¿De qué se ríe Harvey Weinstein? El gran abusador de Hollywood, más cerca de la cárcel – GENTE Online
 

¿De qué se ríe Harvey Weinstein? El gran abusador de Hollywood, más cerca de la cárcel

¿De qué se ríe? Así abandonaba Harvey el departamento de Policía de Manhattan, en Nueva York. Por ahora enfrenta dos causas diferentes, una de ellas por violación. El viernes 25 de mayo no le quedó otro camino que entregarse.
¿De qué se ríe? Así abandonaba Harvey el departamento de Policía de Manhattan, en Nueva York. Por ahora enfrenta dos causas diferentes, una de ellas por violación. El viernes 25 de mayo no le quedó otro camino que entregarse

Harvey Weinstein (66) ya había estado allí, en esa misma estación de Policía del Lower Manhattan neoyorquino. Tres años atrás, la modelo Ambra Battilana Gutiérrez lo había denunciado por abuso y hasta accedió a portar un micrófono durante un nuevo encuentro con el magnate de Hollywood, para darle más fuerza a su testimonio. Así lo hizo, y el productor quedó en flagrante evidencia.

Pero el hombre –poderoso, rico e influyente– parecía inexpugnable. Y en unos pocos días, los cargos fueron desestimados, dejando a Battilana como una mera oportunista, cuando quedaba claro que había sido una más entre las decenas de mujeres atacadas por el mandamás de la industria cinematográfica. Sin embargo, el año pasado una investigación periodística del diario The New York Times y la revista The New Yorker lo puso en jaque. El “mate” que decidirá la partida de su vida está al caer.

Las mujeres que denunciaron al productor –al menos ante la prensa– suman más de 80. Las actrices italianas Asia Argento (con el puño en alto) y Rose McGowan fueron dos de las más valientes.
Las mujeres que denunciaron al productor –al menos ante la prensa– suman más de 80. Las actrices italianas Asia Argento (con el puño en alto) y Rose McGowan fueron dos de las más valientes

El viernes 25 de mayo, Weinstein volvió a pisar la comisaría, pero esta vez salió esposado, acusado de violación, libre bajo una fianza de un millón de dólares e impedido de abandonar el país. Las pruebas se amontonan. El juicio se acerca. Los valientes testimonios se multiplican. Y la sardónica sonrisa de Weinstein empieza a borrarse poco a poco, ensombrecida en su propia desesperación.

EL PESO DE LA LEY. La fiscal Joan Illuzzi (republicana, 56 años, catequista) le leyó los cargos poco después de que ingresara a la Corte a las 9:25 de la mañana: violación en uno de los casos y “acto sexual criminal” en el otro. Weinstein se declaró inocente en ambos. En cuanto al primero, aún no trascendió el nombre de la víctima; y en el segundo, se refiere a un encuentro con Lucía Evans, actriz retirada de 34 años, quien contó que el empresario la conoció en un boliche en Nueva York, en 2004. El productor concertó una cita de trabajo con ella, pero cuando la mujer entró en la oficina, la obligó a practicarle sexo oral. El testimonio de Evans es uno de los tantos que ya habían sido publicados en la investigación periodística, y que dieron vida al movimiento MeToo (Yo También).

Las denuncias de abuso, en todos los rincones del mundo, colocaron el tema en la agenda. La revista Time nombró “personas del año” a las valientes que “rompieron el silencio” en sus respectivos ámbitos.
Weinstein llegó a la comisaría a las 7:30 de la mañana y fue conducido a la Corte. Entre los libros que llevaba, uno era una biografía del cineasta Elia Kazan, aquel que testificó contra artistas de ideología izquierdista durante el macartismo

Desde entonces, las mujeres de todo el mundo comenzaron a animarse y así desenmascararon a acosadores, no sólo en el ámbito de Hollywood. Al caso Weinstein se suman las denuncias contra Bill Cosby (ya encontrado culpable), Kevin Spacey, los hermanos Ben y Casey Affleck y, recientemente, el galardonado Morgan Freeman, entre otros famosos.

Pero en lo que corresponde al magnate, la cantidad de mujeres que lo acusaron en los medios es impresionante: se estima que los casos superan los 80. ¿Se plegarán ahora a la denuncia judicial? Entre las damnificadas hay estrellas de la talla de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Salma Hayek, Uma Thurman, Rosanna Arquette, Ashley Judd, Julianna Margulies, además de decenas de mujeres desconocidas para el gran público.

Mientras, la actriz y diseñadora británica Georgina Chapman (42), que llevaba una década casada con Weinstein, se separó de él al momento de las acusaciones. Tienen dos hijos en común, India (8) y Dashiell (5).
Mientras, la actriz y diseñadora británica Georgina Chapman (42), que llevaba una década casada con Weinstein, se separó de él cuando fue acusado. Tienen dos hijos en común, India (8) y Dashiell (5)

Weinstein –al que Meryl Streep llegó a llamar “Dios” al momento de recibir un premio– era hasta hace poco la figura más temida de Hollywood. Neoyorquino de Queens, él y su hermano Bob fundaron casi de la nada una compañía que marcaría el paso del cine estadounidense: Miramax. Y no tardaron en arrimarse al éxito, captando talentos que el circuito oficial pasaba por alto. En 1989 dieron el primer golpe con Sexo, mentiras y video, que catapultó a la fama a Steven Soderbergh. En 1994 estrenarían Pulp Fiction (gran hit de Quentin Tarantino) y arrasarían con los Oscar en 1999 con Shakespeare in love (siete estatuillas, nada menos). Desde entonces, Miramax se consolidó como una fuerza irrefrenable.

En 2012, por caso, la revista Time colocó a Weinstein en el ranking de las 100 personas más influyentes del mundo. Y él no tuvo reparos en abusar, violar y amenazar a toda joven actriz con aspiraciones de fama. Tampoco le temblaba el pulso si debía erogar cuantiosas sumas para acallar cualquier reclamo que surgiera.

“Weinstein me violó aquí, en Cannes, en 1997. Este Festival era su terreno de caza. Incluso esta noche, sentados entre nosotros, hay quienes deben rendir cuentas por su conducta hacia las mujeres”, declaró la actriz y directora italiana Asia Argento, una de las primeras voces que se alzaron sin medias tintas.

Al costado, junto con Gwyneth Paltrow, quien fuera acosada por el productor cuando estaba de novia con Brad Pitt. El actor, al enterarse, enfrentó y amenazó a Harvey.
Al costado, junto con Gwyneth Paltrow, quien fuera acosada por el productor cuando estaba de novia con Brad Pitt. El actor, al enterarse, enfrentó y amenazó a Harvey

Lo hizo durante la reciente ceremonia del Festival de Cannes, nada menos, y recibió una ovación. “Te tenemos, Harvey”, celebró Rose McGowan, la actriz que narró en un libro cómo Weinstein la violó en una suite de hotel, en el festival Sundance de 1997. Ella se animó a denunciarlo en su momento, “pero me dijeron que no había pruebas... Y les contesté que la prueba era yo”. A McGowan le cancelaron su programa y dejaron de contratarla. Así de contundente era la mano negra de Harvey, el prepotente que hoy, solo y en bancarrota, enfrenta un futuro tras las rejas.

Por Eduardo Bejuk. Fotos: Télam y archivo Atlántida.

SEGUÍ LEYENDO:

Flor Peña: "El feminismo no se trata de taparse para no ser cosificada"

Florencia Peña: "Sé que en algún momento abrir la pareja será una opción para nosotros"

Así será la boda salteña de 3 días de Florencia Peña y Ramiro Ponce de León

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig