“El alerta sigue. No podemos relajarnos” – GENTE Online
 

“El alerta sigue. No podemos relajarnos”

Las elecciones del 28 de junio no solo trajeron la derrota en las urnas del gobierno kirchnerista, sino un sacudón en el gabinete presidencial. Y la primera baja –en verdad, anunciada desde meses atrás– fue la de la ministra de Salud, Graciela Ocaña. Puesta en jaque en pleno auge del dengue, el golpe final se lo trajo la Gripe A. En el último parte pre electoral (el número 52, del 26 de junio) decía que en el país había 1587 enfermos y 26 muertos. Quince días después, en el parte número 63 del 11 de julio, los enfermos ya sumaban 2928 y los muertos, 94. Es decir que en dos semanas, la cifra oficial de fallecidos se cuadruplicó, despertando suspicacias sobre si el Gobierno “contuvo” la magnitud de la pandemia para que no influyera en los comicios. Frente a tal panorama, fue designado para agarrar ese hierro caliente, Juan Luis Manzur, hasta entonces vicegobernador de Tucumán y anteriormente titular de la cartera sanitaria de esa provincia.

Cirujano, sanitarista y especialista en medicina laboral, Manzur –40 años, casado y padre de tres hijos– llegó al Ministerio de la mano de su antiguo profesor, Ginés González García. Reconocido por haber reducido las cifras de la mortalidad infantil en Tucumán, el año pasado fue objeto de una denuncia impulsada por el senador radical electo José Cano, quien lo acusaba de manipular las estadísticas. Sin embargo hoy, el actual ministro de Salud provincial, Pablo Yedlin, explica a GENTE: “Tras aquella denuncia solicitamos a la Organización Panamericana de la Salud una auditoría. Los resultados demostraron la falsedad de la acusación, y se pueden consultar en la página oficial del ministerio de Salud tucumano”.

Al ser elegido por Cristina de Kirchner, Manzur pidió licencia en el gobierno provincial, se instaló en Buenos Aires –aunque todavía sin lugar de residencia fija– y se hizo cargo de la gestión el 1º de julio, en medio del caos y la polémica por la situación sanitaria. El lunes 13 por la mañana, luego de reunirse con la Presidenta en la Residencia de Olivos, recibió a GENTE en su despacho. Hasta el sábado 11, día del último parte, había en el país 2.928 enfermos y 94 muertos, es decir, la sexta parte de los fallecidos del mundo.

–¿Cuál es la situación la gripe A en la Argentina?
–Hay que ser prudentes. Estamos ante un virus nuevo, cuya característica es su alta transmisibilidad. Si bien disminuyeron las consultas en Capital y la provincia de Buenos Aires, el alerta continúa y las acciones también. No podemos relajarnos.

–¿El pico de la enfermedad pasó?
–Estamos esperando para ver cómo evoluciona la curva epidemiológica. De todas las enfermedades tipo Influenza (ETI), que son de denuncia obligatoria, sabíamos el comportamiento. En este caso, no. Debemos aguardar.

–¿De dónde surge la cifra de 100 mil infectados a la que usted hizo referencia hace pocos días?
–Sabemos que hay una determinada cantidad de enfermos anuales con este tipo de enfermedades ETI. También, que todos los análisis desde un principio se mandaron al Instituto Malbrán, que con toda su capacidad e infraestructura no pudo dar respuesta a la cantidad de pedidos de diagnóstico. Entonces, si tenemos en cuenta la cantidad de denuncias hechas hasta la semana epidemiológica 26, y sabemos que el 90 por ciento del virus que está circulando es H1N1, podemos inferir que la gente que consultó en hospitales y guardias, tenía el virus.

–¿Entonces los casos son más que los notificados?
–Es la estimación que hago. El 90 por ciento del virus que circula hoy es H1N1, que desplazó a los de años anteriores: Influenza, Parainfluenza y Adenovirus. Todo esto desapareció. Los números que hay se toman de los casos confirmados por el Instituto Malbrán.

–Usted dijo que no era necesario dictar la emergencia sanitaria porque ya estaba dictada…
–Claro, es una herramienta sanitaria que permite agilidad en la disponibilidad de fondos. Cuando me consultaron, dije que era correcto lo que habían hecho en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia, pero la Nación ya la tiene, desde el año 2002, por el decreto 486.

–Sin embargo, en abril de este año, el Congreso estuvo a punto de dictar la emergencia sanitaria por el tema del dengue.
–Es verdad lo que usted dice, pero yo le contesto lo que tengo. No puedo dictar otra vez algo que ya está. ¿Si es conveniente que las provincias lo hagan? Sí, porque ésta es una situación inédita.

–Las cifras de muertos también están generando polémica. La Federación de Profesionales de la Salud dice que son más de 300.
–La realidad es que hay pacientes que han fallecido, de los cuales todavía estamos esperando el diagnóstico. Los números que damos son los que nos va informado cada jurisdicción, confirmados por laboratorio. Todas las cifras están a disposición.

–¿Cuál es la recomendación que se hace desde el Ministerio respecto de las distintas actividades sociales, comerciales o laborales?
–La misma que hay a nivel internacional. La no automedicación y la consulta al médico son fundamentales. En México paralizaron el país durante cinco días. En este momento, las recomendaciones dicen que no es necesario. Lo que sí determinamos es que los chicos no vayan a las escuelas, y a los grupos vulnerables, como las embarazadas y los pacientes inmunodeprimidos, el Estado los ha relevado de algunas obligaciones. Y por el momento, va a continuar. Lo mismo que el control evolutivo de la enfermedad. Estamos dando pelea.

Pidió licencia como vice tucumano y se hizo cargo del Ministerio de Salud en el momento más complicado de la pandemia.

Pidió licencia como vice tucumano y se hizo cargo del Ministerio de Salud en el momento más complicado de la pandemia.

No bien asumió, Manzur convocó al Consejo Federal de Salud (Cofesa). Ya se reunió con varios  gobernadores, como Daniel Scioli, y está en comunicación permanente con la Presidenta.

No bien asumió, Manzur convocó al Consejo Federal de Salud (Cofesa). Ya se reunió con varios gobernadores, como Daniel Scioli, y está en comunicación permanente con la Presidenta.

“Hay pacientes que han fallecido, de los cuales todavía estamos esperando el diagnóstico. Los números que damos son los que nos va informando cada jurisdicción, confirmados por laboratorio. Todas las cifras están a disposición”

“Hay pacientes que han fallecido, de los cuales todavía estamos esperando el diagnóstico. Los números que damos son los que nos va informando cada jurisdicción, confirmados por laboratorio. Todas las cifras están a disposición”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig