«El fiscal se mete con el honor de María Marta porque ella no se puede defender» – GENTE Online
 

"El fiscal se mete con el honor de María Marta porque ella no se puede defender"

John Hurtig -hermanastro de María Marta García Belsunce- fue quien encontró
la bala que la familia tiró al inodoro confundiéndola con un pituto, después de
nueve horas de buscar en el tanque atmosférico. El también fue el primero en
sospechar que no se había tratado de un accidente. Desde noviembre de 2002-lo
confirman en la misma fiscalía-, colaboró en busca del asesino con Diego Molina
Pico, quien hoy lo acusa de encubrir el crímen.

-Hurtig, ¿le causó sorpresa que el fiscal lo incluyera entre los encubridores ?
-Cuando salió el dictamen yo no estaba en Buenos Aires. Lo que más bronca me da
es que el fiscal se haya metido con el honor de María Marta. Era una señora en
todo sentido. ¿Cómo va poner un velo de sospecha sobre María Marta, que además
de ser la víctima era una persona íntegra? ¿Sabés los huevos que tenía? Le
estaría pateando el escritorio. Da impotencia. El tiempo dirá la verdad. Pero la
justicia le va a llegar a Molina Pico.

-¿Qué piensa de la investigación que hizo?
-Tendría que haber investigado todo. Y es patético las vueltas que usa para
llegar a su teoría del narcolavado.

-Deme un ejemplo…
-Para vincular a María Marta con el tema del Cartel de Juárez confundió a un
tipo que vendió un departamento en Quintana al 600. Binello tiene una llamada al
mismo edificio pero no al 13 A sino al 13 B, entonces el fiscal dice que ahí
existe una conexión sólo porque se trata del mismo edificio. ¡Es de locos! Pero
nunca explica a quién llamó, quién vivía allí, de qué se habló. Nada. Investiga
por un anónimo y le da el máximo de credibilidad. En cambio a otras evidencias
no.

-¿Qué otras evidencias?
-Hay una cámara que filmó que (Nicolás) Pachelo (vecino de Carmel del que
sospecha la familia) salió quince minutos después del homicidio. El declaró que
lo había hecho una hora antes y sin embargo no lo llamó a declarar ya no como
testigo sino en indagatoria. Y hay más testimonios…

-Por ejemplo…
-Hay una cámara que filmó al tipo del club house de Carmel (el mozo que trabaja
en el bar) que dice que el Gordo (Carrascosa) estaba tomando un lemoncello, y
marca que entró al Carmel a las siete de la tarde. O sea, nunca pudo ver a
Carrascosa a la hora que declaró porque simplemente todavía no había entrado al
country. Para el fiscal no parece importante y tampoco lo llama. ¡Es que le
vamos a llevar el video del asesino matando a María Marta y no lo va a llamar a
declarar! ¡Es de locos!

-¿Y usted, además de la hipótesis que impulsa la familia de culpar a Pachelo, no
se le ocurrió que pudo haber sido otro el asesino?
-Tengo una hipótesis que no se la digo a la prensa pero sí a mi familia. A veces
pensamos que quizás a María Marta la habían mandado matar por su actividad en
Missing Children (una asociación que se dedica a recuperar chicos perdidos).
Porque también intenté plantear: "Bueno, tengo que dejar la posibilidad abierta
de que no fue Pachelo".

-Entonces…
-Hay una prueba tremenda. Hay tres testigos de la (estación de servicio) Esso
que no tienen nada que ver con el country, ni con la vida social de Pachelo, ni
con nosotros. Ellos declaran que Pachelo estaba a las siete de la mañana del día
siguiente del homicidio (lunes 28 de octubre) en la Esso y preguntó: "¿Qué saben
de la mina que mataron?
" A las siete de la mañana del lunes, el único que sabía
que a María Marta la habían matado ¡era el que la mató!

-Tras la muerte de María Marta, ¿cuánto tiempo después toman contacto con Molina
Pico?
-Mire, a las ocho de la mañana del lunes nadie sospechaba que la habían matado.
Después, el fiscal (Juan Martín) Romero Victorica lo llama a Diego Molina Pico.

-¿Qué piensa de la sospecha del fiscal respecto a la transferencia de dinero que
le atribuye a María Marta durante la época del corralito?
-Si yo hubiera tenido dieciocho lucas (18 mil pesos), también las habría mandado
afuera. Pero esa era plata que ya estaba en Uruguay. ¿Y cree que esa suma puede
ser el movimiento de dinero de narcolavado o los pocos mangos que tenés
ahorrados…? ¡Por favor!

-El fiscal además marca un contacto a través de la contadora Laura Burgues
-hermana de Pichi Burgues de Taylor, también acusada de encubridora-, a quien
señalaba como participe de una causa de lavado de dinero del Cartel de Juárez en
la Argentina…
-A la hermana de Pichi Taylor la contratan para hacer un balance. Le pagaron en
blanco, todo impecable. En la causa del juez Canicoba Corral está con falta de
mérito.

-¿Y cómo es su vida hoy?
-Yo tengo cuatro hijos, vendo seguros y me muero de hambre. Me siento un bo... y
mi hermano Horacio (García Belsunce, hijo) también. Además es honesto. No
tenemos ni un mango.

-¿Por qué cree que el fiscal lo señala como encubridor?
-Es increíble. En algún momento se dijo que Javiera, mi mujer, fue la que me
comentó su sospecha de la muerte de María Marta. Fue un invento; ella ni
siquiera la quiso ver. Javiera es psicóloga y me decía: "¿No estarás pensando
demasiado, negro? Es muy común querer negar la muerte
". Y yo le decía: "Puede
ser, per el accidente no me cierra"
. El fiscal estuvo allí y no sospechó nada.

-¿Y qué hizo Molina Pico?
-¿De qué encubrimiento habla? Si él estuvo ahí a la mañana siguiente y no hizo
lo que había que hacer. Okay, y si nosotros le dijimos que no haga nada… por qué
no lo dijo en ese momento.

-¿Qué pensó de la muerte de María Marta?
-Mi hermana muere el domingo a las siete menos cuarto y yo a la mañana siguiente
me empiezo a preguntar: "¡Pucha estaba con zapatillas! ¿se puede dar un golpe
tan fuerte?". Y a la mañana el fiscal estaba en el velorio.

-Hay quienes dicen que el fiscal ya se encontró un escenario arreglado…
-Suponiendo que fue así, el fiscal tiene que hacer su trabajo igual. Las muertes
no están divididas en muerte accidental, suicidio y muerte natural. Están
divididas en muerte traumática y muerte no traumática. Si es traumática -él
sabía que nosotros pensábamos que era un accidente- tenía que hacer su laburo.
Por más que ahora diga que estaba todo lavado, todo perfecto, si te llamaron
porque pensaron que era una muerte dudosa, lo tenés que hacer. Pero él pensó que
era un accidente. Y yo entiendo al fiscal: si llego a un velorio y veo a 250
personas destruídas en un country, me hubiera confundido también. Pero después
no podés ser tan mala persona como para echarle todo el fardo a la familia para
zafar vos.

-También le atribuye el haber participado en la decisión de descartar la bala-pituto…
-Yo le digo lo del pituto antes de que él mande a hacer la autopsia, el 12 de
noviembre (del 2002). Y él pide la autopsia el 14, a partir de mis
declaraciones. Cuando encuentro el pituto, en el acta Molina Pico me pregunta si
era correcto, que en realidad lo había encontrado un oficial de policía.
Entonces tenía una muy buena relación con él. Y entonces le dije: "Mirá, en
realidad yo quiero firmar un acta que diga solamente la verdad".

-¿Y el fiscal que le dijo?
-"No, Juan en realidad lo encontraste vos. Si querés lo cambiamos". Y ahí
pusieron que Juan Hurtig lo encontró después de nueve horas… Y después me acusa
de encubridor. Es increíble.

-También a su padre…
-Pero este tipo no analiza ni lo más elemental. Dice que estamos en el
narcolavado y resulta que no tengo ni las dos lucas que sale pintar el frente de
mi casa, en Villa Crespo…. María Marta se hizo esa casa hace diez años. Irene (Hurtig)
era gerente comercial de Siembra y el Gordo (Guillermo) Bártoli laburaba en ING
(Seguros) y la casa la tenían hace diez años. ¿Quién puede decir que alguno de
nosotros tuvo un cambio de vida repentino? Mi casa no vale más de150 mil pesos.
La de mi viejo (Constantino, médico de profesión), 100 mil dólares. La de
Bártoli, 250 mil dólares. No tenemos casas de medio palo en Martindale.

-Pero también hay una frase que dice que si en lugar de llamarse García Belsunce
fueran García a secas ya estarían todos presos…
-Nosotros actuamos de buena fe. No hubo día que no le dijera al fiscal: "Tenés
todas las pruebas para resolver el asesinato, ¿por qué no lo hacés?"

-John ¿en lo más íntimo no sospecha mínimamente de Carrascosa?
-Además de conocerlo, y aun especulando que hubiese tenido un ataque de locura,
recuerdo que cuando le pregunté "¿No te parece que hay que llamar a un
forense?"
, no me hizo un escándalo para bloquear la posibilidad de que se
analice el cadáver. Sólo me dijo: "Dale para adelante". Por eso creo en él.

Hay testigos que dicen que a las siete de la mañana del día siguiente del homicidio, Pachelo entró a la estación de servicio y dijo: '¿Qué saben de la mina que mataron?' En ese momento el único que podía saber que a María Marta la habían matado era el que la mató y el fiscal nunca lo indagó".">

"Hay testigos que dicen que a las siete de la mañana del día siguiente del homicidio, Pachelo entró a la estación de servicio y dijo: '¿Qué saben de la mina que mataron?' En ese momento el único que podía saber que a María Marta la habían matado era el que la mató y el fiscal nunca lo indagó".

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig