que ya tuve el primer antojo", dijo. Ahora y aquí, la segunda parte de un reportaje… que viene con un pan debajo del brazo." /> «Con Paolo me siento una mamá supercuidada» – GENTE Online
 

"Con Paolo me siento una mamá supercuidada"

Uncategorized
Uncategorized

-Un mes de casada, ¡y embarazo confirmado! Todo un récord, Zulemita…
-No lo
podíamos creer. Mirábamos una y otra vez los análisis, ¡y no lo podíamos creer!
¡Cuánta felicidad! Tengo un embarazo de cinco semanas. Te imaginás la alegría de
mi mamá. Está tan ilusionada…

-¿Y usted, Paolo, cómo se siente?
-Zulemita me hizo el hombre más feliz del mundo. Ahora voy a cuidarla día y
noche para que llegue muy bien al parto, que será más o menos en abril.

-Por lo menos ya le respondió al primer antojo: fiambres y quesos, al minuto, a
pesar de la helada noche…
-(Se ríe). Es que Zulemita, a veces, tiene baja presión, y comer algo salado le
hace bien. Bueno, ¿la verdad?: ¡a los dos nos encanta comer fiambres y
mozzarella italianos!

-Pero además de eso, Paolo es un divino -se entusiasma Zulemita
-¡Me re cuida!
Está en todos los detalles. Pobre… Me da lástima, porque ahora viene la etapa de
las náuseas y los mareos…

-¿Cómo reacciona?

-Nunca me reprocha nada, y menos ahora. ¡Es un dulce de leche!
-Dulce de leche, Zulemita… ¡Pero italiano! (acota y se ríe Paolo).

-¿Cómo le sienta la Argentina a tu marido?
-Es increíble lo bien que se adaptó. Es cierto que vamos a vivir en Miami, pero
a Paolo le encanta la Argentina, de modo que vamos a venir bastante seguido.

-¿Adónde va a nacer tu hijo?
-Ya lo decidimos: aquí, en la Argentina.

-¿Estás segura?
-No hay la menor duda. A Paolo y a mí nos gusta mucho viajar, pero yo soy bien
de aquí, mi familia también, y Paolo aprendió a querer mucho este país…

-¿Qué te dijo tu padre?
-Me llamó y me felicitó. Me dijo que se sentía muy feliz por mí.

Zulemita y Paolo en el departamento de Zulema: primera visita con la noticia ya confirmada.

Zulemita y Paolo en el departamento de Zulema: primera visita con la noticia ya confirmada. "Mami, vas a ser abuela", le dijo su hija. Paolo, a puro mimo, le acaricia la pancita (por ahora inexistente, pero deseada).

Paolo le besa la mano a Zulemita, que ya tiene los síntomas clásicos: mareos, náuseas y cansancio. El domingo a la noche salieron para visitar a Zulema. Después, puro hogar a puerta cerrada.

Paolo le besa la mano a Zulemita, que ya tiene los síntomas clásicos: mareos, náuseas y cansancio. El domingo a la noche salieron para visitar a Zulema. Después, puro hogar a puerta cerrada.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig