De casa al trabajo y del trabajo al boliche – GENTE Online
 

De casa al trabajo y del trabajo al boliche

Uncategorized
Uncategorized

Sin histerias, pero con cierto aire cómplice, comienza temprano la noche del
miércoles en la ciudad. Hombres con saco, corbata y zapatos lustrados salen de
sus trabajos y se acercan a la orilla de Puerto Madero, hoy epicentro de esta
tendencia. Con ellos, también van ellas: las de más de treinta lucen tailleurs,
o look de oficina. Las de menos, se animan a las minifaldas y pantalones, sin
demasiados brillos, y previa pasada por el espejo sólo para renovar peinado y
maquillaje. La noche los mezcla a todos, y a nadie le importa si el que baila
allí al lado es bancario, experto en sistemas, empresario, promotora o
profesional del marketing. O, incluso, un extranjero de paso. Son recién las
ocho. Apenas se está yendo la tarde. Y en Buenos Aires nace la movida de los
oficinistas, nace el after office.

Muchos se encuentran en la terraza de Opera Bay (ex Divino) -con la mejor vista
al río-, que bautizó sus noches de miércoles como Madero Mid Week. Todos
clonados con el bronceado de alguna cama solar, porque el exceso de la oficina
no les permite ver al dios Febo. Todos piden cerveza o Speed (o cualquier energy
drink) con vodka en las barras, música al taco y todo como si fuese un sábado a
las cuatro de la mañana, pero es un miércoles, la semana está por la mitad y la
noche acaba de comenzar.

CANSADOS DE LA SOLEDAD. "Después de la oficina, con mis amigas íbamos siempre al cine o a comer algo, pero siempre terminábamos solas. Nuestras salidas no nos ayudaban a conocer a nadie, y después al otro día lo pasábamos quejándonos en el
trabajo. Hasta que un día nos invitaron a un cumpleaños en un boliche, nos
pareció raro porque era miércoles, pero la sorpresa fue que cuando llegamos
estaba lleno, y no de adolescentes. Sino de gente de nuestra edad. Te juro, me
siento más cómoda saliendo de martes a jueves, que el fin de semana. Acá hay
menos histeria, menos caretas"
, dice Paola, 32 años, soltera y secretaria de uno
de esos jefes piolas que a veces se prende y va con ella y los demás empleados.

Lo movida arranca a las siete de la tarde y se apaga después de las dos de la
mañana. "Venir acá lo tomo como horas de relax, de estar con amigos, de
olvidarnos por un rato de las obligaciones, jugamos por un rato a ser nuevamente
adolescentes, esto es como volver a la matineé"
, dice Gabriel, 32 años, soltero
e ingeniero en sistemas.

Los fanáticos de etiquetar cada tendencia que nace le pusieron after office, una
prolongación del día de trabajo, con traje y vista al río, donde las diferentes
tribus de oficinistas y yuppies se encuentran para comer, tomar y bailar, todo
en horario que les permite volver a levantarse la mañana siguiente.

SOLOS, SOLAS Y ESCAPADOS.
Las primeras estrellas se dejan ver en el cielo y la
brisa del río llega hasta la terraza de Opera Bay. "Que venga acá no significa
que voy a serle infiel a mi novio, él esta jugando al fútbol y yo acá vine con
unas amigas del trabajo", se ataja Mariela, 27 años, promotora de eventos, en
pareja hace tres años. Al lado de ella está Mario, 32 años, dos hijos y empleado
en una empresa de telemarketing. "No me saques fotos -suplica-, que soy casado y
mi mujer se cree que los miércoles voy a jugar al fútbol. Hace un año que vengo,
y acá las chicas no histeriquean tanto antes de tener una historia".

Ahora son las dos de la madrugada. El río, en pleno Puerto Madero, está sereno.
La terraza de Opera Bay (hay miércoles que llega a albergar tres mil almas) se
vacía de a poco. Los grupos que al principio eran de hombres por un lado y
mujeres por el otro, ahora se retiran, algo mezclados. Todo termina. Mañana,
jueves, habrá que ir a trabajar.

Lo que hay que saber
- Las entradas cuestan entre $5 y $15, depende del lugar y el sexo (en
algunos, las mujeres entran gratis)
- La movida empieza a las 19:30 y finaliza a las 2 de la mañana
- Se pueden comer platos calientes o fríos, desde $10
- Se bebe mucha cerveza y energy drinks con vodka, entre $5 y $10
- Los lugares: Opera Bay (en Puerto Madero), Mint, Museum, Big One, Club
Retro, entre otros.

A pesar de haber trabajado durante todo el día en una oficina, apenas cae el sol del miércoles, deciden despejarse, sin dejar el traje y la corbata.

A pesar de haber trabajado durante todo el día en una oficina, apenas cae el sol del miércoles, deciden despejarse, sin dejar el traje y la corbata.

El <i>Madero Mid Week</I> de <i>Opera Bay</> convoca a más de tres mil personas cada miércoles. Son hombres y mujeres que trabajan y no quieren limitar la diversión al fin de semana. La terraza del ex Divino explota con las primeras noches hot.

El Madero Mid Week de Opera Bay convoca a más de tres mil personas cada miércoles. Son hombres y mujeres que trabajan y no quieren limitar la diversión al fin de semana. La terraza del ex Divino explota con las primeras noches hot.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig