“Aquí adentro hay una patota que golpea a los compañeros de trabajo” – GENTE Online
 

“Aquí adentro hay una patota que golpea a los compañeros de trabajo”

Uncategorized
Uncategorized

Otro abrazo simbólico. Otra vez la polémica y las dudas. Como cada vez desde que comenzó la discutida intervención del organismo, hace ya más de un año y medio, que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) anuncia el índice de inflación mensual, se vuelve a encender la mecha del escándalo. Según las estadísticas oficiales difundidas el lunes 11 de agosto, durante el mes de julio el Indice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en 0,4 por ciento, y que los alimentos bajaron el 0,8.

En tanto, las consultoras privadas indican que estaría entre el 1 y el 1,5 por ciento. La ex directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), Cynthia Pok, desplazada en julio del año pasado por oponerse a realizar el cálculo de indigencia y pobreza utilizando un IPC adulterado, habló con GENTE sobre la situación interna del organismo, los episodios de violencia, la “patota” de Guillermo Moreno y las expectativas de normalización.

–¿El día que se anuncia el índice de inflación es el más complicado del mes para los trabajadores?
–Acá adentro todos los días son complicados. Hoy nos expresamos, tenemos la oportunidad de que la sociedad nos acompañe en el repudio a esta intervención, pero las dificultadas se ven a diario. Están rotas todas las normas institucionales, hay arbitrariedad manifiesta en cada una de las decisiones técnicas y laborales, discriminación, una política de premios y castigos importante, aumentos monetarios para los que “colaboran” con la intervención, rebajas a los que se niegan a hacer ciertos trabajos por improcedentes... Aquí adentro hay una patota que funciona amedrentando, golpeando a los compañeros.

–¿Cómo se manifiesta esa violencia?
–Tuvimos una situación en mayo, cuando fuimos al Ministerio de Economía a llevar un petitorio. Ya estaba informado, se había pasado nota y todo. Fuimos para entrarlo por despacho para el ministro. Llegamos, yo estaba con mi documento en la Mesa de Entradas (en general son muy estrictos con el control) y de golpe nos hacen pasar a todos sin registrarnos. Se cerraron las puertas y bajaron la luz, quedó todo en penumbras... Allí nos esperaba la patota del INDEC. A mí me tiraron al piso, me golpearon, y a otros compañeros también.

–Imagino que resulta imposible trabajar en esas condiciones.
–Es absolutamente cierto. Todo se ha vulnerabilizado de una manera atroz. La mayoría de la gente nueva que entró con la intervención fue reclutada para ser patota. Algunos pensaron que venían para hacer un trabajo y cuando vieron cómo era el asunto, renunciaron. Claro, si a una chica joven le dicen que su función es sentarse en una escalera y escupir hacia abajo cuando hay una asamblea de trabajadores, es lógico que no quiera. Nosotros no tenemos problemas con los que entraron para trabajar. Pero los que vinieron para ser patota se tienen que ir del INDEC.

–¿Cuál es actualmente su función en el organismo?
–Cuando me desplazaron de la EPH nadie volvió a asignarme ninguna tarea. Entonces, di por supuesto que caía en mi puesto concursado anterior –coordinadora técnica de la EPH–, y eso es lo que estoy haciendo. Como digo siempre, a esta altura de mi vida no me van a convertir en un ñoqui.

–¿Y puede desarrollar su tarea con normalidad?
–El equipo técnico también ha sido de alguna manera congelado, pero seguimos realizando la encuesta en el interior del país. Lo que está intervenido es el relevamiento de Capital y GBA. Pero nuestros resultados están disponibles. Las bases de datos, los cuadros estadísticos, está todo listo para subir a Internet, como se hizo normalmente hasta el primer trimestre de 2007.

–¿Qué expectativas generaron entre ustedes las declaraciones del nuevo jefe de Gabinete, Sergio Massa, acerca de la necesidad de tener un INDEC confiable?
–Hemos pedido entrevistas con el ministro de Economía a mediados de junio, y con el jefe de Gabinete a fines de julio. Aún no tuvimos respuesta, pero esperamos poder reunirnos con ellos. Nosotros queremos pedir la normalización del INDEC, contemplando la preservación de los recursos humanos, el fin de los hostigamientos y las arbitrariedades, los sumarios absurdos y la especulación sobre la estabilidad laboral de las personas.

–En su conferencia de prensa del 2 de agosto, Cristina de Kirchner defendió la intervención del INDEC e incluso ya se había explicado la necesidad de adecuar la canasta básica. ¿Qué opinión le merecen sus dichos?
–Acá lo que se hizo es una aberración metodológica. No se sabe bien qué cambios introdujeron, pero con la explicación que reseñó el ex jefe de Gabinete, las pocas definiciones metodológicas que dieron son muy preocupantes. La adecuación de la canasta ya estaba preparada y debía empezar a operar a principios de 2007 y no se hizo a causa de la intervención. Con respecto a lo que dijo la Presidenta sobre la inflación, es claro que el IPC no se aplica a nivel comparativo entre países, sino que muestra la evolución de los precios. Es un gran error técnico, que no sé en qué contexto se lo hacen decir.

–¿Dentro del INDEC se sabe cuál es el índice real de inflación?
–Hasta cierto momento –en 2007–, se sabía. Entonces aún se podía recomponer, de alguna manera, porque se conservaban las bases de datos reales. El juez Rodolfo Canicoba Corral es quien tiene el depósito real de esas bases. Aparentemente, ahora el procedimiento viene con los cambios hechos. No hay una base real y otra falsa.

–¿Es decir que hay datos que están perdidos?
–Hay cosas que están perdidas para siempre. Se podría llegar a reconstruir una estimación, pero todo pasa primero por las condiciones institucionales. Tienen que salir la intervención y la patota. Ahí recién se pueden empezar a discutir alternativas técnicas para sanear las estadísticas públicas. Ciertamente, reconstruir lleva más tiempo que destruir, y la destrucción de las estadísticas fue meteórica.

–¿Qué grado de veracidad tienen los índices de las consultoras privadas?
–Ninguna consultora puede tener estudios a escala como un instituto de estadística pública. Tal vez ahora es el paraíso de las consultoras, porque no estando la información veraz del INDEC se les abre un gran espacio económico, pero en poco tiempo se les va a terminar ese lugar, porque esas empresas se apoyan en las proyecciones y elementos técnicos del INDEC y ajustan los resultados. Pero está claro que no pueden sustituir el rol de un instituto público. Cynthia Pok trabaja desde 1970 en el INDEC, un organismo que fue un modelo de profesionalismo bajo cualquier gobierno, y hoy cayó en el descrédito.

Cynthia Pok trabaja desde 1970 en el INDEC, un organismo que fue un modelo de profesionalismo bajo cualquier gobierno, y hoy cayó en el descrédito.

El polémico funcionario con su novia, Marta Cascales).

El polémico funcionario con su novia, Marta Cascales).

En medio de la polémica por la publicación del nuevo índice de inflación –según el INDEC se ubicó en 0,4 por ciento–, la desplazada directora de la Encuesta Permanente de Hogares describe el clima reinante en el organismo a un año y medio de la intervención del Gobierno, la violencia sufrida en carne propia por los trabajadores que piden la normalización y, con tristeza, señala: “<i>Hay estadísticas que se perdieron para siempre</i>”.

En medio de la polémica por la publicación del nuevo índice de inflación –según el INDEC se ubicó en 0,4 por ciento–, la desplazada directora de la Encuesta Permanente de Hogares describe el clima reinante en el organismo a un año y medio de la intervención del Gobierno, la violencia sufrida en carne propia por los trabajadores que piden la normalización y, con tristeza, señala: “Hay estadísticas que se perdieron para siempre”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig