re enamorados", que son muy compinches y que el humor es la mejor receta para mantener feliz a su pareja." /> «Cada vez tenemos más ganas de ser padres» – GENTE Online
 

"Cada vez tenemos más ganas de ser padres"

Ella lo mira inquietante, con su sonrisa pícara, seductora, y emplea su
tonadita peruana para que caiga definitivamente rendido a sus pies. El intenta
hacerse el duro, pero no puede -ni quiere- escapar a sus encantos. La escena
entre Gianella Neyra (28) y Segundo Cernadas (33) sucede sobre el escenario
durante la comedia Llenar un pijama, la obra con la que la pareja viene
recorriendo desde hace tres meses el interior del país todos los fines de
semana, con singular éxito. Pero bien podría ocurrir en la vida real porque,
según cuentan, están "re enamorados". Se casaron en abril de 2004, pero conviven
bajo el mismo techo desde hace tres años y medio. Los dos confiesan que aman la
televisión, el cine y la lectura, pero también explican que les encanta la
aventura, y que por eso están encantados con la gira de teatro que protagonizan.
Ahora están llegando al teatro Auditorium de San Isidro, y la pregunta de ambos
surge inevitable cuando pasan por la boletería:

-¿Cuántas vendimos? -consultan a coro.
-Más de ciento ochenta, y todavía faltan dos horas para la función -les contesta
el boletero. (La sala tiene capacidad para 200 personas).
Entonces, Gianella y Segundo sonríen, siguen planeando para dentro de un mes el
reestreno de su espectáculo en un escenario del centro de Buenos Aires y aceptan
hablar de trabajo y de lo enamorados que están en la intimidad de su camarín.

-¿Por qué decidieron hacer teatro juntos?
Gianella:
Daniel Delbene, el autor de Culpables de este amor, me ofreció hacer
esta comedia. Es la primera obra de teatro que escribe y me sedujo apenas la
leí. Después teníamos que buscar a los otros actores y entonces, como Segundo se
quedaba trabajando en Buenos Aires en El patrón de la vereda, quise que la
leyera, para ver si se quería sumar al equipo.
Segundo: A mí me encantó la obra, y también debutar en teatro junto a mi mujer.
Fue como un doble regalo. Es bueno hacer teatro con gente con la que te llevás
muy bien.

-Apenas se casaron, ustedes se separaron por trabajo. Segundo se fue a trabajar
a Miami y vos te quedaste acá. ¿Ya resolvieron fijar raíces en la Argentina?
Segundo:
Este año volví a ir a Miami para trabajar, y Gianella cerró su contrato
con Telefe para hacer Quién es el jefe. Regresé, y para no separarnos un año
entero, decidí quedarme acá. Justo me salió la propuesta para El patrón de la
vereda.
Gianella: Este año lo estamos disfrutando mucho, porque trabajar juntos es un
placer. Cuando aceptamos hacer esta obra nos dimos cuenta de que iba a ser una
muy buena excusa para compartir más tiempo uno muy cerca del otro (Risas).

-¿Es la primera vez que trabajan en el mismo proyecto?
Gianella:
No. En Perú, cuando se enteraron de que estábamos de novios, nos
llamaron para protagonizar la novela Bésame, tonto. Como primera experiencia fue
complicada, pero ahora que conocemos las mañas que tenemos para actuar, nos
divertimos mucho arriba del escenario, como en esta comedia de enredos, donde
hay que saber usar pijama.

-Perdón, pero me dio el pie… ¿En la intimidad ustedes usan pijama?
Segundo:
No, prefiero un boxer, es más seductor.
Gianella: En cambio yo amo los pijamas, soy muy friolenta. Uso esos antiguos que
tienen rayitas y botones.

-Sus personajes en la comedia luchan por intentar ser algo, no lo logran y les
da vergüenza reconocerlo. ¿Ustedes siempre lograron todo lo que se propusieron
en la vida?

Segundo: Estamos tratando de cumplir cada uno de nuestros deseos. Yo siempre
soñé con armar una gran familia, aunque por ahora estamos priorizando nuestro
trabajo.
Gianella: Desde chicos los dos sabíamos que queríamos ser actores, y por suerte
hoy podemos vivir de lo que amamos. Cuidado, que ambos somos conscientes de que
con esta profesión es difícil coincidir en los laburos. Ahora, si nos dan a
elegir, queremos trabajar los dos en la misma ciudad, para después volver a casa
y poder estar juntitos.

-Ustedes se casaron en abril del año pasado, pero ya venían conviviendo desde
hace más de tres años. ¿La libreta roja del matrimonio les provocó algún cambio
en lo cotidiano?
Segundo:
No. Nosotros empezamos a convivir apenas nos conocimos, y nos llevamos
muy bien. Nos sabemos organizar con las cosas de la casa, de la vida cotidiana.
Creo que nuestra relación va a cambiar cuando tengamos hijos.
Gianella: Con todas las noticias dramáticas y terribles que vivimos todos los
días, es necesario rescatar un poco el humor. En nuestra vida privada tratamos
de apelar a la sonrisa todo el tiempo. El humor es la mejor medicina para
mantener nuestra pareja feliz.

-Los dos mencionan a los hijos como si fuese su gran anhelo. ¿Ya sienten ganas
de ser padres?
Gianella:
Sí, tenemos muchas ganas, pero la verdad es que no me gustaría exponer
a un hijo al estrés de mi trabajo, ni a la angustia de correr todo el día.
Quisiera dejar de trabajar cuando eso ocurra, y tener tiempo para poder
disfrutarlo, sobre todo durante su primer año.
Segundo: A los dos nos duele separarnos, pero lo hacemos para fortalecer nuestro
futuro. Pero cuando nazca nuestro bebé nadie nos va a mover de Buenos Aires.

-Concretamente, ¿están buscando el heredero?
Los dos:
Y… cada vez tenemos más ganas. Ojalá llegue pronto.

Gianella y Segundo conviven desde hace más de tres años. Sólo se separan cuando Segundo viaja al exterior para trabajar. Pero una vez que nazca nuestro hijo, vamos a instalarnos definitivamente en Buenos Aires", confiesan.">

Gianella y Segundo conviven desde hace más de tres años. Sólo se separan cuando Segundo viaja al exterior para trabajar. "Pero una vez que nazca nuestro hijo, vamos a instalarnos definitivamente en Buenos Aires", confiesan.

Llegan juntos al teatro y se ayudan a maquillarse, siempre como un juego. A propósito de la obra (se llama Llenar un pijama), Segundo dice que él duerme sólo con un boxer (esos pijamas antiguos con rayitas y botones, porque soy muy friolenta".">

Llegan juntos al teatro y se ayudan a maquillarse, siempre como un juego. A propósito de la obra (se llama Llenar un pijama), Segundo dice que él duerme sólo con un boxer ("es más seductor") y Gianella que usa "esos pijamas antiguos con rayitas y botones, porque soy muy friolenta".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig