuerpo que provocó más de una mirada) eligieron la isla italiana y pidieron las pizzas a la piedra elaboradas a la vista.

¡A pintarse la cara! Los sobrinos, primitos y ahijados de Diego también estaban invitados a la fiesta. Para ellos, Claudia contrató animadoras de Fun Fair, y en una guardería armada para los más chiquitos los hicieron jugar, los maquillaron e improvisaron obras de teatro.

Brindis y emoción. A la hora de brindar, cada uno levantó la copa, pero no necesariamente todos de champagne Chandon. Pablo Codevilla prefirió seguir con su malbec (vinos de las Bodegas Lurton), Marcelo Palacio pidió un trago a los barmen de Outlet Bar (caipiroska, el preferido de la noche), los más jóvenes chocaron sus latitas de Speed y los periodistas deportivos se inclinaron por los chops de Quilmes. Entonces Diego tomó el micrófono y llegó la emoción. Dijo, mirando a su madre: “Ella es la primera mujer de mi vida, mi novia eterna. Te debo todo, Tota, y te voy a amar siempre más y más. Y a Claudia también le declaro mi amor, aunque ya no me dé bola. Porque también fue la mujer de mi vida. Y hoy mis hijas son las mujeres de mi vida, mis novias, mis grandes amores. A todas estas mujeres que tanto me han dado les digo gracias. No sé si merezco tanto amor, pero me hacen feliz y le dan vida a mi corazón”.

Más dulce. Cuando ya había pasado el momento del primer dancing, llevaron hasta el centro del salón una gigantesca cascada de chocolate de The Chocolate Fondue. Darín, su mujer Florencia Bas y Dalma fueron los primeros que se tentaron en armar sus brochettes de frutas y sumergirlas en el chocolate caliente. Para los amantes de los helados, Volta montó su barra con los gustos elegidos por Claudia y Diego: mango, dulce de leche con nuez y chocolate con almendras.

Luz, cámara, acción. Claudia no quería perderse ni un detalle de esta noche. Convocó a Horacio Pérez Producciones para que dos cámaras siguieran cada momento “mágico” del cumple. “Me hacen sentir otra vez en la tele”, bromeó Diego. Las fotos exclusivas las tomó Fabián Atilio, el mismo que hizo el álbum de los 15 años de Dalma, que tanto le gustó a la familia.

Look. Diego estaba impecable, con una remera de seda negra de Ona Sáez y un traje especialmente diseñado para él por Tito de Matices. Claudia eligió un espectacular jean de Jeans Makers con tachas en la cintura y en los bolsillos (le hacía un cuerpazo), una remera híper sexy con la espalda descubierta de María Vásquez y sandalias de Ricky Sarkany. Dalma, divina con el pelo enrulado (a las tres las peinó Diego Monttea y las maquilló Mauricio Catarain), se vistió con unas calzas negras de María Cher, zapatos super modernos de Sarkany y un vestidito escotado “que compré en Alemania”. Gianinna, mató. Con un jean de tiro bajo de Jazmín Chebar, “una remera que habla italiano”, y zapatos de Paruolo con plataforma en colorado, lució una figura espectacular.

Regalitos. Gabriela Villafañe, la hermana de Claudia, le eligió una pulsera de plata italiana Morelatto. Goyco, un encendedor de oro grabado: Para Diego, by Goyco. Juanse, un vino con un set de corchos, destapador y etcéteras. El Zorrito, las biografías de Fidel Castro y el Che Guevara. Ricardo Darín y Florencia, una campera de cuero de Etiqueta Negra. Camisas, remeras deportivas, CDs, habanos, zapatillas y un comentario general: “Es difícil comprarle un regalo a Diego. ¡El flaco puede tener lo que quiere, ¿no?”.

Fin de fiesta. A las seis y media de la mañana ya sólo quedaban los muy íntimos, pero la música seguía de fondo. En los livings llegó el momento de la charla: Diego y un millón de anécdotas entre los mates Taragüí, los bizcochitos de grasa, los churros calientes y las mini-tortitas negras que se sirvieron como desayuno. Para cerrar con una confesión: “Cada día aprendo más a disfrutar de verdad, desde el corazón, de la vida”.

Diego frente a la imponente torta de cumpleaños celebra sus 46 en compañía de sus seres más queridos: su mamá, doña Tota, su papá, don Diego, y sus hijas: Gianinna Dinorah y Dalma Nerea.

Diego frente a la imponente torta de cumpleaños celebra sus 46 en compañía de sus seres más queridos: su mamá, doña Tota, su papá, don Diego, y sus hijas: Gianinna Dinorah y Dalma Nerea.

La fiesta se celebró en la productora de moda y publicidad que Gaby Herbstein tiene en Palermo. Y, por supuesto, Diego Maradona fue su principal animador. Cantó y se divirtió durante toda la noche. Acompañado por sus hijas, Dalma y Gianinna, y por Claudia Villafañe, bailó hasta el amanecer. Antes de retirarse, posó para GENTE junto a ídolos de Boca como Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo, Fernando Gago y Rodrigo Palacio. Y tampoco se perdieron la foto Claudia y sus hijas, Dalma y Gianinna, Guillermo Francella y su mujer, Marynés, Sergio Goycochea y su esposa, Ana Laura, y Juanse, líder de Los Ratones Paranoicos y gran amigo del Diez.

La fiesta se celebró en la productora de moda y publicidad que Gaby Herbstein tiene en Palermo. Y, por supuesto, Diego Maradona fue su principal animador. Cantó y se divirtió durante toda la noche. Acompañado por sus hijas, Dalma y Gianinna, y por Claudia Villafañe, bailó hasta el amanecer. Antes de retirarse, posó para GENTE junto a ídolos de Boca como Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo, Fernando Gago y Rodrigo Palacio. Y tampoco se perdieron la foto Claudia y sus hijas, Dalma y Gianinna, Guillermo Francella y su mujer, Marynés, Sergio Goycochea y su esposa, Ana Laura, y Juanse, líder de Los Ratones Paranoicos y gran amigo del Diez.

Juanse, Diego y Ciro, líder de Los Piojos a puro rock, zapando a las 3 y media de la mañana.

Juanse, Diego y Ciro, líder de Los Piojos a puro rock, zapando a las 3 y media de la mañana.

Claudia, Gianinna, Diego y Dalma, inseparables desde siempre, y sus cuatro sonrisas, que van más allá de cualquier festejo. Derecha: Llegadas varias… La del Tata José Luis Brown y su señora; Diego Simeone y Carolina; Fabián Von Quintiero junto a Betina Menditeguy; y Martín Palermo y Lorena. Nadie, desde ex compañeros a músicos y jugadores, quiso fallarle al Diez en su 46º aniversario.

Claudia, Gianinna, Diego y Dalma, inseparables desde siempre, y sus cuatro sonrisas, que van más allá de cualquier festejo. Derecha: Llegadas varias… La del Tata José Luis Brown y su señora; Diego Simeone y Carolina; Fabián Von Quintiero junto a Betina Menditeguy; y Martín Palermo y Lorena. Nadie, desde ex compañeros a músicos y jugadores, quiso fallarle al Diez en su 46º aniversario.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig