“Con Doda, mi vida es maravillosa” – GENTE Online
 

“Con Doda, mi vida es maravillosa”

Uncategorized
Uncategorized

Aun cuando está participando en el Séptimo Concurso Internacional de Saltos Hípicos CSI-W Haras El Capricho 2005, Alvaro Alfonso de Miranda Neto –Doda–, no deja de mirar hacia el costado para ver a una de las mujeres que le cortan el aliento. Es Viviane, su hija de cinco años, de su pareja anterior. “A Athina y a Viviane –dice– las llevo en mi corazón. Con Athina estamos muy bien. Pronto nos casaremos… Pero yo no digo que vamos a ser felices… ¡porque ya lo somos!”, dice con simpatía y seguridad.

Doda (32) y Athina Helena Roussel Onassis (20) –hija de la fallecida Cristina y del belga Thierry Roussel, nieta del mítico Aristóteles y dueña de una fortuna estimada en 5.000 millones de dólares– se casarán el próximo 3 de diciembre en la Fundación Oscar y María Luisa Americano, San Pablo. En la ciudad paulista viven juntos desde hace casi tres años, tras haberse conocido en un club de equitación de Bélgica.

Ahora, Athina y Doda están en la carpa VIP, mientras su anfitrión, el empresario Gerardo Werthein, presidente de la Federación Ecuestre Argentina y dueño del espectacular Haras El Capricho dirige cada detalle de la organización del evento. Les llevamos el último número de GENTE, con una nota sobre su participación en la competencia hípica que los trajo a Buenos Aires. Justamente, la madre de Athina, Cristina, dio su último reportaje antes de morir a esta revista, junto a su gran amiga Marina Dodero. Se lo decimos. Ve la nota. Le gusta y acepta charlar. Es todo un gesto de su parte: suele ser reticente a dar entrevistas. Y al instante, se ve la complicidad con él. En esta relación, Doda es el experimentado protector, objeto de la admiración de la joven Athina. Empecemos, entonces, por historias mínimas: la pequeña Viviane.

–¿Cómo se lleva usted con la hija de Doda?
Athina:
Prefiero que conteste él.
Doda: Athina y Viviane tienen una relación perfecta. Se quieren mucho, y además coinciden en su profundo amor por los animales. Viajamos siempre los tres juntos, acompañados por la nana Mariuda. Y disfrutamos mucho.

–¿En qué piensa que cambió la vida de Athina desde que están juntos?
Doda:
Además del amor, creo que lo más importante en la vida es encontrar una profesión, trabajo o deporte que realmente te haga feliz. Con Athina el tiempo nos pasa muy rápido, porque disfrutamos mucho lo que hacemos.
Athina: Yo soy capricorniana y a todo le pongo un gran esfuerzo. A Doda le resulta todo más natural, pero a su vez es muy perfeccionista.
Doda: Siempre le digo que para saltar hay que utilizar la misma técnica que uno utiliza en la vida. Concentrado, pero al mismo tiempo relajado y tranquilo. Porque la mente tiene que estar enfocada pero el cuerpo relajado, ya que si no el caballo percibe que uno no le trasmite seguridad en lo que está haciendo. Y con las personas pasa lo mismo.

–¿Piensan saltar mucho tiempo juntos?
Athina:
¡Ja, ja, ja!
Doda: En serio, este deporte es uno de los pocos que se pueden practicar hasta los 65 años y con un excelente nivel. Se puede llegar a participar hasta de diez Juegos Olímpicos.

–¿Tienen amigos argentinos?
Athina:
Sí, muchos.
Doda: Sobre todo en el ambiente ecuestre, como los Werthein, por ejemplo, que es una familia apasionada por este deporte. Lo que ha hecho Gerardo acá tiene un gran nivel internacional.

–¿Cómo es su vida en la Argentina?
Doda:
Mientras competimos estamos concentrados en el concurso. No salimos mucho, porque trajimos siete caballos y tenemos que dormir para poder entrenarnos a la mañana temprano. La gente no entiende que nosotros acá no estamos de paseo, sino trabajando. Pero en algún momento vamos a ir a conocer algunos de los tantos lugares que ofrece esta ciudad. Nos encanta Buenos Aires.
Athina: Esta es la primera vez que estoy en la Argentina y me siento muy bien. Doda ya me había dicho que admiraba este país.

–Además de su futuro marido, usted también es el profesor de Athina. ¿Cómo la definiría como amazona y como persona?
Doda:
Está montando cada día mejor. Pasó de saltar de un metro treinta y cinco a un metro cuarenta, y lo hizo muy bien. Va progresando todos los días. Es muy disciplinada y se impone objetivos.

–Falta muy poco para su casamiento. ¿Ya tienen todo listo? ¿Hay muchos nervios?
Athina:
Tenemos todo preparado, pero los nervios los dejamos para la víspera... Ahora tenemos que estar concentrados en competir –dice, y en seguida se levanta y se retira. Desde la mesa de control acaban de convocarla a la competencia por su número de participación, el 42.

–Bueno… ¿Cómo se conocieron?
Doda:
La primera vez que competí en Europa fue en 1995, a los 22 años. Allá me quedé ocho años. Y a Athina la conocí en Bélgica.

–¿Le preocupa la diferencia de edad entre usted y Athina?
Doda:
Para nada. Cuantas más canas me vayan saliendo, voy a ser un mejor hombre y, le aseguro, un mejor jinete.

Athina (20) y Doda (32)  se dan un beso para celebrar el tercer puesto del jinete brasileño en el haras El Capricho, de Gerardo Werthein.

Athina (20) y Doda (32) se dan un beso para celebrar el tercer puesto del jinete brasileño en el haras El Capricho, de Gerardo Werthein.

Athina y Doda se casarán pronto y los une la pasión por los caballos. Si bien ella no es profesional, según su novio y maestro su nivel mejora  día a día.

Athina y Doda se casarán pronto y los une la pasión por los caballos. Si bien ella no es profesional, según su novio y maestro su nivel mejora día a día.

Mientras esperaban su turno para participar de la competencia de salto, Athina y Doda no ocultaron su amor. Es la primera vez que ella visita la Argentina. Su madre, Cristina, falleció aquí hace 17 años.

Mientras esperaban su turno para participar de la competencia de salto, Athina y Doda no ocultaron su amor. Es la primera vez que ella visita la Argentina. Su madre, Cristina, falleció aquí hace 17 años.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig