Diego Parpaglione – GENTE Online
 

Diego Parpaglione

Diego no jugaba al fútbol cuando era chico. Prefería quedarse con la compañía de una hoja y un lápiz, mientras los demás corrían detrás de la pelota. Luego, como una típica historia de niño solitario y padres preocupados, Papá y Mamá decidieron que si no era en el fútbol, debería canalizar su energía creativa en el dibujo. Y así fue que ese pasatiempo se convirtió en una vocación y en su medio de vida.

Antes de los 10 ya concurría a la escuela de Hermenegildo Sabat, y, poco a poco, su talento comenzó a ver la luz. Hoy, a los 27, Diego Parpaglione es uno de los caricaturistas más originales de la escena y en esta entrevista, pinta con sus palabras de qué se trata su mundo de lápices de colores, acrílicos y carbonillas.

–¿Cuándo te diste cuenta de que el dibujo era lo tuyo, que tus primeros garabatos comenzaron a tomar formas interesantes? En una palabra, ¿cuándo notaste que podías ser buen dibujante?
–Los que se dieron cuenta fueron mis viejos, que me llevaron a la escuela de Hermenegildo Sabat, cuando tenía 7 u 8 años. Al principio todo era un juego, que por suerte aún no tiene fin. Mientras los otros niños jugaban a la pelota, yo me encerraba a dibujar. Después, lo lúdico se convirtió en un descubrimiento y quise aprender más y crecer como artista. A los 16, hice el taller de caricaturas en la escuela de Carlos Garaycochea y desde allí no paré. Siempre pienso que puedo ser un poco mejor y aprender a cada segundo, ya sea mirando libros, muestras de arte, paginas web o charlando con amigos y/o colegas.

–¿Hay diferentes maneras o ángulos desde donde abordar una caricatura? ¿Cuáles?
–Cada cara es especial y cada persona también. Por eso, antes de sentarme con la hoja en blanco, me gusta saber algo de la vida del caricaturizado: ¿quién fue, qué hizo, cómo es, cómo será, qué dejó? Sólo a partir de ahí puedo afrontar el trabajo mediante una expresión especial, una mirada, un gesto o alguna forma.

–¿Cuál es el rasgo de originalidad que se puede encontrar en un caricaturista? ¿Dónde yace la innovación en una obra?
–La originalidad de un artista de caricaturas está en su estilo, en sus materiales, en la forma en que trabaja. Los estilos son muy variados y diferentes. Hay dibujantes a los que les gusta la caricatura exagerada; otros son mas "buenos", y aquellos que están en el medio. A mí particularmente me gustan todos, porque siempre se puede aprender algo, desde el que admiro muchísimo como al que no llega a decirme nada.

–¿Cuánto tiempo promedio te lleva armar un trabajo?
–Depende. Algunos están sin terminar desde hace muchos años, y vaya uno a saber por qué nunca los concluí. Otros me llevan menos de media hora. Cuando la línea de lo conforme se junta con la de la expectativa, no hay un tiempo establecido para trabajar.

–¿Qué cosas no podrías caricaturizar?
–Me cuesta cuando los modelos me resultan desagradables, ya sea por su forma de ser o su ideología. Siempre tomé a la caricatura como un homenaje a los personajes que retrato o plasmo sobre un papel, cartón, madera, o lo que sea. Quiero sentirme identificado con cada persona a la que represento. Capaz sea mi forma de agradecerle lo que me enseñó, como pasó con Bukowski, Stephen King y Miles Davis.

–¿Cuáles y cómo son los eventos en los que trabajás?
–Son fiestas de fin de año de empresas, cumpleaños de 15, casamientos o el de cualquiera que hace una reunión. Yo voy como caricaturista y hago mi show. Es un trabajo donde el trato con la gente es muy divertido. Dibujo a los invitados de la fiesta y la gente suele tener mucha predisposición a reírse de uno mismo –aunque siempre hay excepciones.

–¿Tenés personajes propios, fuera de la caricatura?
–Tengo alguno que otro, pero nunca salieron al a luz ni vieron otra cara que no sea la mía; me los guardo para un momento especial. Me gusta mucho la caricatura y la disfruto, es mi hijo preferido, pero también disfruto de las otras áreas del dibujo. Trato de abarcar todo lo que pueda, para no aburrirme.

¿Alguna obsesión con algún personaje en estos años?
–¡Siempre! Con aquellos personajes que me fascinan: soy un tipo obsesivo. Una de mis últimas es Marcel Proust, un tipo a quien leí poquito pero me gusta mucho lo que hace. Otros casos son Bukowski, Picasso, Dalí, Hitchcock, Alex de la Iglesia, Egon Schiele, Stephen King, Woody Allen, Frank Zappa, y la lista es interminable. Son tipos que admiro y sin quererlo hicieron que mi vida sea lo que es ahora.

Más información: Blog oficial de Diego Parpaglione.

Julio Cortázar

Julio Cortázar

Frank Zappa

Frank Zappa

Miles Davis, by Parpa

Miles Davis, by Parpa

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig