«Desde que soy padre, vivo más de día que de noche» – GENTE Online
 

"Desde que soy padre, vivo más de día que de noche"

Uncategorized
Uncategorized

Sobre la bandeja gira en vinílico la voz de Lou Reed. Hace unos días, cuenta, trajo de la casa paterna los discos que escuchaba con su hermano cuando eran chicos. "Andrés gastó demasiado en
los Stones
", concluye Javier Calamaro (33, músico de rock, ex Los Guarros, autor de cuatro discos como solista, hermano del archiconocido Andrés), y se ríe. Viste pantalones claros y camisa desabrochada que deja ver un colgante de plata sobre el pecho. En el living, un piano de cola, un par de guitarras, un teclado, y junto a los parlantes, un pelotero, juguetes desparramados, muñecos de peluche. Desde la cocina se asoma Alejandra Rodríguez -su mujer; 33 años, ama de casa- con Romeo en brazos.

Es que desde hace siete meses el universo de este Calamaro cambió. Y cambió, como él mismo dice, con algo que es parte de la vida: un hijo. Romeo revolucionó tanto el mundo del músico que eligió fotografiarse junto a él para el diseño de tapa de su último disco, Lo Mejor (de Sony Music), que incluye la banda de sonido de la película No sabe/No contesta. Las risitas del pequeño Calamaro suenan al final del último tema.

-¿Cómo cambia un hombre del rock con el nacimiento de un hijo?
-Ahora tengo algo que es tan fuerte como la música, y yo, honestamente, pensaba que en este mundo no había nada como la música… Y descubrí una cosa que en sí misma no es muy llamativa, para nada original, pero que es tan grande como todo lo otro junto. Romeo me mueve el piso sólo a fuerza de amor. Ayer pensaba cómo es que pasé de ser un guarro a sentir que no hay nada como mi hijo... Supongo que de la misma manera que un Rolling Stone jura que a los 30 se va a morir y después a los 70 sigue cantando. Se dio cuenta de que la vida era mucho más importante que cualquier declaración de principios que uno hace porque está descontrolado.

-¿Tuvo que poner un freno en su vida?

-Con el nacimiento de Romeo no puse ningún freno, al contrario, el desenfreno sigue estando. Descubrí una parte de la vida que no conocía y me parece muy divertida. Sí, desde que soy padre dejé de salir, voy a ver menos shows, vivo más de día que de noche. Llegué a la conclusión de que quiero vivir rápido, pero también pisar el freno, tirar tres rebajes y después poner segunda, quinta, sexta. La verdad es esa.

-¿Cuáles son sus expectativas con la Argentina en la que va a criar a Romeo?
-Creo en la teoría del astrólogo Solari Parravicini (N. de la R: artista plástico de renombre que debió su fama a sus psicografías premonitorias), que decía que después de un tremendo pozo económico, social y cultural, la Argentina iba a florecer. Me parece lógico porque es la experiencia por la que atravesaron otros países. El problema es que mientras tanto vivimos en un país con 17 millones de pobres. Un país que trata muy mal a sus hijos.

Javier y Romeo en el patio de su casa en Colegiales. Allí, el mundo del músico se completa con Alejandra, su mujer, y su música.

Javier y Romeo en el patio de su casa en Colegiales. Allí, el mundo del músico se completa con Alejandra, su mujer, y su música.

Me da la sensación de que nuestro país se hunde y las ratas se tiran por la borda. Yo igual me quedo en la Argentina. Acabo de comprar una casa en Palermo y allí va a crecer mi hijo"">

"Me da la sensación de que nuestro país se hunde y las ratas se tiran por la borda. Yo igual me quedo en la Argentina. Acabo de comprar una casa en Palermo y allí va a crecer mi hijo"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig