Detrás de esta batalla… – GENTE Online
 

Detrás de esta batalla...

Uncategorized
Uncategorized

Detrás de la batalla campal del lunes 12, dos barajas pugnaron por el triunfo sobre la mesa de juego. Una, la de los sindicalistas de los gremios de taxistas y camioneros, se opone al proyecto que –de una vez por todas– castigue con rigor las violaciones a las leyes de tránsito: infracciones que en Buenos Aires tienen patente de barbarie. “Atenta contra la libertad de trabajo”. argumentan. La otra, la iniciativa que propone un Registro de Puntos (scoring) para los conductores porteños, descontables según la gravedad de la falta.

Pero en realidad, frente a la tragedia nacional que son los accidentes de tránsito, no hay discusión posible. Los más de 7.500 muertos por año (sin contar los heridos graves, con secuelas de invalidez total o parcial) no resisten negociación alguna entre partes. Y tampoco lo son estas cifras, también anuales: 3.867.000 infracciones de libre deuda; 12 multas por cada colectivo de los 10.000 que circulan por la Capital; un 30 por ciento de las muertes se deben a camiones y colectivos, y también el 20 por ciento de los 7.943 accidentes que sólo en 2007 sucedieron en la Capital. El domingo 18 de noviembre, Día Mundial de las Víctimas de Tránsito, además de la protesta en el Obelisco que desplegaron familiares y amigos de los muertos en accidentes, la Defensoría del Pueblo y varias ONGs recolectaron casi 400.000 firmas para lograr una Ley Nacional de Emergencia Vial. Por primera vez, después de tantos años y tantas vidas perdidas, la estantería ha empezado a temblar…

Diego Santilli, legislador porteño del PRO, integra con Santiago de Estrada, Martín Borrelli, Enrique Olivera, Diego Kravetz y Alejandro Rabinovich la mesa de diálogo con los sindicalistas que se oponen al sistema de puntaje en la ciudad de Buenos Aires. Según Santilli, “aunque parezca raro que después de las elecciones se produzca semejante desastre, hay una explicación: los caciques de los gremios quieren demostrar su poder, para posicionarse en el nuevo mapa político que se va delineando y para jugar el papel de verdaderos garantes de gobernabilidad”.

Por supuesto, la madre de la oposición al sistema son, más que la tabla de puntaje, las sanciones previstas para los reincidentes, teniendo en cuenta que la reiteración de faltas es otro nefasto vicio nacional. Según el proyecto, el conductor que llegue a cero punto será inhabilitado para manejar por un período de entre 60 y 90 días, luego por más tiempo, y tal vez, en casos extremos de reincidencia, sufrir la prohibición total del volante. Otro nudo de polémica (clave, por cierto) es fijar qué faltas son factor de descuento, y cuáles quedarían exentas (impunes sería mejor adjetivo…). Los gremios argumentan que si se computan algunas infracciones consideradas muy graves, los conductores profesionales podrían perder sus fuentes de trabajo. Que es como decir que con tal de preservar esas fuentes, todo está permitido: chocar, herir, matar…
Para poner luz a este tema clave, aquí habla Diego Santilli.

–¿Por qué hay que implementar el Registro por Puntos?
–Porque está más que comprobado que la violación de las leyes de tránsito es causa directa de la enorme cantidad de accidentes que ocurren en la Capital.

–Es curioso. Parecería que muchos argentinos al volante desprecian no sólo la vida ajena, sino también la propia…
–Esa sensación corresponde a una estricta realidad. Las cifras de muertes, en la Capital y en el resto del país, son aterradoras. Casi únicas en el mundo. Por año, las más de 7.500 que suceden en el país, ¡equivalen a once guerras de Malvinas! Es imposible callar. Hay que parar esto de una vez por todas…

–¿Qué países adoptaron el sistema de Registro por Puntos?
–Los Estados Unidos, varios países de Europa, y aquí ya funciona en Neuquén. En todos lados bajó notablemente el número de accidentes y de muertes por imprudencia en el tránsito.

–La posición de los sindicalistas es muy dura. ¿Con qué apoyo cuentan ustedes para que la iniciativa prospere?
–Convocamos a la Legislatura a todas las asociaciones especializadas. Por ejemplo, Luchemos por la Vida, CESVI (Centro de Experimentación y Seguridad Vial), la Asociación Argentina de Profesionales en Prevención y Accidentología Vial, etcétera. Hay un frente muy sólido.

–Pero la batahola del lunes 12 parece haber doblado el brazo de algunos legisladores: los sindicalistas lograron concesiones, cuando en materia de vidas humanas en juego no hay negociación que valga.
–En realidad no se hizo concesión alguna. Se abrió una mesa de diálogo para oír la posición de los que se sienten perjudicados.

–En este caso, ¿diálogo no es sinónimo de conceder?
–No, porque algunos argumentos son atendibles. Cuando los representantes de los camioneros dicen que no es justo que se los multe por carga o descarga en doble fila, tienen razón.

–¿Por qué? ¿No es violar una ordenanza?
–Es muy relativo, porque hay muchos autos mal estacionados que les impiden trabajar.

–¿Qué dicen los colectiveros, dueños de récords de infracciones?
–Que frente a una parada sobre la mano derecha y una curva a mano izquierda, están obligados a pasar de un carril a otro. No sólo es atendible: debería ser resuelto por el Poder Ejecutivo.

–Pero, ¿qué argumento a favor puede esgrimir el que cruza con la barrera baja, pasa un semáforo en rojo, viola el límite de velocidad, corre una picada o maneja borracho?
–No, para eso no habrá tolerancia de ningún tipo. Son faltas graves y serán sancionadas como tales. Cualquier ciudadano de bien tiene que comprenderlo y aceptarlo. Finalmente, el Registro por Puntos está creado para –¡también!– los hijos de los colectiveros, los camioneros y los taxistas.

–¿Cómo van a implementarlo?
–Con el Sistema de Evaluación Permanente de Conductores (SEPC). Se le otorgarán veinte puntos a cada conductor, caducables cada cuatro años, y renovables.

–¿Con premios y castigos? Porque sin eso el éxito es difícil…
–Castigos: cero punto, inhabilitación de hasta tres meses. No es poco… Además, en ese lapso tendrá que cumplir y aprobar un curso de educación vial y prevención de accidentes de tránsito. Otra cosa: llegar a cero punto determinará menos tiempo de validez del registro de conductor a la hora de renovarlo.

–¿Qué pasará con los reincidentes crónicos?
–La inhabilitación será más larga… o permanente.

–¿Y los premios?
–A los que nunca lleguen a cero punto y a los que no tengan descuento de puntos en el último año se les bonificará un porcentaje del impuesto a la radicación de vehículos y la tarifa de renovación de licencia. Además, antes de renovar la licencia no deberán cumplir el curso de educación vial y prevención de accidentes. Eso, sin contar el mayor de los beneficios: haber respetado la vida de su prójimo. Lunes 12. Guardia de Infantería y sindicalistas en lucha cuerpo a cuerpo que dejó 22 heridos frente a la Legislatura porteña. Mientras urge la Ley de Scoring, esos gremios la condenan: “Atenta contra la libertad de trabajo”. Y la vida sigue en juego...

Lunes 12. Guardia de Infantería y sindicalistas en lucha cuerpo a cuerpo que dejó 22 heridos frente a la Legislatura porteña. Mientras urge la Ley de Scoring, esos gremios la condenan: “Atenta contra la libertad de trabajo”. Y la vida sigue en juego...

El legislador Diego Santilli, de la Mesa de Consenso para el Registro por Puntos, dice: “<i>Hay faltas intolerables</i>”.

El legislador Diego Santilli, de la Mesa de Consenso para el Registro por Puntos, dice: “Hay faltas intolerables”.

El casco es obligatorio para los motociclistas, pero muchos hacen caso omiso a la ley. Los colectivos deben parar junto al cordón, pero paran donde se les antoja, sin importarles el riesgo que corren los pasajeros.

El casco es obligatorio para los motociclistas, pero muchos hacen caso omiso a la ley. Los colectivos deben parar junto al cordón, pero paran donde se les antoja, sin importarles el riesgo que corren los pasajeros.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig