El ex comisario Gómez en libertad – GENTE Online
 

El ex comisario Gómez en libertad

La Liebre regresó a su madriguera. O mejor dicho, el ex comisario de Pinamar
Alberto Pedro Gómez (54), condenado a prisión perpetua por ser hallado culpable
de liberar la zona en la que se secuestró y asesinó al fotógrafo José Luis
Cabezas el 25 de enero de 1997, volvió a su casa. Está preso en la cárcel de
Dolores desde el 23 de agosto de 2000, cuando lo detuvieron en su chalet de
Valeria del Mar. Pero goza de un permiso especial para visitar a su anciana
madre porque ella está postrada y no puede viajar. La justicia de Dolores y el
Servicio Penitenciario Federal le concedieron ese beneficio. Por eso Gómez,
todos los meses, llega muy tempranito a su casa de la calle Elcano. La Liebre
-apodado así en la Bonaerense- estaba al frente de la comisaría de Pinamar desde
1990. Y era el máximo responsable de la seguridad de los veraneantes que
colmaban la ciudad aquella trágica madrugada cuando masacraron al reportero
gráfico.

El 24 de diciembre de 2000 fue condenado a prisión perpetua. Los jueces de la
Cámara de Apelaciones de Dolores, Susana Miriam Darling Yaltone, Jorge Luis
Dupuy y Carlos Eyherabide lo hallaron culpable -por unanimidad- por haber
facilitado el secuestro y el asesinato. Y además, no encontraron un solo
atenuante que alivianara tal responsabilidad: "Actuó con marcado desprecio
por la vida humana, y se aprovechó de la confianza que tenía con la víctima para
cumplir su tenebroso propósito
", puede leerse en el expediente judicial.
Cabe recordar que Gómez fue el encargado de darle la noticia a la viuda, María
Cristina Robledo. Ella siempre recuerda que el ex comisario no se mostraba
conmocionado por la tragedia. "Estaba preocupado y apurado por la seguridad
de los famosos que habían venido al desfile de Roberto Giordano
", comenta a
menudo.

Por supuesto que La Liebre nunca admitió culpas. El día que escuchó de
pie su sentencia murmuró ante los periodistas que cubrían el juicio: "A mí me
tocó ocupar el lugar de Alfredo Yabrán. Me apuntaron porque él se había
suicidado y necesitaban un chivo expiatorio. Pero esta condena era para él
",
disparó -si cabe el término- antes de ser retirado de la sala de audiencias
rumbo a la prisión.

Los padres de José Luis Cabezas nunca lo perdonaron: "Si Gómez hubiera
cumplido con su deber, nuestro hijo estaría vivo
", expresaron Norma y José,
aturdidos por la emoción. Los magistrados que condenaron al comisario fueron
contundentes en el fallo:

- "Prestó una colaboración indispensable a la organización que se proponía
sacarle a Yabrán de encima al hombre que lo fotografiaba y le impedía permanecer
tranquilo en sus vacaciones
".

- "Desde su puesto de comisario de Pinamar estaba en inmejorable condición
para hacer posible el éxito de ese complot
".

- "Con las medidas que tomó, aseguró la impunidad del grupo y luego
intentó ocultar tal responsabilidad
".

 - "No puso controles en la zona, destinó personal que no conocía el
balneario en los puestos de vigilancia, y trató de que nadie revelara que desde
la casa de Oscar Andreani, vivienda en la que Cabezas se encontraba participando
del cumpleaños del anfitrión, se llamó dos veces a la seccional denunciando a
sospechosos que merodeaban el inmueble
".

También destacaron que Gómez tenía estrecha relación con Gregorio Ríos -mano
derecha de Yabrán, considerado instigador del crimen-, y con los policías
Gustavo Prellezo -condenado como autor material del homicidio-, y Sergio
Camaratta y Aníbal Luna -partícipes primarios en el asesinato-. "Por eso, no
olvidemos que estamos aquí porque esa comisaría tenía un jefe que no respondió a
ese pedido de auxilio
", subrayaron los jueces.
Sin embargo, el ex comisario no se resigna: "Yo no liberé Pinamar para que
mataran a Cabezas
", repite cada vez que puede ante sus íntimos. El miércoles
14, cuando llegó a su casa, fue recibido por sus hijos, sus nietos, y su esposa.
Luego desfilaron por el chalet numerosos vecinos. Gómez -a quien también llaman
El paisano por andar siempre con bombacha de campo y por su pasión por
los caballos- lucía más gordo, sin el tupido bigote de antaño, y bastante más
calvo. Está claro que los tres años y cinco meses que lleva en la cárcel se le
notan.

Vaya paradoja, por esos raros privilegios que tienen algunos reos, el ex
comisario volvió a Pinamar -escenario de la tragedia-, a días de que se cumpla
el séptimo aniversario del crimen de José Luis Cabezas.

José Luis Cabezas fue asesinado el 25 de enero de 1997. Después de tres años y cinco meses de encierro en la cárcel de Dolores, la Liebre Gómez regresa a su casa de Valeria del Mar para visitar a su madre que está postrada.

José Luis Cabezas fue asesinado el 25 de enero de 1997. Después de tres años y cinco meses de encierro en la cárcel de Dolores, la Liebre Gómez regresa a su casa de Valeria del Mar para visitar a su madre que está postrada.

Gómez en otros tiempos, cuando estaba al frente de la comisaría de Pinamar

Gómez en otros tiempos, cuando estaba al frente de la comisaría de Pinamar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig