Cómo cuidarnos del bioterrorismo – GENTE Online
 

Cómo cuidarnos del bioterrorismo

Uncategorized
Uncategorized

Después del primer caso de ántrax, la Argentina está en alerta. En la calle, en el Correo, en Casa de Gobierno y en la Cámara de Diputados se formaron barreras para intentar contener al bioterrorismo. El sábado 21, a menos de diez horas de obtenido el resultado positivo del sobre de Cruceros Carnival,
GENTE compartió 24 horas con la División de Protección Ambiental de la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal. Ese día hubo más de 180 casos en los que se sospechó la presencia de la bacteria. Desde las ocho de la mañana, tres móviles recorrieron la ciudad de Buenos Aires en guardia. Algunas situaciones fueron dramáticas.

Antonia Yorno, su marido Juan Safar y su hijo Hernán viven en la calle Mendoza al 2900. Ella es ama de casa, él está por jubilarse, y el muchacho, de 27 años, estudia Derecho en la
UBA. A su nombre llegó, el sábado 13, una carta desde Las Vegas. "Se la dejé sobre la cama, y cuando llegó Hernán del trabajo la abrió -contó Antonia, sorprendida por los trajes de la brigada en el operativo-. La carta era publicidad del hotel Conrad de Las Vegas, pero ante la duda, Hernán la guardó en una bolsa de nailon, se lavó las manos y se desinfectó con alcohol. No siente ningún síntoma". Ante la desesperación, Antonia pensó en quemar el sobre, pero una vecina la convenció de que llamara a la brigada.


SEGURIDAD EN MARCHA.
Quienes llegaron a la casa fueron el subinspector Silvio Salgado y los cabos Gastón Dive y Guillermo González, de Riesgos Especiales. Su misión: intervenir en emergencias que involucran mercancías peligrosas como productos químicos, biológicos, bacteriológicos y radiactivos. El operativo se divide en tres zonas: caliente, tibia y fría. La primera es el lugar exacto del hecho. En la segunda se produce la descontaminación de los ambientes donde estuvo la carta y los trajes usados para retirarla con hipoclorito de sodio, la popular lavandina. La fría se refiere al apoyo logístico, en este caso los móviles policiales que llevan los sobres al Hospital Muñiz (que recibió, hasta el lunes 22, 1.969) y el Malbrán (llegaron cerca de 900).

TEMOR EN EL CONGRESO.
La semana pasada, casi todos los diputados recibieron correspondencia desde los Estados Unidos. José Parma, asistente del legislador Jorge Busti, abrió uno de los sobres. Le pareció sospechoso y dio la voz de alarma. Enseguida los mandaron a analizar. Otro diputado, Carlos Soria, hizo investigar su procedencia. Llamaron a los Estados Unidos y contestaron desde Chile, diciendo: "Somos la filial de Amherst, de Massachussets, una fundación que lucha contra el sida. Nosotros mandamos las cartas. Lamentamos haberlos preocupado". Falsa alarma, entonces. Pero los sistemas de control se acentuaron. Ahora se utilizan cajas cerradas para manipular el correo entrante. De todos modos, hubo diputados, como Miguel Angel Toma, que pidieron "no entrar en pánico".

por Alejandro
Sangenis
, Hugo Martin y Cora Debarbieri
desde Nueva York: Gustavo Cherquis
informe: Roxana Barberan. Informe en La Plata: Darío Ríos
fotos: Diego Soldini, en Miami: Alberto Mosquera
infografía: Cristina Gambaccini

Tres brigadas antiántrax de la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal recorrieron la ciudad de Buenos Aires el sábado pasado. Una de ellas rastrilló la zona de Catalinas con el subinspector Silvio Salgado y los cabos Gastón Dive y Guillermo González.

Tres brigadas antiántrax de la Superintendencia de Bomberos de la Policía Federal recorrieron la ciudad de Buenos Aires el sábado pasado. Una de ellas rastrilló la zona de Catalinas con el subinspector Silvio Salgado y los cabos Gastón Dive y Guillermo González.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig