Prefiero que se enoje conmigo para siempre antes que llorarlo para siempre"." /> «Ahora sólo la Virgen, Dios, los médicos y la familia podemos sacar a Diego adelante» – GENTE Online
 

"Ahora sólo la Virgen, Dios, los médicos y la familia podemos sacar a Diego adelante"

-Mirá, prefiero que se enoje conmigo para siempre antes que llorarlo para siempre, opina metafórico su hermano Lalo.
-El sabe que va a recuperarse, porque ahora la familia lo cuida bien de cerca, agrega explicativo su padre Chitoro.
-Dios, los médicos, la Virgen de Santa Rita y los Maradona podemos sacarlo adelante, interviene enfática su madre Tota.
-Ayudándolo sin quitarle los ojos de encima, queremos devolverle parte de lo que nos dio, cierra esperanzada su hermana Quiti.

Hace nueve días que el hombre que nadie nombra porque no necesita nombrarse se encuentra internado en la inexpugnable Clínica Psiquiátrica del Parque, de Parque Leloir, y
hace nueve días que dentro de la antigua edificación de dos
plantas ubicada sobre la calle Cantilo, de Villa Devoto, nació
un juramento: le cueste lo que le cueste y nos cueste lo que
nos cueste, esta vez nos encargaremos en forma personal
de que Diego Armando (¿Necesitábamos nombrarlo?) acate
el proceso de cura. "Firmaron" semejante compromiso,
Claudia Rosana (la ex esposa), Dalma Nerea y Gianinna Dinorah
(las hijas), don Diego y doña Dalma Franco (los padres)
y Ana Estela, Rita Mabel, Elsa Lucía, María Rosa, Raúl Alfredo,
Hugo Hernán y Claudia Nora (los hermanos). Y del cual
da crédito Luis Majul, quien entrevistó, cayendo la tarde del
sábado, mate de por medio, a Lalo.

"Sentí algo especial al ingresar allí, en la famosa casa que
les regalara Diego a sus viejos en los años 80 -admite el
periodista-. Sentí que tomaron el toro por las astas y resolvieron
cargarse ellos del problema. Me llamó la atención
escuchar por primera vez a Raúl admitir que su hermano

'sigue un tratamiento de adictos'. O descubrirlo sonreír
recordando la lejana visita del Diez a Canadá, donde Lalo,
su mujer y sus tres chicos residían
. 'Me gustaría que acá la
pase igual que allá. Nadie lo reconocía. Llevaba una vida
tranqui. Le cambiaba pañales a uno de mis pibes. Gastaba
mil toallitas pero lo cambiaba. ¡Y hasta se animó a poner
una lamparita! Así lo queremos. Lo que va a salvar a Diego
es comenzar a sentirse una persona como cualquiera,
que cambie pañales, que ponga una bombita de luz, que
retome sus orígenes', me comentaba", cuenta Majul.

por Leonardo Ibáñez
informe: Juan Morris
fotos: Julio Ruíz, Matías Campaya, Diego Soldini, Fabián Uset, Javier Moreno y gentileza Fotomóvil CTi-La Cornisa

A la impenetrable Clínica Psiquiátrica del Parque apenas entran doña Tota, don Diego, Dalma, Gianinna -que el domingo cumplió 15 y aceptó no encontrarse con Diego-, Lalo y la incondicional Claudia.

A la impenetrable Clínica Psiquiátrica del Parque apenas entran doña Tota, don Diego, Dalma, Gianinna -que el domingo cumplió 15 y aceptó no encontrarse con Diego-, Lalo y la incondicional Claudia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig