“Busco divertirme, pero no me van los excesos: para todo tengo un límite” – GENTE Online
 

“Busco divertirme, pero no me van los excesos: para todo tengo un límite”

Atrás, bien lejos, quedó su debut como actriz. Es que si bien su participación en Reina en colores en 2001, exigía preparación, el hecho de que Reina Reech, su madre, encabezara el espectáculo, no era un dato menor. “Cuando me preguntan por mi debut, nunca tengo en cuenta esa participación. Tenía 13 años y para mí era una diversión”, dice Juana hoy. Pero le sirvió para, tres años más tarde, participar del programa Caramelito y vos. Ahí, a la hija de Nicolás Repetto se le abrieron las puertas de la pantalla caliente. Hoy el presente la sorprende otra vez donde empezó: arriba de las tablas. Convocada por Gerardo Sofovich, Juana (19) co-protagoniza, junto a Moria Casán y Rolo Puente, Una familia poco normal en el Multiteatro de la calle Corrientes. Ahí, de miércoles a domingos, hace de hija de la diva y de novia de… ¡Claudia Albertario! “Siento que éste es mi primer gran desafío, porque hacer comedia no es nada fácil. Hay que hacer reír a un montón de personas que vienen con muchos quilombos en su cabeza”, dice, y junto a Moe, su perro chihuahua al que lleva a todos lados como si se tratara de un hijo, arranca la charla con GENTE.

–¿Qué te costó más: hacer de lesbiana o hacer reír?
–Sin dudas, lo duro fue encontrarle la vuelta a la comedia. Me encontré con un mundo nuevo y me costó muchísimo.

–Dicen que está de moda la “ambigüedad sexual”. ¿Te pasó que una amiga se te tirara un lance?
–No. Tuve una experiencia rara con una amiga, pero sin involucrarme demasiado… Se confundió con lo que sentía hacia otra mujer. Pero no me volvió a pasar. De hecho, tengo más amigos hombres bisexuales que mujeres.

–¿Y vos qué preferís?
–A los chicos que les gustan las chicas, siempre. Estuve de novia hasta hace poco. Me separé hace cinco meses y estoy bien. Venía de convivir casi dos años, una relación muy fuerte, y ahora estoy disfrutando. No ando con ganas de ponerme de novia por ahora. Si aparece, bien, pero no me desespero.

–Siguiendo con los excesos, la semana pasada se dijo que te habían retenido el auto después de hacerte un control de alcoholemia. ¿Fue así?
–Sí, me enteré, pero no sé de dónde sacaron eso. En el mes de enero me pararon a dos cuadras de casa y me hicieron el control. Como no había bebido, me fui con mi auto. Cuando sé que voy a tomar me muevo en taxi. Busco divertirme y me encanta salir de noche con amigos, pero no me van los excesos: para todo tengo un límite.

–Sin embargo, ganaste fama de nena rebelde...
–¿Te parece...? Soy mucho más tranqui de lo que creen. En realidad, me rebelé de chica con mis viejos, porque no querían que me dedicara a esto. Desde los 6 a los 15 años estudié teatro, pero ellos no me dejaban trabajar. ¡Fue una lucha convencerlos!

–¿Y hoy te considerás actriz?
–Aunque las críticas de lo que hago son buenas, me voy a considerar actriz el día que haga un laburo y diga: “¡La p… madre! ¡Qué bien que está!”. Hoy sólo me gano la vida con la actuación.

–¿Tus papás son de opinar sobre tus trabajos?
–¡Sí! Papá, además es bastante crítico. Pero tanto él como su mujer, Flor (Florencia Raggi), me dijeron que estaba muy bien. Y a mamá le encantó.

–¿Qué sentís que heredaste de ellos?
–De mamá, los gestos y la sonrisa. Y de papá, la cosa mental, los pensamientos. Y mamá dice que de mi abuela, que fue la vedette Ambar La Fox, saqué su cuerpo, su piel y su amor por la actuación. Para resumir: tengo la sonrisa de mamá, la cabeza de papá… ¡y los pechos de mi abuela!

–Hablando del cuerpo, ¿el hecho de que tu mamá y Florencia tengan físicos casi esculturales te condiciona?
–Por suerte, no. Nada me condiciona. No tengo rollos con mi cuerpo ni vivo obsesionada por lo que marque la balanza. Igual ahora estoy bien, con un peso sano.

–¿Y tu novio qué dice?
–Nada. Estoy sola, sola, sola… ¡Y sin apuro! Por ahora Moe, mi hermoso chihuahua, es el único que tiene permiso para entrar a mi cama... (carcajadas).

Peinó y maquilló: Peluqueros Contemporáneos. Agradecimientos: Miuka, Medias Cocot, Las Pepas, Luna Garzón, y Hotel La Cayetana

Peleó por lo suyo, pese a la oposición familiar. Hoy, con Moe –el chihuahua que adoptó– en brazos, asegura que no se equivocó y que sueña con protagonizar una película.

Peleó por lo suyo, pese a la oposición familiar. Hoy, con Moe –el chihuahua que adoptó– en brazos, asegura que no se equivocó y que sueña con protagonizar una película.

 “No me condiciona que mamá y Florencia tengan físicos casi esculturales. No tengo rollos con mi cuerpo. Yo estoy bien, con un peso sano”

“No me condiciona que mamá y Florencia tengan físicos casi esculturales. No tengo rollos con mi cuerpo. Yo estoy bien, con un peso sano”

 “Estuve de novia hasta hace poco. Me separé hace cinco meses y estoy bien. Venía de convivir casi dos años, una relación muy fuerte, y ahora estoy disfrutando”

“Estuve de novia hasta hace poco. Me separé hace cinco meses y estoy bien. Venía de convivir casi dos años, una relación muy fuerte, y ahora estoy disfrutando”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig