Siento que volví a vivir"." /> «Después de un secuestro se hace difícil volver a dormir tranquilo» – GENTE Online
 

"Después de un secuestro se hace difícil volver a dormir tranquilo"

Uncategorized
Uncategorized

El domingo amaneció lluvioso. Antonio Echarri camina acompañado por su cuñada, Marta Armando. No por las calles de Villa Dominico, que conoce de memoria. Ahora transita por Palermo. Pero Antonio es el mismo. "Quería salir a pasear, pero
el día no ayuda, así que solo voy a hacer las compras"
, dirá después. En Juncal termina los mandados: un kilo de mignones, una docena de facturas y dos kilos de asado. Nada mejor que un domingo en familia. Nada mejor que estar con los suyos sano y salvo. Ve al cronista de GENTE y saluda con estudiada resignación. "Uy, ¿otra vez ustedes? ¿Cómo hacen para saber donde estoy?", sonríe y cuenta enseguida: "Me vine a vivir a lo del pibe (por su hijo Pablo)

por pedido de él. En Villa Dominico la vida se hizo un poquito difícil por culpa de algunos de sus colegas".


-Parece que el cambio de barrio no lo afectó en lo más mínimo. Además, por acá nos dicen que ya es uno más.

-¡Pero yo soy un tipo internacional, querido! Cuando vos viniste, yo fui y volví (risas). Tengo 66 años, y mucha calle...

-¿Sigue enojado con los medios?

-Con algunos, sí, no con ustedes. Se mandaron muchas macanas a costa de mi persona. Se dijeron muchas mentiras, hubo mala leche. Ahora seguro que algunos me van a inventar un romance por estar paseando con mi cuñada de la mano (risas). Pero ya está. No quiero tocar más el tema. Borrón y cuenta nueva.

En la puerta del departamento de Pablo Echarri, en el Pasaje Bollini de Palermo, un oficial de civil de la Policía Federal permanece día y noche de custodia. No por el secuestro del padre, sino por el caso de María Fernanda, una fan del actor que lo habría acosado. Allí, a veces, Antonio baja con una gorra y espera a Pablo y Nancy, que lo visitan casi a diario. Pero la primera salida grande sucedió el jueves 7, el Día del Canillita. Su día.


CON LOS SUYOS
. Esa tarde, y también a GENTE, había dicho: "Estoy muy feliz, muy feliz. Esta es mi vida, esta es mi gente". En el calor de la parrilla La Huella, de Quilmes, Antonio Echarri sonreía con la boca, los ojos, con toda la cara. Fue la primera vez que salió a divertirse desde su liberación, hacía una semana, y miraba una y otra vez el pequeño Canillita de Oro que minutos antes le habían entregado 530 colegas. Antonio, 35 años de profesión, había recibido la invitación y la certeza de que le ofrendarían el preciado prendedor -junto a ocho colegas más- el 22 de octubre, dos días antes de ser secuestrado.

La fiesta empezó a las tres de la tarde, y se extendió más allá de las seis. Hubo tango -le dedicaron Malevaje- y un dúo musical. Y también, junto a Telma, su mujer, Antonio dejó algunas palabras ante la libreta de apuntes de GENTE: "Está todo difícil todavía, por eso no salí hasta hoy. Aunque me invitaron a la cancha, a Independiente lo voy a ver por televisión. Igual vamos a salir campeones, ¿eh? (guiña un ojo al redactor que se confiesa
racinguista). Pero acá siento que volví a vivir. Estoy feliz, muy feliz, aunque a mi parada de diarios no vuelva… Esta gente es como yo, son mis amigos, mis colegas. Estoy contentísimo, es un oficio hermoso…".

por Hugo Martin con Manuel Sarrabayrouse y Federico Fahsbende. 
En La Plata: Darío Ríos
fotos: Diego García, Gustavo Sancricca, Fabián Uset y Télam

Domingo 11, barrio de Palermo, Antonio vuelve de hacer las compras junto a su cuñada, Marta Armando. Planeaba un asado, pero a la plancha, porque el día no ayuda y además en la casa del pibe no hay parrilla", dijo sonriendo.">

Domingo 11, barrio de Palermo, Antonio vuelve de hacer las compras junto a su cuñada, Marta Armando. Planeaba un asado, pero a la plancha, "porque el día no ayuda y además en la casa del pibe no hay parrilla", dijo sonriendo.

Antonio y Telma, un matrimonio unido, el jueves 7 de noviembre en la parrilla La Con Pablo, en la parada de diarios que el mayor de los Echarri tuvo durante 35 años. Allí lo secuestraron el 24 de octubre.

Antonio y Telma, un matrimonio unido, el jueves 7 de noviembre en la parrilla La Con Pablo, en la parada de diarios que el mayor de los Echarri tuvo durante 35 años. Allí lo secuestraron el 24 de octubre.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig