«Dediqué todo a ser madre y me olvidé de la pareja» – GENTE Online
 

"Dediqué todo a ser madre y me olvidé de la pareja"

-Antes de empezar por el final de tu historia con Matías, quiero saber qué fue
lo que te enamoró de él hace tres años.

-Era distinto de todas las personas que había conocido y con las cuales había estado en pareja. Pero era muy parecido a mí en cosas fundamentales. Y las cosas que eran distintas entre los dos me seducían mucho.

-¿Cómo fue el instante del primer flechazo?
-Lo brutal, fue que llegó a casa, se sacó las zapatillas, pidió mate y
se sentó en el sillón a escucharme y a mirarme como nunca nadie lo había
hecho. Me pareció superseductor. Y a partir de ahí no pude parar de
encontrarle cosas que nos acercaban y que nos distanciaban, pero que todas eran
muy apasionantes.

-¿Por qué era distinto de los demás amores de tu vida?
-Porque yo necesitaba un impasse con la cosa externa, necesitaba cuidar mi
adentro, y había sido muy explosivo todo lo que me había pasado -trabajo,
una relación y una separación muy fuerte-, y no me daba la cabeza ni el
corazón para resistirlo. Entonces, Matías vino a aplacar eso. Y yo me puse
debajo de su brazo para que me protegiera.

-Y luego de tanta adrenalina, ¿no fue demasiada calma?
-Sí, quizás con el tiempo me hubiese gustado mediar un poco más entre
él y yo. Pero no me arrepiento. Fue una elección. Porque de Matías también
me sedujo que era una persona segura de lo que quería.

-Venías de una relación muy intensa con Gastón Pauls.
-Sí, muy intensa. Con una persona muy conflictiva, muy ciclotímica, pero
muy apasionante. Porque en un punto yo lo elegía y me encantaba ese estilo de
vida. Estar con una persona así me mantenía en movimiento constante.

-Después buscaste la quietud.

-Después vas creciendo y vas necesitando instalarte, más la cosa del hogar,
la cosa más estática (su voz se vuelve más pausada, acompaña lo que está
diciendo). Pero te aseguro que la relación con Matías, más allá de lo que se
ve de afuera, superó a todas en intensidad. Porque yo me empecé a explorar y a
necesitar muy pocas cosas para ser feliz. Nos conectábamos con las miradas,
solo bastaba tener nuestro mundito, nuestro nidito, para ser intensamente feliz.
Matías es una persona superreservada, se lleva mal con el mundo exterior. Yo
respeté eso.

-Contame un instante de intensidad.
-Yo me he pasado fines de semana en un cuarto de un departamento con Matías,
sólo los dos, con lluvia afuera, ochenta mil horas sin salir y pasándola bárbaro.

-¿Y qué pasaba con el diálogo entre ustedes?
-Cuando llegás a desacartonarlo un poco, que yo soy experta en eso, es una
persona con mucha vida interior. Pero cuesta abrirlo, y cuando lo lográs, después
no puede parar.

-¿Y nunca extrañaste la adrenalina?
-Nnnno. No, no. No. Porque pasé por tanta adrenalina que me ponía muy
insegura, me hacía tambalear, me hacía ponerme en situaciones en que era
totalmente visitante. Y no la pasaba bien.

Es sencilla. No finge. A cara lavada y en jeans, se confiesa: Con Matías fui y soy aún feliz. Pero el nacimiento del bebé fue un sacudón. Me puse muy sensible. Llegaba a casa y lo importante era bañarlo, darle de comer, estar con Luca. Hasta que un día nos miramos con Matías y nos dijimos: 'Hola, ¿qué tal, cómo estás?' Ahí vimos el desencuentro".">

Es sencilla. No finge. A cara lavada y en jeans, se confiesa: "Con Matías fui y soy aún feliz. Pero el nacimiento del bebé fue un sacudón. Me puse muy sensible. Llegaba a casa y lo importante era bañarlo, darle de comer, estar con Luca. Hasta que un día nos miramos con Matías y nos dijimos: 'Hola, ¿qué tal, cómo estás?' Ahí vimos el desencuentro".

Hicimos terapia de pareja durante siete meses. Es devastadora. Pero nos sacó la rigidez que teníamos. Nos dijimos toda la verdad aunque fuera dolorosa. Muchas veces nos fuimos de allí sin hablarnos. Pero nos sinceró y fue apasionante. "">

"Hicimos terapia de pareja durante siete meses. Es devastadora. Pero nos sacó la rigidez que teníamos. Nos dijimos toda la verdad aunque fuera dolorosa. Muchas veces nos fuimos de allí sin hablarnos. Pero nos sinceró y fue apasionante. "

Luca Martin cumplió un año el domingo 20. Sus papás lo festejaron juntos y con la familia, todavía en su casa de Palermo.

Luca Martin cumplió un año el domingo 20. Sus papás lo festejaron juntos y con la familia, todavía en su casa de Palermo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig