un porteño de ley", como le gustaba definirse: También un self made man que empezó como cadete de farmacia y bailarín de rock y llegó a ser representante se estrellas (Susana Giménez, Jorge Porcel, Alberto Olmedo, Moria Casán…) y un respetado empresario de espectáculos. Es inolvidable por su sentido de la amistad, su generosidad y su incomparable humor. Pepe Parada: un personaje irrepetible." /> Chau, Pepe… – GENTE Online
 

Chau, Pepe...

Uncategorized
Uncategorized

José Alberto Parada, que nació (15 de enero del 37) y murió (14 de febrero de
2003) en Buenos Aires era, al mismo tiempo, definido e indefinible. Lo definían
su pelo blanco y volador -reminiscencia de uno de Los Tres Chiflados-, sus
grandes ojos algo saltones, su andar braceando y con algo de barco a la deriva,
su voz enfática, su talento para el chiste repentino, su infinita memoria, su
generosidad, su título no universitario de amigo de fierro, y los inalterables
códigos aprendidos de unos padres inmigrantes (España) en una casa pobre y
alquilada del barrio de San Cristóbal. Lo indefinían, en cambio, sus mil y un
oficios: cadete de farmacia, repartidor de mondongo, bailarín de rock -como tal
debutó en el Maipo-, contador de chistes, cadete de Carlos Artagnan Petit -el
pretérito pero imbatible rey de la revista porteña-, telonero (hacía sketches
entre cuadro y cuadro), representante de artistas, y empresario de espectáculos
en la última etapa de su vida.

No exageraba cuando se titulaba "un número uno que está detrás de los números
uno
": representó, en sus tres décadas como manager, a Porcel, Olmedo, Moria
Casán, Susana Giménez, Leonor Benedetto, Dorys del Valle, Emilio Disi (uno de
sus tres hermanos), Alberto Closas, Pablo Codevila,… y siguen las firmas.

Su constante descenso a las tripas (los camarines) de El Nacional y el Maipo le
mostraron algo más que bellos cuerpos semidesnudos, plumas y lentejuelas: le
grabaron en la memoria la verdadera cara de los gigantes del género chico: Pepe
Arias, Dringue Farías, Adolfo Stray, Nélida Roca, Zulma Faiad, Nélida Lobato y
todos los que bajaban, en el gran final de cada revista, por las escaleras
iluminadas y al son de una orquesta de metales atronadores.

Pepe: blanco pelo que parecía volado por el viento, voz tonante, mil anécdotas de las grandes estrellas del espectáculo y amigo de fierro", según sus íntimos. Buenos Aires ya lo extraña…
">

Pepe: blanco pelo que parecía volado por el viento, voz tonante, mil anécdotas de las grandes estrellas del espectáculo y "amigo de fierro", según sus íntimos. Buenos Aires ya lo extraña…

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig