“Antonini Wilson se puso blanco cuando le pedí que abriera la maleta” – GENTE Online
 

“Antonini Wilson se puso blanco cuando le pedí que abriera la maleta”

Uncategorized
Uncategorized

–¿Sí? ¿Qué pasa?
–¿La valija es suya?
–Sí.
–¿Qué trae en ella?
–Libros... eeehhh.
–¿Cuánto dinero lleva?
–Y… unos 60.000 dólares. ¿Por qué?
–Por favor, señor. Va a tener que abrirla...

Palabras más o menos, éste fue el relato que brindó María del Luján Telpuk (28), la ex policía aeronáutica que descubrió la maleta con 800.000 dólares que portaba el venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson aquel 4 de agosto de 2007, ante el juez federal Daniel Petrone el último jueves, antes de partir rumbo a Miami, para declarar también ante la Justicia estadounidense en el escándalo de la valija. El sábado a la tardecita, antes de partir, dialogó con GENTE en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

–¿Preocupada?
–Un poco. Mi vida se convirtió en un quil... La citación me llegó hace varios días, pero ahora es el momento de salir y estoy nerviosa.

–¿Tiene miedo?
–Y... El temor siempre está. Lo tengo en Argentina, imagináte en Estados Unidos. Pero, bueno… Me citaron y tengo que decir mi verdad.

–¿Va a ratificar lo que dijo en Argentina?
–No te enojes, pero prefiero no adelantar mi testimonio. Quiero ser respetuosa. Mi abogado me pidió que mantenga silencio, y lo voy a hacer. Después de que declare, a mi vuelta, podemos charlar.

Telpuk se mostró excesivamente cauta antes de irse, pero trascendió que en tierras de Bush mantendrá lo dicho en sus cuatro declaraciones ante la Justicia de nuestro país. María del Luján fue muy clara cuando sostuvo durante cuatro horas en su última visita al juez: “Vuelvo a aclarar que cuando le dije al piloto que me ubique al propietario de la valija en cuestión, va directo a Antonini Wilson y le dice: ‘Mire, necesito al dueño de esa maleta, porque la chica de la Policía Aeronáutica quiere saber qué hay’. Y ahí vino directamente este señor, y fue cuando le pregunté si la valija era suya y qué traía. Yo me quedé tranquila, porque se hizo responsable desde el primer momento. No dijo que el dueño se había ido, ni nada: se puso blanco. No tengo dudas de que la valija con los 800.000 dólares era de él”. También aprovechó para aclarar que Claudio Uberti, por aquellos tiempos titular de OCCOVIOrgano de Control de Concesiones Viales–, uno de los que compartieron el comentado vuelo Caracas-Aeroparque, la miró, por lo menos, con desprecio: “Recuerdo que lo hizo muy fijamente”. Telpuk sintió que el funcionario la recriminaba con la vista, y que su secretaria, Victoria Bereziuk, no respetó demasiado las buenas costumbres al cruzársela: “Dije ‘buenas noches’ saludando a los pasajeros y ella no saludó. No puedo negar que hice el comentario: ‘¡Qué maleducada!’”, le contó seria a Petrone. También aprovechó para dibujar un plano de la Terminal Sur del Aeroparque Jorge Newbery, y detalló que desde la pista los viajeros transitaban rumbo a un pasillo que los transportaba a la salida, sin tener que pasar obligatoriamente por su puesto, donde se encontraba el escáner. “Ni siquiera tenía idea de que los componentes del viaje eran funcionarios. Uberti iba con equipaje de mano. Revisé todas las valijas, pero no puedo asegurar que antes de mi participación no hayan pasado otras maletas, porque a dos pasajeros no los vi pasar, y a otros dos los distinguí sólo de la cintura para arriba”, declaró, destacando que sólo se enfrentó con Claudio Uberti, Victoria Bereziuk, Guido Antonini Wilson y otro venezolano, Daniel Uzcátegui, hijo del presidente de la petrolera PDVSA de aquellos tiempos. Cuando le pidieron que dejara bien en claro si las maletas que había visto eran todas las que venían en el vuelo o podía haber más, fue contundente: “No estoy segura de que hubiera más equipaje, sí de lo que yo vi, frente mío, que finalmante fue lo que pedí controlar y controlé. Repito, no puedo decir que no había más”.

Hoy, la chica nacida en Hughes, Santa Fe, maestra jardinera de profesión, se ve obligada a dejar un poco de lado su sueño artístico para colaborar con la Justicia norteamericana. Atrás quedaron sus osadas tapas en Playboy y sus deseos de participar en Patinando por un sueño junto a Marcelo Tinelli. En Miami la esperaron a su llegada dos agentes del FBI, que no se le despegan. Eso no le hace mucha gracia pero ella, fiel a su estilo más que coqueto, desembarcó, y vaya paradoja, por culpa de los escáneres estadounidenses tuvo que dejar en la Aduana local todo su equipo de maquillaje. No le permitieron pasar, entre otras cosas, lápices de labios, rouges, delineadores y otros cosméticos. Allá, los medios que la esperaban también le preguntaron si sentía temores de enfrentar a Antonini en un careo. “No es que le tenga miedo a él. La verdad, me da terror todo”, sintetizó antes de partir hacia el hotel.

Telpuk fue citada por el abogado de Franklin Durán –acusado de haber actuado como agente de Venezuela para silenciar la supuesta relación que tendría Antonini con personeros del Gobierno–. Ed Shohat, su defensor, sostiene que la plata era de Wilson, que éste subió al avión invitado por su presunta amante –Victoria Bereziuk–, y que fue El Gordo –como todos lo llaman– el que intentó comprometer a varios para que colaboraran en el intento de ocultar el dudoso origen del dinero.

Mientras tanto, María del Luján Telpuk pasea por Ocean Drive con su mochila rosa, sus inquietantes curvas y sus rollers, que llevó expresamente desde Buenos Aires para relajarse en los ratos libres, contando a los cuatro vientos cuál es su deseo para el futuro: “Quiero terminar pronto con todo esto para iniciar una carrera artística”. Escándalo de proporciones para hacerse famosa no le faltó.

<i>“No tengo dudas de que el equipaje era de Antonini. Yo me quedé tranquila, porque se hizo responsable desde el primer momento”</i>, declaró Telpuk ante la Justicia argentina antes de partir desde Ezeiza rumbo a Miami.

“No tengo dudas de que el equipaje era de Antonini. Yo me quedé tranquila, porque se hizo responsable desde el primer momento”, declaró Telpuk ante la Justicia argentina antes de partir desde Ezeiza rumbo a Miami.

María del Luján Telpuk charlando con <b>GENTE</b> en Ezeiza, sonriente, antes de viajar a Miami.

María del Luján Telpuk charlando con GENTE en Ezeiza, sonriente, antes de viajar a Miami.

<i>“Quiero terminar pronto con todo este escándalo de la valija para iniciar una carrera artística”</i>.

“Quiero terminar pronto con todo este escándalo de la valija para iniciar una carrera artística”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig