«Daría mi vida por saber quién asesinó a María Marta» – GENTE Online
 

"Daría mi vida por saber quién asesinó a María Marta"

El Gordo Carrascosa está aterrorizado. Tiene pánico de que una pelea entre dos funcionarios judiciales lo deposite de nuevo en la cárcel. Dicen que por más que goza de una libertad bajo fianza, no puede soportar la
acusación de ser el coautor del crimen de su esposa, María
Marta García Belsunce. "Daría mi vida por saber quién asesinó
a María Marta
", repite ante familiares y amigos que lo visitan.
Y agrega: "Juro que no me interesa zafar, pero cuando
pienso que alguien puede sospechar que maté a mi mujer, la
verdad, me quiero morir. Siento que me destruyeron el tiempo
que me queda por vivir
".

¿LA LEY DEL MAS FUERTE? Por sobre todas las cosas,
el viudo teme por el enfrentamiento sin cuartel que se ha desatado
entre el fiscal Diego Molina Pico y el juez de la causa,
Diego Barroetaveña. Hay un dato certero: después de que el
magistrado ordenara a mediados de mayo la libertad bajo
fianza de Carrascosa -previo pago de una fianza de 100.000
pesos- comenzó una "guerra violentísima" entre él y Molina
Pico, quien no se quedó quieto, ya que apeló la medida ante
la Cámara, que luego de la feria judicial tendrá que resolver
si el Gordo debe volver tras las rejas. Cómo será la pelea,
que cuando entendió que Barroetaveña demoraba en expedirse,
presentó un escrito de pronto despacho por el cual lo
intimó a resolver el curso de su apelación, y amenazó con ir él
mismo en persona a presentar su planteo.

Si bien, según la opinión generalizada de los expertos que
transitan los tribunales de San Isidro, sería más que difícil que
la Cámara de Apelaciones revocara la determinación del juez,
los abogados del Gordo no se confían. Saben que el fiscal ya
demostró que va a hacer lo imposible para regresara Carrascosa
a la cárcel.

Les consta que primero disparó con munición gruesa cuando dejó
planteado en un escrito su sospecha de que existía un plan de
la familia de María Marta para manipular los estudios genéticos.
Según el fiscal, buscaban que el ADN de los sospechosos
no coincidiera con los de las manchas de sangre encontradas en
el lugar del crimen. Para efectuarle ese pedido a Barroetaveña, se
basó en escuchas telefónicas entre Guillermo Bártoli -cuñado de
la víctima y procesado por encubrimiento- y el calificado médico
genetista Eduardo Raimondi, director de la Fundación Favaloro,
entonces perito de parte de los García Belsunce. Cuando le pidió
al juez de la causa que ordenara allanar la Fundación, el magistrado
no le dio el gusto y fue más allá: le dijo que su pedido era
improcedente y que sus suposiciones sobre una posible adulteración
de los estudios genéticos eran injustificadas.

La imagen inédita muestra a Carlos Carrascosa y María Marta García Belsunce felices y de paseo en el country donde a ella la asesinaron.

La imagen inédita muestra a Carlos Carrascosa y María Marta García Belsunce felices y de paseo en el country donde a ella la asesinaron.

Hoy, él está libre bajo fianza, y se presenta todos los meses en la fiscalía de Pilar como lo
muestra la foto.

Hoy, él está libre bajo fianza, y se presenta todos los meses en la fiscalía de Pilar como lo
muestra la foto.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig