Antonio Birabent – GENTE Online
 

Antonio Birabent

Uncategorized
Uncategorized

Con la mirada fría, congelada en algún punto fuera del plano. Rodeado de un halo gélido. Así, con una imagen que remite sin prisa pero sin pausa a El Eternauta de Oesterheld, Antonio Birabent da la bienvenida desde la tapa de Demoliciones, su décimo disco en 14 años de carrera. Al igual que el histórico cómic de ciencia ficción, pero medio siglo después, Antonio ofrece relatos y miradas de su amada Buenos Aires, una temática recurrente en sus discos. “Soy muy citadino. Me gustan mucho las ciudades: la mía, y también cuando recorro otras. Me gusta ser turista en mi ciudad, al menos por un rato”, explica, con voz calma desde su casa en Recoleta.

En este disco, el músico también incluye historias y palabras dedicadas a Montevideo, otra ciudad que lo apasiona. Allí se inspiró para componer el tema que da nombre a la placa, observando el emblemático Palacio Salvo –sí, Salvo, como Juan, el protagonista de El Eternauta- en una caminata al atardecer. “Casualidades deliciosas”, dirá él al señalarle la coincidencia.

-¿Qué cosas te inspiran además de las ciudades?
- Ahora me inspira mucho leer. Hace tiempo que escribo mucho en los márgenes y en las hojas en blanco de los libros. Cuando leo, me siento en comunión con palabras, y enseguida me parece fácil empezar a escribir leyendo. Eso me sale bastante fluido.

- ¿En Demoliciones hubo una intención de repasar tus trabajos anteriores?
- No, para nada. Pero después de un tiempo, yo paso a ser mi mayor inspiración. Por eso me parece casi normal que haya canciones que suenen a otros discos. Y hasta me gusta abrevar un poco en mis propias fuentes, y tener canciones que resuenan como ecos de canciones de otros discos, si bien son nuevas, con letras nuevas, y momentos nuevos. Pero lo bueno es que si alguien, hoy, me pregunta: “¿qué música hacés?”, no sé qué le contestaría, pero le daría este disco para que escuche.

-¿Entonces puede funcionar como una invitación para conocer algo de tu trabajo anterior?
- Ojalá. Me encantaría. Yo tengo a veces una sensación un poco amarga, porque hay personas que siguen mi música, pero no conocen más que algunas canciones. Sí, podría ser una invitación. Los discos están, menos mal que los grabé y no me quedé en mi casa mirando la tele. Siento que cada uno es parte de una historia, que no se puede medir en tiempos o en fechas. No hay una cronología de tiempo-espacio evolutivo. Creo que hay un viaje orbital. Hay una de mis canciones que se llama Orbito, del disco Anatomía, y para mí es una de mis mejores canciones. Cuenta la historia de alguien que está enamorado de otra persona –aunque el tema es mucho más amplio-, y se lo demuestra diciendo que orbita hacia su amor como un planeta. Me recuerda un poco a eso: en mi forma de hacer música, yo orbito sobre un mismo tema, y hasta tal vez sobre una misma canción. Lo que pasa es que van cambiando las condiciones, que van generando variaciones. Pero no hay una carrera en el tiempo lineal.

- ¿Cuál de las canciones del nuevo disco recomendarías empezar a escuchar?
- Nos costó mucho elegir qué canción iba a sonar primero. Hoy, siento el disco como un conjunto, no puedo separarlo en canciones. Pero me gusta mucho Viejos Barrios, la que cierra, porque es un resumen bastante acertado. Y ya empecé a recibir mensajes y respuestas de la gente.

-¿Qué te dicen? ¿Fueron buenos comentarios?
- Muchos me cuentan cómo interpretan mis canciones, y cada uno la vive de una manera muy particular. En general han sido buenos. Pero tengo que ser sincero, la respuesta primera, fundamental, tiene que ser la mía, porque si no empieza la dictadura del público. Estoy cansando de escuchar: “Me debo a mi público”, porque yo primero me debo a mí mismo y a mi modo de hacer música. Hay momentos en los cuales se produce una coincidencia con otras personas y a veces no. Hay gente que me empezó a escuchar hace 10 años y ya no está. Y yo sigo haciendo lo que tengo ganas de hacer.

El disco es lanzado a través de Sitios Laterales, el sello que Birabent creó en 1997. “Para seguir con esta propuesta del viaje sobre mis propios discos, hay una canción en Azar, que se llama Turista. Escucharla es animarse a mirar con otros ojos la propia ciudad –invita, entre entusiasta y reflexivo-. A mí me gustan, me siento muy urbano, trato de estar atento a lo que encierran. Pero también me cansan, entonces trato de desconectarme y transformar ese agotamiento y esa energía desbordante que tiene Buenos Aires en una canción, y que eso tenga por lo menos un sentido”.

El show: Antonio Birabent presenta Demoliciones el miércoles 21 de noviembre a las 21 en La Trastienda Club, Balcarce 460. Entradas: desde $ 25, por Ticketek y en el lugar.

Más data en: www.birabent.com.ar, y en myspace.com/soyantoniobirabent

 La referencia a las urbes está siempre presente para Birabent. Detrás de cada letra hay una pequeña historia de esquinas, bares y gente.

La referencia a las urbes está siempre presente para Birabent. Detrás de cada letra hay una pequeña historia de esquinas, bares y gente.

Después de un tiempo, yo paso a ser mi mayor inspiración. Por eso me parece casi normal que haya canciones que suenen a otras".">

"Después de un tiempo, yo paso a ser mi mayor inspiración. Por eso me parece casi normal que haya canciones que suenen a otras".

 En mi forma de hacer música, yo orbito sobre un mismo tema. Lo que pasa es que van cambiando las condiciones".">

"En mi forma de hacer música, yo orbito sobre un mismo tema. Lo que pasa es que van cambiando las condiciones".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig