Estoy abierta al amor", sorprende al fin antes de cumplirse los tres años de su separación." /> «Ahora sí me siento una mujer totalmente libre» – GENTE Online
 

"Ahora sí me siento una mujer totalmente libre"

Si bien lo incluye en sus respuestas, no lo nombra ni una vez en los setenta
y dos minutos (y se acepta un escribano para comprobarlo mientras escucha el
casete y medio de entrevista). Tampoco le consultamos por qué evita citarlo,
pero lo intuimos. Ocurre que algo está pasando en el interior de ella. Parece en
erupción, a punto de estallar. Sin embargo, avanzamos a su lado. "¿En serio
vos tampoco vas a mencionarlo en toda la nota?
", arriesga. "Y, si usted
quiere...
", contestamos. "Quiero. Aunque le guardo un cariño enorme,
quiero
-repite-. Además, tengo tanto de qué hablar: el contrato que acabo
de firmar para entrar a
Los Roldán, la casa de dos plantas que me estoy
haciendo en Del Viso, el libro que empecé a escribir…
"

-Cuánto futuro, Araceli (Edith González, 37). ¿Y el pasado?
-Pasó.

-En el calendario. ¿Y en su corazón? ¿Háblenos de 2004? La vimos poco.
-Hablemos… En enero de 2004, justo hace un año, resolví dejar de escuchar el
afuera, darle un corte a lo que me hacía daño y partí de vacaciones con mis
hijos a Playa del Carmen, México. Un mes después salió la conducción del
programa Aquí te espero en el Paraguay, y acepté. Buscaba un escape. Había
tocado fondo y necesitaba empezar de cero. Me costaba. Un día, nerviosa por la
construcción de mi nueva casa, me encaró un sureño: "Vos tenés tres 'contras'.
Sos bonita, estás sola y sos famosa
". Y me contó la historia de un indio que
sostenía que apenas nacemos, a todos nos corresponde un balde de miel y un balde
de m…, y que debemos consumirlos durante toda la vida. En los últimos tres años
consumí una gran porción del balde de m… y siento que ahora empieza a tocarme el
de miel. Aparte, en 2003 descubrí a una analista increíble, que me abrió los
ojos, me relacionó con mi interior. Y empecé a escribir de noche trasladándole
mis vivencias al papel.

-¿Quizás el balance adelantado de los 40?
-Para arrancar plena los 40. Tengo 37 años y siento que viví 74. También me
puse a leer Senderos, la biografía de la genial intérprete noruega Liv Ullman.
Hay un pasaje en el que se refiere a la oscuridad, a la que le tengo terror, y
otro en el que, habiéndose codeado con Hollywood, habla del manejo con el medio,
cuestionando el hecho de que ella, en realidad, amaba la vida más tranquila. A
mí me pasa eso... Ahora quiero y no quiero mi profesión. Me sorprendo
encendiendo la tele y viéndome enojada con alguien que inventa cosas que me
molestan, y siento que así pierdo lucidez, proyección y creatividad… El medio es
como los fuegos artificiales: imponentes luces y gran estruendo que al toque se
apagan y acallan. Y estas noches de soledad pura vengo meditando si quiero
observarlos tan de cerca en un futuro inmediato.

-Suena contradictorio, pero su futuro cercano ¿no se llama segunda
temporada de Los Roldán, donde entrará como protagonista femenina en lo
que se considera el pase del año?
-Lógico que haré Los Roldán. Me refiero a apartarme un poco de la
exposición extralaboral.

-Antes de retomar el hilo del comienzo, ¿qué le dijo a Tinelli el día que
se lo cruzó en los pasillos de Ideas del Sur, y qué le dijo él a usted?
-Jamás lo crucé. Y ahora que lo decís estoy tomando conciencia de que voy a
trabajar para él (risas). Siempre hablé con Sebastián (Ortega)…

-¿Cómo reaccionó... usted sabe quién: "¡Me traicionaste. Te fuiste con
mi enemigo íntimo!
"?
-No siento que lo traicioné. Además, es necesario cortar con numerosas
cosas. Por ejemplo, al separarme debí explicar que trabajaba para otras empresas
aparte de Pol-ka Producciones. Sé que recibió el mismo impacto que yo. "¿Los
Roldán? Bien, hacelo
", me alentó. Después, hay cosas internas que no
soslayó, porque todos los seres humanos guardamos algo para nosotros. Antes me
había comentado que le encantaba el proyecto de Bendita vida, la ficción
de Canal 9 que por cuestiones financieras se cayó. En pleno duelo cayeron
Los Roldán.

-Del 9 nadie me mueve, pensó usted. ¿Verdad que firmó el contrato actoral
más suculento de la televisión nacional?
-Firmé bien. Y Esther (de Begega, su amiga desde hace catorce años y
manager
desde hace cuatro y medio)… es buena negociadora.

-Confíenos qué rol de comedia le "negoció".
-Tal vez se llame Florencia, como mi hija. Lo único que puedo adelantar es
que logrará entrometerse, de manera inesperada, en el complicado triángulo de
Tito Roldán y sus mujeres. Y sí, a las mujeres nos gusta armar un poco de lío.

-Mujeres, menciona. Sigamos con el interrumpido tema Araceli mujer. ¿Qué
cuenta en su libro de ella?
-Me senté a la compu hace siete meses y ya tengo veinte páginas. Un
desahogo. Hay días en que me angustia lo que escribo. Es como una liberación. En
una parte hablo de las mujeres tristes.

-¿Usted es una mujer triste?
-Melancólica y sensible pero no triste, y es lo que me salva… Ocurre que
comencé analizando mi vida, luego la de mi mamá y ahí salió lo de mi abuela y lo
de mis tías, que murieron solteras. En una parte anoto solteras, vírgenes y
solas. Es una cadena de mujeres gladiadoras muy fuertes pero al mismo tiempo
vulnerables.

-Desgránenos qué más analizó de sí misma...
-El otro día encontré mi diario íntimo de la adolescencia y pensé que no
podía escribir a mi edad lo mismo que a los 14, 15, con distintas palabras. Esta
curiosidad de encontrar el par, de hallar el hombre ideal. Soy idéntica en ese
sentido. No dejo de buscar.

-Cierto. Se fue a trabajar sola al Paraguay, diseñó su propia casa, fundó
una productora (Ecatres), escribe lo que le pasa en primera persona… Entre
líneas y no tan entre líneas, todo pareciera apuntar a un mismo norte: su
independencia definitiva, la trabajosa búsqueda del cierre final de una
relación. ¿Por eso prefiere que no salga el nombre de su ex en la nota?
-Son 14 años de historia. "Sé que me van a preguntar por…" , pensaba
anoche. Y es muy difícil seguir abordando la cuestión, porque además uno puede
contestar desde el dolor y equivocarse. Para dos famosos, como es nuestro caso,
resulta complicado convivir cuando muchos pretenden que el hombre poderoso esté
solo, abandonado, y la bella actriz esté sola y abandonada. Los medios quisieran
que ande con tres amantes, pero mi cabeza y mi realidad son otras.

-¿Prefiere que la definan como una mujer divorciada o como una mujer
soltera?
-Cuando se sale del país es horrible tachar el casillero de divorciada/o. Es
hermoso estar con alguien. Aparte, la palabra soltera va más relacionada con una
chica que no tiene hijos. Una soltera tiene otra clase de vida.

-Claro, ¿y no le gustaría al menos vivir un instante esa clase de vida?
-Obvio. Hay veces que me encantaría liberarme, pedirle a mi diablito
interior: "Okay, ¿qué programa proponés hoy?". Pero aparece el angelito y
te lanza: "Tenés que cuidar a tus hijos y a tu gente, aun a riesgo de
descuidarte vos
".

-Flor de demonio, el angelito. ¿Estuvo con otros hombres después de…?
-Conocí.

-Conoció, ¿y cuánto tiempo hace que nada de nada?
-¡¿Qué?! No voy a contestar... (risas). En todo caso, el último caballero es
el único consciente de semejante dato.

-¿Relaciones pasajeras?
-Juro que no puedo entregarme a ese tipo de descarga que uno necesita como
ser humano. Si llegara a pasar, me sentiría realmente mal, sacaría el día del
almanaque.

-¿Ni siquiera está preparada para una aventura, para que al menos por una
noche el único hombre que duerma en su cama no sea Tomás (6)?
-Uno nunca pondría las manos en el fuego, pero no va con mi forma de ser…
Desde luego que tengo necesidades como todas las mujeres.

-Nos imaginamos.
-Admito que suelo llamar a amigos para escuchar una voz de hombre. Necesito
del otro sexo. Son tiempos en que abunda la soledad. Varios de mi edad estamos
el sábado a la noche con una bandeja mirando el televisor. Es una crisis social
de los 40 y alrededores. No obstante, descreo de que yo vaya a terminar como mis
pobres tías.

-¿Podría confirmarlo?
-Confirmalo. Estoy abierta al amor. Si bien me va a costar. Escuchá esto. Mi
hijo, que ya empieza a entender la separación, ayer agarró una conversación
entre mujeres, y de repente, actorazo igual que el padre, se quejó: "Yo no
quiero decir lo que estoy pensando porque me voy a largar a llorar…
". "¡¿Qué,
amor?!
", me asusté. "Es que si vos sos separada, te vas a casar de nuevo
y yo no voy a tener más a mi papá
". "Bueno, Totó, supongo que algún día
estaré con alguien. ¿Qué soy, una monja?
". "Sí, monja, una linda monja",
me mandó. O recién, viniendo desde La Barra en el asiento de atrás de la
camioneta, escuchó que unos chicos me piropeaban, puso su boca en mi oreja y
lanzó la amenaza: "Al próximo que grite que te quiere, le rompo la cara".
Vivo presionada. Cuidador mal me salió el varoncito. Flopi (16), al revés,
quiere que esté con alguien.

-¿Y usted qué quiere? Se casó dos veces, tiene dos hijos, ¿no habrá dos
sin tres o la tercera será la vencida?
-Dudo de que un hombre vuelva a entrar en mi casa. Lamentablemente, la
ilusión de la familia llegó hasta acá.

-¿Entonces?
-La libertad pasa más por la cabeza que por el corazón. Y ahora sí me siento
una mujer totalmente libre. ¿Por qué te creés que luzco dos tattoos de
mariposas arriba de la ingle y en la cintura?…

-Aceptamos la teoría. A continuación, imaginemos que alguien se le acerca.
¿Qué es lo primero que escucha?
-Siempre un "no". Me da miedo. Imaginate la cabeza del señor, le
pasan ochenta mil cosas hasta que rompe el mito. Estoy fóbica. Es la marca que
te persigue y de la que me quiero desembarazar.

-¿Cuál es el método de conquista que le hace temblar las piernas?
-Seguro que la sinceridad: yo miro a los ojos y sé si me están macaneando.
Antes no paraba de hablar y ahora no paro de escuchar. Tanteo, miro cómo maneja
las manos, cómo se mueve el supuesto candidato. El cuerpo habla más que las
palabras.

-Denos el nombre de alguien notorio que le hace trabajar sus ratones.
-Hacía bastante que no venían por mis ratones. Elijo a George Clooney. Me
encanta su porte, la hombría que inspira.

-¿Hoy qué la seduce: una cara fachera, fibrosos bíceps o una cabeza
abierta y culta?
-Lo último. Para el caso, me encanta Alejandro Dolina… El culto para cultos
no me seduce. El culto popular, sí. Sabina, también. Lo empecé a escuchar hace
poco. Si Goyeneche decía que hay una edad para escuchar el tango, mi edad es
para escuchar a Joaquín Sabina. Me clava cuchillos en el corazón y no puedo
dejar de escucharlo. Lo que habla del amor, de la soledad. Ni cara fachera ni
fibrosos bíceps. Gente así me seduce.

por Leonardo Ibáñez

fotos: Santiago Turienzo

producción: Sofía Delger
peinado: Mariángeles Calegari, para Alberto Sanders
maquillaje: Mabby Autino, con productos Mabby Professional Make Up
agradecemos a Esther Skansi de Begega, el Esturión de Montoya, Class
Life, Rimmel, Luna Garzón

Cuando me miro desnuda en el espejo, veo a una mujer atractiva. Aunque a veces mi psicóloga me sugiere que ese espejo debe distorsionar, porque nunca termino de convencerme demasiado", afirma Ara.">

"Cuando me miro desnuda en el espejo, veo a una mujer atractiva. Aunque a veces mi psicóloga me sugiere que ese espejo debe distorsionar, porque nunca termino de convencerme demasiado", afirma Ara.

Mi personaje en Los Roldán tal vez se llame Florencia, como mi hija. Sólo puedo adelantar que logrará entrometerse en el complicado triángulo de Tito y sus mujeres. Y sí, a las mujeres nos gusta armar un poco de lío". ">

"Mi personaje en Los Roldán tal vez se llame Florencia, como mi hija. Sólo puedo adelantar que logrará entrometerse en el complicado triángulo de Tito y sus mujeres. Y sí, a las mujeres nos gusta armar un poco de lío".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig