Dieciocho años y mil y una noches – GENTE Online
 

Dieciocho años y mil y una noches

Habrá que admitir que si algo no faltó fue originalidad. Tal vez pueda dudarse del buen gusto, y quizá genere sorpresa la ambientación, con tantas alfombras, almohadones, tapices con motivos de la India, fuertes colores y estampados de elefantes con coronas y joyas colgantes, sin dudas más acordes a otros tiempos y a otro presidente de origen musulmán, allá por los años 90’. Pero nadie puede poner en tela de juicio la singularidad.

No todas las chicas que cumplen 18 años eligen festejar inspiradas en Las mil y una noches, aquel relato épico con la hija del Gran Visir como protagonista. Tal fue el deseo de Florencia Kirchner, la hija del matrimonio presidencial, quien cual moderna Schehrazada pidió que se ambientara especialmente parte de la Quinta de Olivos para festejar su cumpleaños. Todo ocurrió en la noche del sábado 5 de julio en uno de los quinchos de la Residencia, mientras el país vivía uno de los peores momentos de la crisis del campo.

Hasta allí llegaron unos veinte amigos íntimos de Florencia –la mayoría de los colegios La Salle, San Marcos y San Andrés– para compartir una cena con menú juvenil: sándwiches de lomo y papas fritas, que la agasajada casi ni tocó, ya que se sigue cuidando (en dos años bajó más de dieciséis kilos y modeló su figura). Luego, pasada la medianoche, se terminó de armar “el boliche” con la llegada de los restantes invitados, la apertura de una barra de tragos y la tarea del DJ. Florencia, eufórica, bailó y se fotografió con los invitados y los elefantes estampados, luciendo un vestido corto violeta, medias negras y una vincha sobre su pelo largo y castaño.

Ya con el amanecer del domingo 6 –día del cumpleaños– cada uno de los chicos emprendió el regreso a su casa, con una jugosa anécdota para contar en el almuerzo familiar dominguero. Florencia, en tanto, se habrá acostado con una enorme sonrisa y el deseo cumplido. Y de las paredes de Olivos desaparecieron los budas y las deidades hindúes para que recuperaran protagonismo las figuras de ex presidentes y los colores celeste y blanco. A esta altura, la noche soñada ya era un recuerdo inolvidable.

Florencia, tal como se la vio en su gran noche: peinado alto, vestido corto y transparente, y la silueta que luce desde hace dos años.

Florencia, tal como se la vio en su gran noche: peinado alto, vestido corto y transparente, y la silueta que luce desde hace dos años.

Tapices por doquier para la gran noche de Florencia. Fue el sábado 5 de julio, aunque su cumple era el domingo 6.

Tapices por doquier para la gran noche de Florencia. Fue el sábado 5 de julio, aunque su cumple era el domingo 6.

La barra de tragos no podía quedar fuera de contexto; la licuadora a la derecha de la imagen fue casi el único toque de modernidad.

La barra de tragos no podía quedar fuera de contexto; la licuadora a la derecha de la imagen fue casi el único toque de modernidad.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig