¿Cuántas muertes mas hacen falta para que no haya más muertes? – GENTE Online
 

¿Cuántas muertes mas hacen falta para que no haya más muertes?

Es como una pared gris que se te viene encima y ya no ves más nada. Entre los kilómetros 48 y 50 hay un declive que forma un banco de neblina muy denso. Pero lo que más complica la visibilidad es el humo de los hornos de ladrillos que, según como sople el viento, va hacia la autopista”, le explica a GENTE un taxista que recorre a diario la autopista Ezeiza-Cañuelas. Y no exagera: en ese tramo, en menos de un año, tres accidentes casi idénticos entre un total de treinta vehículos dejaron doce muertos y veinte heridos (ver detalle en fotos y epígrafe). Según las pericias y los testigos, en los tres casos había niebla cerrada, pero los vehículos –en especial, los camiones– no bajaron de los noventa kilómetros por hora…

A pesar de los muchos pedidos de entrevista que formuló GENTE, no fue posible obtener información directa de los responsables de Autopistas al Sur, empresa compuesta, según su sitio en Internet, por el grupo español OHL, Textil Meller y Banco de Galicia, concesionaria de los 34 kilómetros de la autopista Jorge Newbery, más conocida como Ezeiza-Cañuelas.

Mientras tanto, la niebla, el humo de una fábrica de ladrillos, los sectores de terreno muy bajos que presenta la autopista en algunos tramos, la irresponsable velocidad que le imprimen los conductores a los camiones, y la imprudencia habitual de los argentinos (el país está casi al tope de la estadística mundial de accidentes de tránsito), siguen siendo una bomba de tiempo. Durante sus varios recorridos por la autopista Ezeiza-Cañuelas, GENTE comprobó que el exceso de velocidad de los vehículos de transporte de carga, por ejemplo, es casi un leit motiv, agravado por la desaprensión: muchos manejan distraídos, charlan con sus compañeros de cabina, hablan con sus colegas de otros camiones mientras circulan a muy alta velocidad, como si la rutina y la experiencia, lejos de tornarlos más prudentes, los hiciera invulnerables.

En los casi cinco meses de este 2007 murieron mil ciento cincuenta personas en accidentes de tránsito en todo el país, según informó Eduardo Mondino, titular de la Defensoría del Pueblo de la Nación, que además completó así su negra lista: “En los últimos cuatro años, créase o no, murieron casi treinta mil en accidentes de tránsito. Eso significa otras tantas familias destrozadas para siempre por culpa de un Estado ausente”.

¿Y LAS AUTOPISTAS? Una de las voces más autorizadas en materia de autopistas es el abogado y economista Guillermo Laura, de la Fundación Metas Siglo XXI, autor de cuatro libros sobre el tema. Entre ellos, el que tituló Diez mil kilómetros de autopistas por diez centavos, que propone la construcción de la Red Federal de Autopistas Libres de Peaje. Según Laura, esa red “evitaría cuatro de cada cinco muertes. Hay personas que creen que el problema de la niebla es un fenómeno de la naturaleza, y que no hay nada que hacer. Pero no es así. El concesionario deber preservar la transitabilidad de la ruta. Cuando la ruta no tiene la visibilidad necesaria, el concesionario debe suspender el tránsito para evitar choques y pérdida de vidas. Lo que más indigna es que el costo del sistema de control de nieblas… ¡no supera los cuatro mil pesos! El detector de niebla marca con total precisión el momento en que la visibilidad no es suficiente y hay que cerrar la autopista. ¿Qué pasa en un aeropuerto cuando la niebla impide la visibilidad? Se cierra, y los aviones se desvían a un aeropuerto de alternativa, cosa que sucede en el aeropuerto de Ezeiza, tan cercano a la cuestionada autopista. El operador de la torre de control no se queda cruzado de brazos dejando que los aviones se estrellen contra la pista… La autopista Ezeiza-Cañuelas es muy buena, sí, pero lo importante es que esté bien operada, para lograr una reducción de la mortalidad del 87 por ciento. ¿Cómo operarla? No es ningún misterio. En las zonas de niebla o de hielo hay que incorporar detectores electrónicos con carteles variables que indiquen la existencia de riesgos. En Chile hay centros de control inteligente desde los que se monitorea, con decenas de cámaras y televisores, la velocidad de los vehículos. Cuando se detecta un exceso, se ordena de inmediato a la patrulla policial más cercana que detenga al infractor. Simplemente con ese sistema redujeron al mínimo la cantidad de accidentes. En los Estados Unidos, la Ruta 89 del estado de Virginia tenía un grave problema de niebla. Se instalaron balizas lumínicas como las de los aeropuertos, y se resolvió la cuestión. Y hasta en nuestra provincia de San Luis se llegó a un nivel de desarrollo más moderno que el de las provincias más ricas de la Argentina: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza”.

LAS CULPAS COMPARTIDAS. Me irrita que sigan sucediéndose accidentes fatales en el mismo lugar, y que todo continúe como si no pasara nada”, le dice a GENTE María Scarpino, titular de la Fiscalía Penal 10 de La Plata, a cargo de la investigación del accidente del 29 de abril en la autopista Ezeiza-Cañuelas: cinco muertos –uno de ellos, menor de edad– y once heridos, algunos muy graves. La combi en que viajaban había partido de Las Flores rumbo a la Capital Federal, y en medio de un manto de niebla –visibilidad casi cero– fue embestida en la parte trasera por un camión que, según los primeros peritajes, iba a más de ochenta kilómetros por hora. Más que probable, porque la combi fue arrastrada a lo largo de sesenta metros.

–Doctora Scarpino, ¿la niebla es la verdadera culpable de estos terribles accidentes?
–En parte sí. Pero la niebla no es excusa para la irresponsabilidad de los conductores. Todos los accidentes de tránsito se producen porque hay negligencia o imprudencia. Un testigo del accidente del 20 de marzo declaró que de pronto entraron “en una habitación gris, era imposible ver algo”. Otro, una mujer que iba por el carril contrario, dijo que “desde la nube gris salió como una burbuja”. ¡Eran los vehículos accidentados!

–¿Realmente hay falta de controles?
–El camión no tenía tacómetro, y la combi lo tenía desconectado, igual que la camioneta de la empresa Manuel Tienda León en el accidente de marzo pasado. Ni la Gendarmería ni el Control Urbano de Cañuelas detectaron esas fallas. Pero creo que, en materia de prevención, también hay indolencia empresarial.

–¿Cómo evitar futuras tragedias?
–Cuando la niebla impide ver, hay que cerrar la autopista. A los funcionarios responsables les mandamos oficios para que cumplan con sus funciones, advirtiéndoles que si no lo hacen estarán incumpliendo sus deberes. Es decir, cometiendo un delito.

....................................................................................................

Todo se sabe. La niebla es una pared gris y cegadora. El humo de la fábrica de ladrillos también. El exceso de velocidad mata. La estadística dice que la autopista Ezeiza-Cañuelas, bajo ciertas condiciones, es altamente peligrosa. Para todos esos problemas hay soluciones. Sin embargo, nada se hace. Parece que sólo se espera la próxima muerte. Y todos podemos ser ese muerto. ¿Hasta cuándo?

Seis y media de la mañana. Apenas pasado el peaje, la niebla convierte a la autopista Ezeiza-Cañuelas en una masa gris y espesa. Visibilidad: casi nula. Sin embargo, autos y camiones se lanzan a una carrera salvaje.

Seis y media de la mañana. Apenas pasado el peaje, la niebla convierte a la autopista Ezeiza-Cañuelas en una masa gris y espesa. Visibilidad: casi nula. Sin embargo, autos y camiones se lanzan a una carrera salvaje.

En menos de un año, en la autopista Ezeiza-Cañuelas hubo tres accidentes casi idénticos. Mayo 10, 2006: once camiones, dos autos y una ambulancia chocaron en medio de la niebla, kilómetro 49. Murió el conductor de uno de los camiones.

En menos de un año, en la autopista Ezeiza-Cañuelas hubo tres accidentes casi idénticos. Mayo 10, 2006: once camiones, dos autos y una ambulancia chocaron en medio de la niebla, kilómetro 49. Murió el conductor de uno de los camiones.

Marzo 20, 2007:  choque entre catorce vehículos, seis muertos y nueve heridos, kilómetro 49,5.

Marzo 20, 2007: choque entre catorce vehículos, seis muertos y nueve heridos, kilómetro 49,5.

Abril 29, 2007: choque entre un camión y una combi: cinco muertos y once heridos, kilómetro 48.

Abril 29, 2007: choque entre un camión y una combi: cinco muertos y once heridos, kilómetro 48.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig