De la Rúa se escapó de su corralito – GENTE Online
 

De la Rúa se escapó de su corralito

No debe ser así el "que se vayan todos" que gritan algunos argentinos cada vez que se refieren a la clase política criolla. El destino imaginado por quienes adhieren a esa consigna -que por razones de buen gusto no repetiremo
s en estas líneas- se supone en las antípodas de las blancas arenas, el mar turquesa y las lujosas villas de Casa de Campo, un exclusivísimo reducto de La Romana, población ubicada 110 kilómetros al sudeste de la capital de la República Dominicana, con vista al Caribe, aeropuerto internacional propio, excelentes canchas de golf, custodios armados hasta los dientes, donde suelen vacacionar millonarios de medio mundo. Y ahí, precisamente y por estos días, codeándose con ellos, está Fernando de la Rúa. Sí, el mismo que un año y quince días atrás abandonó el barco de la Argentina dejando tripulación y pasajeros a la deriva. El mismo que antes de alcanzar el poder -y desperdiciarlo en 740 días-, en enero prefería refrescarse en Mar del Plata.

Por aquellos pagos, tan chéveres y tan distintos al silencio de Villa Rosa, a la numerosa y alegre comitiva de los De la Rúa (Fernando e Inés, Aíto y Gaby Vaca Guzmán, Agustina y Juan Petracchi -con Sol, Simón, Sofía y su nana, Beba-, y dos custodios de Gendarmería) los recibieron Shakira y Antonio, quienes junto a William y Nidia Mebarak -padres de la cantante- descansan en el lugar donde hay que oblar no menos de un millón y medio de dólares para comprar una propiedad y de 800 a 3.000 dólares diarios para alquilarlas.

Quien reparó en la presencia de Fernando fue su amigo Hipólito Mejía, actual presidente dominicano. En octubre, el mandatario ya se había comunicado con él vía el celular de Antonio, en ocasión de una visita de Shakira a la casa de gobierno en Santo Domingo. Esa vez, Mejía le insistió para que viajara, algo que recién pudo planear con fundamento a principios de noviembre, cuando la jueza María Romilda Servini de Cubría lo autorizó a salir del país. Enseguida, el caribeño le hizo sentir su hospitalidad. Y para el alicaído ánimo del ex presidente fue como un bálsamo. El 27 de diciembre, cuatro días después de su llegada -en primera clase y vía Nueva York- lo pasó a saludar por la villa junto a Sammy Sosa, un famoso beisbolista local, y el empresario Domingo Dauhjare. La mismísima oficina de prensa del gobierno brindó así la información: "Mejía desayunó en la villa privada de la familia De la Rúa (sic), quien estuvo acompañado por su hijo Tony (sic) y la artista colombiana Shakira".

por Hugo Martin
fotos: Presidencia de la República Dominicana y Alfredo Olaverría, de El Listín Diario
De la Rúa -que por primera vez dejó su voluntario exilio en Pilar-, con el presidente Mejía y el presidente del Senado, Andrés Bautista, en una gira por la región de Cibao; se mostró absorto frente a dos papayas.

De la Rúa -que por primera vez dejó su voluntario exilio en Pilar-, con el presidente Mejía y el presidente del Senado, Andrés Bautista, en una gira por la región de Cibao; se mostró absorto frente a dos papayas.

De la Rúa junto al presidente Mejía, Shakira y el beisbolista Sammy Sosa.

De la Rúa junto al presidente Mejía, Shakira y el beisbolista Sammy Sosa.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig