Airbag – GENTE Online
 

Airbag

Uncategorized
Uncategorized

Aunque Airbag siempre se presentó como una banda de rock, los sucesivos hits radiales del grupo rozaron una estética melódica que habilitó cierta ambivalencia. Sin embargo, su prematuro ingreso a la industria de la música permitió que siendo adolescentes comenzaran a caminar una ruta de aprendizaje constante.

Ya cuentan con tres trabajos de estudio en su haber: Airbag, Blanco y negro, y el reciente Una hora a Tokio. Lograron un disco de oro, llenaron el Luna Park y todavía tienen muchas ganas de superarse, cambiar y seguir en la búsqueda de la mejor canción rockera.

¿Cuáles fueron los elementos para que se diera este cambio dentro de la música del grupo?
Fue en los ensayos, tocábamos y salían canciones como Una hora a Tokio, temas basados en un reef de guitarra potente, y otros como Mi sensación, al estilo Foo Fighters. Nos empezó a gustar el nuevo sonido y le dimos para adelante. Además, prendíamos la tele y no veíamos tanto de esa música rotando.

¿Tuvieron alguna oposición por parte de la compañía?
Nos metimos en la sala de ensayo con nuestro productor y no entró nadie más. El día de la grabación fue tranquilo y no tuvimos a otros diciéndonos qué hacer. Tal vez algunas personas hubieran preferido baladas como Un amor de verano pero lo que hoy llevamos adentro es otro tipo de sonido.

¿Cómo fue la devolución de las fans?
Salimos de gira, esa fue la prueba de fuego y al público le gustó. Los shows en vivo suenan como los imaginamos dentro del estudio, así que fue muy buena la recepción. El resultado nos voló la cabeza.

Dejaste un poco la batería y empezaste a tocar la guitarra en los shows. ¿Por qué se dio ese cambio?
Me cansó la batería, sobre todo tocarla en vivo. Empecé a pasar 24 horas al día con la guitarra y cuando tenía que volver a mi instrumento era un peso. Si bien grabé las bases en el disco, cuando salimos a tocar agarro la viola. Fue algo muy raro, al principio me costó la adaptación, pero sirvió para que Pato incursionara en el piano y ese instrumento nos abre un montón de posibilidades.

¿Cómo reaccionan frente a las críticas?
A veces sentís que vivís en una burbuja, porque las críticas que te llegan cara a cara son las buenas. Las malas, no molestan, porque cada uno es libre de pensar o escuchar lo que quiere. Nadie tiene por qué amar a Airbag. Hasta las bandas más grandes tienen sus detractores. A mí hay grupos que no me gustan, es normal. Lo que sí molesta es la crítica basada en la mentira.

¿Les pasó mucho?
Sí, al principio decían que habíamos salido de un reality show, que éramos hijos de un magnate multimillonario o de un director de Warner Music. Mi viejo es un obrero, labura todo el día en Don Torcuato, ¡nada que ver! Entonces tenés que lidiar con eso y molesta.

¿Tenés temor de que se les complique crecer dentro del rock, que se los prejuzgue?
Trabas siempre va a haber, por eso o por cualquier cosa. Con este último disco tenemos ritmo y buenas canciones. Entonces estoy tranquilo, pueden ponernos muchas piedras en el camino, pero la banda ensaya, toca y no va a ser fácil detenernos. Lo único que me da miedo es que pasen seis meses y no se me ocurra ninguna canción.

¿Van a seguir de gira?
Sí, nos vamos a Punta del Este, a Paraguay y después al norte del país. Hay posibilidades de ir a México pero todavía nos quedan un montón de lugares en la Argentina a los que nos gustaría ir este año.

¿Cómo te llevás con las giras, alejado de tu familia?
Bien, tranquilo. Vivo con mis viejos y ellos ya están curados. Hace seis años que estamos en esto. Disfruto, supongo que cuando me cueste subir a un micro será el momento de replantearme las cosas. Cuesta el viaje, pero cuando llegás al lugar, te renovás de energía.

¿Adónde apunta Airbag en los próximos años?
Es difícil decirte. Patricio está muy riffero, lo mío viene más del lado electrónico y Gastón está en un plan acústico, él es el más político y activista. Así que pienso: “Uy Dios, cuando entremos al estudio ¡nos matamos!”.

¿En qué banda te gustaría que se transforme Airbag?
Puede ser en dos tipos de grupo. Por un lado me encantaría que sea como U2, que después de 20 años, siguen haciendo cosas diferentes. Los tipos cambian, nunca sabés con qué pueden salir y creo que eso es bueno. El otro, son los Sex Pistols, que duraron dos años pero revolucionaron el mundo.

Página oficial: Airbag

Airbag está formado por Patricio, Gastón y Guido Sardelli.

Airbag está formado por Patricio, Gastón y Guido Sardelli.

"Me encantaría que la banda llegue a ser como U2", confiesa Guido.

Este verano visitarán Punta del Este, Paraguay y el norte argentino.

Este verano visitarán Punta del Este, Paraguay y el norte argentino.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig